San Juan Bautista

San Juan Bautista

sábado, 8 de noviembre de 2014

Quien no es fiel en lo poco, menos lo será en lo mucho – Augusto TorchSon


  En estos tiempos que corren quedan pocas opciones para los católicos que pretendan seguir siendo fieles. Dado el grado de alevosía y grosería de la apostasía en la Iglesia; o defendemos la Verdad Divina combatiendo el error sin concesiones, o transigimos con los mismos y nos sumamos a los que buscan incontables (y ridículos) argumentos para justificar la impostura. Y en esta disyuntiva, no cabe el silencio, ya que es la misma  jerarquía eclesiástica y sus grandes exponentes de modernismo religioso la que nos empujan a decidirnos. Y sabiendo que el principal promotor de las herejías modernas es quien ocupa la silla de Pedro, las opciones son claras: hoy más que nunca, con Dios o contra Dios.

  Se podrá puerilmente (más bien maliciosamente) tratar de justificar la obediencia al error y hasta al pecado con el argumento que Cristo instituyó el papado y al mismo tiempo señaló que las puertas del Infierno no prevalecerían sobre la Iglesia; pero esta descontextualización, entra en terrible contradicción con el resto de las enseñanzas de las Sagradas Escrituras hoy pisoteadas y ultrajadas por el mismo sobre quien  “supuestamente” recaen las promesas divinas.

  Se nos dijo que no nos corresponde hablar y que es inútil hacerlo, ya que no podemos cambiar en nada la situación y además que al hacerlo somos imprudentes, incurriendo en juicios temerarios. Ante nuestra respuesta citando grandes santos que se opusieron al error, aún viniendo de un Papa legítimo, se nos respondió que ellos estaban autorizados a hacerlo y sería un acto de terrible soberbia pretender ponernos a la altura de los mismos. Esta misma gente es la que cree que para defender los Derechos de Dios es necesaria una experiencia mística, pública, y si es posible, científicamente comprobable, lo cual implica un grado de estupidez adecuado a la tibieza y cobardía de quienes hacen tales propuestas.

  Si para poder seguir siendo católicos fieles necesitamos de tales revelaciones, que hasta superarían a la mismísima Revelación Pública, entonces ha llegado la hora de relajarse y disfrutar, como dice la broma cruel al referirse a una violación que no se puede evitar. Y de hecho, esto que estamos viviendo es el más atroz de los ultrajes, el que se realiza en contra de la Verdad misma, que es Cristo y se hizo carne y se puso en manos de sus enemigos para redimirnos, más no para asegurarnos un confort terreno que tanto buscamos sin importar que claudicaciones requiera esta empresa.

  Y sin importarnos que éste o algunos de nuestros otros artículos, sean vistos por uno o miles de ciberlectores, ni nos reproduzcan en sitios de grandes cantidades de visitas; sabemos que nuestra tarea, con todas nuestras limitaciones, tiene que estar fundada en un celo verdadero y hasta en una santa ira. Y si nadie quiere escuchar, vamos a gritar en contra de estas espantosas herejías que promueve hoy quien comanda la neo-iglesia institucional y sus secuaces aunque tengamos que ir a un charco para que nos escuchen los renacuajos. Esto último para que no digan que pretendemos ponernos a la altura de San Antonio de Padua.

  Lamentablemente quienes deberían hablar, quienes deberían advertir a los fieles sobre  los peligros de seguir tan pecaminosa pastoralidad, no sólo callan, sino que hasta justifican y de esa forma promueven esos pecados contra expresos mandatos divinos. Porque como mencionamos al principio, es el mismo Bergoglio quien pone a los fieles contra la espada y la pared, para que lo sigan a él o sigan a la Santa Madre Iglesia y su Magisterio Eterno, Inmutable e Infalible. Cristo nos enseñó que “El cielo y la tierra pasarán, más mis palabras no pasarán” (Mc. 13, 31), y este Evangelio no admite diversas interpretaciones por más misericordina que se les quiera inyectar. Así hoy, la inmensa mayoría de los sacerdotes hacen el papel de perros mudos, haciendo que hablen hasta las piedras en su defecto. Muchos hoy son cómplices en la omisión de sus deberes de conducir al rebaño por el buen camino con su silencio, pero dentro de poco van a ser cómplices activos por unirse sin concesiones a la promoción de estos misericordeados" pecados.

  Quienes por el contrario, supieron dar un valiente testimonio de coherencia con su fe, oponiéndose a los errores modernistas de la jerarquía apóstata, padecen como es lógico, la persecución implacable de parte de estos últimos. Aunque esto es sólo el comienzo de los dolores de parto de la Iglesia, éstos varones católicos nos anticipan su conducta futura teniendo en cuenta las palabras de Jesús que nos enseña que “quien es fiel en lo poco, también es fiel en lo mucho” (Lc. 16, 10) y así en sentido inverso, quienes hasta el día de hoy, no supieron y no quisieron señalar públicamente los errores que conducen a la muerte eterna, mañana, cuando la presión sea mucha mayor, difícilmente tomen una actitud diferente.


Augusto TorchSon

Nacionalismo Católico San Juan Bautista

24 comentarios:

  1. Hoy mas que nunca debemos ser fieles a las palabras Divinas que Dios nos lego a través de sus enviados en su Sagrada Escritura...para no dejarnos llevar por las falsos profetas....institucionalizados...Marcelo Acosta

    ResponderEliminar
  2. Pienso igual,Dios nos ampare.(andrea)

    ResponderEliminar
  3. El Señor con dos panes y cinco peces, que un niño le dio, los multiplico y dio de comer a un multitud (y sobro...)

    Así que a permanecer lo mas firme que podamos y comprender que el mas pequeño gesto de fidelidad a Cristo o nuestros hermanos en la fe, en estos tiempos que corren, son valiosisimos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo8/11/14 8:18

      era una prefigura de la Eucaristía......

      Eliminar
    2. Y los peces de aquellos que van a creer en pequeño número y por su fe, van a "multiplicar" la fe en otros que luego creerán por la acción del Espíritu...

      A eso iba.

      Bendiciones

      Eliminar
  4. Esta es la cuestión, con el Señor o con Bergoglio y su banda de secuaces.
    Todavía hay quienes creen que pueden estar a en los dos lados, pero esto no es posible: ¡Quién no está conmigo está contra mí!.
    Aquellos que ya estan perseguidos, y no son pocos, sólo son una muestra de lo que se debe esperar de este farsante. Lamentablemente los monseñores callan, los curas no saben, no contestan, y la Iglesia es pisoteada junto con el desprecio a las ovejas.

    ResponderEliminar
  5. Sr. Augusto, como todos sus artículos espléndido.
    Como simple ciudadano de a pie, como decimos en México, es muchas veces complicado dar un salto a la desobediencia al vicario de Cristo, pero cuando mas nos enteramos de por decir lo menos de lo que podemos llamar impostura, surge la confusión. Definitivamente ante tantos "errores", debemos volver nuestros ojos a los padres de la Iglesia, la verdadera doctrina no acepta remiendos, siempre será nuestro mejor faro al andar en tinieblas, ya que se basa en la fidelidad a Nuestro Señor. Desafortunadamente no tenemos pastores que nos guíen, al menos en mi país parece que todos están hipnotizados con el nuevo "papa".
    Todo esto comienza a ser castigado por Dios en los miembros de la Iglesia. Es lamentable enterarnos de los tristes acontecimientos de los Cristianos perseguidos en oriente y la frialdad de nuestra Jerarquía, ¿acaso no se darán cuenta que es el principio de la gran persecución y grave amenaza para todo occidente un día Cristiano?
    Gracias por no desanimarse Sr. Augusto, abemos renacuajos deseosos de escucharle y ansiosos por organizarnos en defensa de la verdadera Fe. La lucha debemos afrontarla y el triunfo nos pertenece.

    ¡Viva Cristo Rey!

    ResponderEliminar
  6. Excelente artículo, estimado Sr. Torchson! Y ni que decir tiene que hago mías todas y cada una de sus palabras... No ceje en la lucha por Dios y en defensa de la Fe. Que Dios lo bendiga. En Cristo Rey y en María Santísima.

    ResponderEliminar
  7. Muy estimados amigos y hermanos en Cristo:

    quiero agradecerles grandemente el haberse tomado el tiempo de leer estas humildes líneas y manifestarme su apoyo.

    Ciertamente que no sólo vivimos tiempos de consentida ceguera, sobre todo espiritual, sino de una maldad inusitada en el mundo entero y en la historia de la humanidad misma.

    Habiendo existido malos jerarcas en la Iglesia a lo largo de su existencia, antes nunca se enseñó el error como hoy se hace y mucho menos se promovió el pecado. Y la inmensa diferencia con los tiempos que vivimos, es que quien cometía pecados, grandes o leves, tenía consciencia de sus transgresiones.

    Hoy sin embargo, en un golpe maestro y tal vez el último de Satanás, se busca hacer desaparecer la noción del pecado, por lo que, una vez abolido éste, ya no habrá necesidad de seguir hablando de la existencia de aquel. Y todo esto promovido por la más alta jerarquía eclesiástica.

    Y el problema de estos ciegos que eligen serlo, es que creen como si fueran niños, que el cerrar los ojos a la realidad, va a hacer desaparecer el peligro.

    Les pido que ante esta situación humanamente irreversible, que recemos e intercedamos unos por otros para conseguir la perseverancia final.

    Dios los bendiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Será que realmente se busca "hacer desaparecer la noción de pecado", o simplemente decirles quienes están en pecado que Dios los sigue amando y que, como el Padre del Hijo Pródigo, sale a la puerta todos los días a esperar que vuelvan? No es un "viva la pepa", no es un "está todo bien, pecá tranquilo que no pasa nada", es simplemente que Dios es Padre, Dios es Amor, y su Justicia es tan infinita y eterna como su Misericordia. Sus manos siempre están extendidas, somos nosotros los que debemos decidir ir hacia Él. El mensaje no es otro que este. Es difícil salir del pecado e ir hacia Dios, sobre todo para el hombre de hoy, que vive sumergido en el pecado y en lo mundano. Por eso la Iglesia debe acompañar y guiar, como lo hace Francisco, porque de lo contrario, el hombre solo se abruma y vuelve a caer. Y si en lugar de abrir los brazos y dar esperanza, los católicos nos ocupamos de caerle más pesadamente aún encima al pecador, y de repetirle las mil y una amenazas del fuego eterno, no será otra cosa que la profecía autocumplida, ya lo estamos condenando desde ahora.

      Eliminar
    2. http://www.ivoox.com/pequeno-numero-se-salvan-audios-mp3_rf_3710376_1.html
      http://elpequeonumerodelosquesesalvan.blogspot.com.ar/
      San Leonardo de Puerto Mauricio

      https://www.youtube.com/watch?v=uknkkQ6sUJc&list=UUjNfNmN0zgbcImn_5BJUheQ
      Del Padre Santiago Martín

      http://nacionalismo-catolico-juan-bautista.blogspot.com.ar/2014/03/callar-sobre-el-infierno-grave-pecado.html
      Padre Marcel Nault

      Eliminar
  8. Esclarecedor articulo Augusto. Da mucho animo leer estos testimonios valientes y que responden a un autentico celo por Dios. Gracias Augusto, sigue defendiéndole. Que El y la Madre te bendigan

    ResponderEliminar
  9. Buena publicacion +
    hay que hacer algo unirse, todos atacarlos por los medios de comunicacion, prensa, television, sacerdotes, cueste lo que le cueste a cada uno.. pero debe ser masivo, crear una disputa general, porque nos estan ganando todo, sobre todo las almas del mundo entero...
    Dios nos pedira cuentas, hay que hacer todas las diligencias posibles, con esfuerzo +

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienen que ganar, está escrito. Perseguir a verdaderos profetas de Dios, es mala cosa Charles Then.


      Filomena de Pasamonte

      Eliminar
  10. Desde España, doy las gracias por este artículo y por todos los que publican. La situación en que vive la Iglesia Católica está más clara que el agua. Muchos pastores esconden la cabeza bajo el ala. No quieren enterarse, otros están enterados y aplauden.
    Se están cumpliendo las Sagradas Escrituras. En Timoteo II, 4-3-4 leo: "Porque vendrá el tiempo en que los hombres no soportarán la sana doctrina, sino que, llevados de sus propias concupiscencias se rodearán de multitud de MAESTROS que les dirám palabras halagadoras..."
    Aquí circula un libro "El triunfo de la Inmaculada. Dictados de Jesús a Marga". Está en mi poder hace dos años y la página 704 ha sido totalmente profética con respecto de los acontecimientos últimos en el Sínodo. Hay otras que también lo han sido y lo son.
    Recemos por la Iglesia para que el Espíritu Santo nos dé el don de discernimiento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Taty de Tafí Viejo12/11/14 0:23

      La Verdad es Cristo, Cristo es la Palabra, por lo tanto la Palabra es el Camino Y LA PUERTA ES ESTRECHA . Todos los días desde que me levanto hasta que me acuesto y muchas veces me despierto preocupada y pienso: cómo les explico a mis hijos que lo que les enseñé desde niños sigue vigente, que la Verdad es absoluta... que no crean en: "peca peca total Dios perdona".
      Que el Sacramento de la RECONCILIACIÓN es totalmente REAL y hay que respetarlo. Que si comemos el CUERPO Y BEBEMOS LA PRECIOSA SANGRE DEL SEÑOR EN PECADO BEBEMOS NUESTRA PROPIA CONDENACIÓN.
      ¡ Qué sola me encuentro cuando mis hermanos en la fe piensan que soy fundamentalista, anticuada, etc!!!
      TODOS LOS CATÓLICOS sabemos que el enemigo se aprovecha de la debilidad.Y desde el Papa hasta el más "pequeño" de los bautizado estamos expuestos a sus engaños. En buena hora si los que ven con más claridad nos lo advierten. Gracias Augusto.

      Eliminar
    2. Gracias por la cita, aunque sabrá que Marga ha desviado completamente su misión, y habla de que Begoglio es Papa, es bueno y es perseguido.


      Filomena de Pasamonte

      Eliminar
  11. Augusto, debo serle honesto y comenzar por decir que casi nunca (por no decir nunca) coincido con Ud. Esta no es una excepción. Sin embargo, con toda sinceridad, debo reconocer que su artículo es conmovedor, y que me resulta admirable su convicción. No obstante, y como siempre, solo para compartir mi parecer con Ud., respetando plenamente el suyo, por más diferente que sea, lo invito a reflexionar sobre su postura frente a la Iglesia y su cabeza visible, el Papa Francisco. Verá Ud., la lucha existe, como siempre en la vida del cristiano, y el esfuerzo que requiere la Evangelización y la defensa de la Verdad, como Ud. bien sabe, es grande. Es necesaria, como lo fue siempre, pero hoy más que nunca, la unidad de los cristianos en la Verdad. Espero no siga Ud. viendo a los enemigos donde no están, y dándole la espalda a la Iglesia. Vale la pena gritar la Verdad hasta a los renacuajos, pero tenga cuidado, asegúrese de estar realmente del lado de la Verdad. Lo saluda atentamente, Walter Garaball

    ResponderEliminar
  12. Walter es usted un cínico o un tonto?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ninguna de las dos cosas, ¿por qué la pregunta? Walter Garaball

      Eliminar
  13. Creo yo que estos males hace ya 50 años se desataron. Las palabras de esta entrada son las mismas de esa época. La situación cada vez peor, la ceguera, masiva. La levadura ya hizo su trabajo. Pero, no hay mal q por bien no venga...
    El bien no lo veo yo tdv, son momentos de resistir, purgar, y crecer en fe y confianza.
    Y son momentos de soledad, un sálvese quien pueda. Somos como cuentas de un collar roto de golpe. Cada una dispara para donde cree que debe hacerlo. Pero sabiendo que Cristo es nuestra cabeza. Aprovechemos para crecer en la fe y focalizarnos en lo único importante.
    Creo que todos vemos seres queridos alejarse de nosotros. Paciencia.
    Personalmente no creo en los activismos tan de moda. Oración y sacrificio es lo que nos falta. La debacle es masiva...

    ResponderEliminar
  14. sr. Torchson, ciertamente muchísimas cosas que ud escribe son acertadas, mas creo que su postura en cuanto a la naturaleza de la iglesia es un campo que no abarca su visión y debería estudiarlo mejor. No olvide que la Iglesia no es simplemente una agrupación de fieles que adhieren a lo mismo, a veces no tomando en cuenta la iglesia triunfante en el cielo y la iglesia purgante que esta presente como cuerpo místico en el santo sacrificio por ejemplo, y cuyas oraciones de intercesión unos, y la esperanza de la visión beatifica de los otros son tan a tener en cuenta como el contestar al error, y tal vez mas eficaces. Lo animo a que si ud. plantea ese cuestionamiento, lo estudie en profundidad con solida base filosófica (tomista) y en Newman encontrara también muchas luces que podrán servirle, al fin y al cabo, debemos ir al fondo de las cosas, y no contentarnos simplemente con el argumento ad hominem o plana apologética, pues estos son temas que requieren mucha precisión doctrinal, y espero algún día un articulo esclarecedor suyo sobre el único tema con el que no estoy de acuerdo con ud, o de acuerdo a medias. En Cristo. Jean Philippe.

    ResponderEliminar
  15. Estimado Jean Philippe: antes que nada quiero confirmar su sospecha sobre mi falta de formación "formal" filosófico-teológica. No obstante, no encuentro en su crítica u observación, el elemento específicamente erróneo que me permita hacer la corrección necesaria.
    De todos modos, le cuento que éste como algún otro escrito de éste blog, fue producto de una reflexión personal plasmada en el momento y en este caso en un pequeño descanso en mi trabajo.
    Tengo sin embargo que reconocer que algunas veces (y ésta no es la excepción) me cuesta etiquetar a la que no considero Iglesia sino la Ramera de Babilonia. SI desde la "Iglesia" hoy se pide profanar la Eucaristía, con el apoyo y la promoción de su cabeza, ésta no puede ser la Iglesia fuera de la cual no hay salvación, sino una institución únicamente humana y completamente inspirada por Satanás, que tiene como único objetivo llevar a la eterna condenación. Desde mi punto de vista, la Iglesia hoy es la mujer que huye al desierto. Pero no pido que coincida en mi apreciación.
    Le agradezco que se haya tomado el tiempo para escribir, y le pido que me indique específicamente en mi o mis escritos los errores que considere corregir, que con todo gusto procederé a realizar las correcciones que considere pertinente.Saludos en Cristo Rey

    ResponderEliminar
  16. A eso es a lo que me refiero cuando digo que considera a la Iglesia como un cuerpo colectivo de individuos que adhieren a algo o alguien, sacando de consideración la dimensión metafísica de la Iglesia. Su adhesión a la exegesis referida es opinable, aunque desde hace tiempo muchos exegetas, entre ellos un compatriota suyo, identifica en la mujer que huye al desierto como el pueblo de Israel. Por lo demás, encuentro muy interesante lo que ud. comparte. Ave Maria. Jean Philippe

    ResponderEliminar