San Juan Bautista

San Juan Bautista

sábado, 25 de julio de 2015

Santiago Apóstol, Santiago El Mayor - Esteban Coronel


Hoy 25 de Julio, conmemoramos y celebramos el día de Nuestro Santo Patrono, Intercesor, Protector, Custodio y Defensor Santiago Apóstol, Santiago el Mayor.

Nacido en Betsaida, Galilea; hijo de Zebedeo y Salomé, hermano de Juan el Apóstol. Fue uno de los discípulos más cercanos a Nuestro Señor Jesucristo, uno de los primeros en dejar todo por seguirlo, mientras estaba pescando con su hermano Juan, quien también siguió a Nuestro Señor. Era pescador de profesión y hasta ese momento había llevado una vida tranquila y su religiosidad era como la de cualquier ciudadano común de esos lugares, teniendo en cuenta que en ese tiempo había gente sencilla, pero en si muy religiosa.

Cristo los apodó hermanos "Boanerges" que significa "Hijos del Trueno".
Santiago, en todo momento se mantuvo fiel a Cristo, por eso fue elegido por Él junto a su citado hermano Juan el Apóstol y Simón Pedro para presenciar la Transfiguración en el Monte Tabor, donde vieron a Nuestro Señor junto a Moisés y a Elías entablar una conversación. También fue uno de los tres discípulos que fueron testigos de la resurrección de la hija de Jairo. Además junto a Juan y a Pedro, presenció la Agonía de Cristo en el Huerto de Getsemaní.

Dichos acontecimientos muestran una predilección de Jesús tanto por Pedro, como por los “Hijos del Trueno”, Santiago y Juan.

De carácter un poco tosco, una vez siendo rechazado Jesús con sus enseñanzas en Samaria, Santiago – en compañía de su hermano Juan- le preguntó  a Nuestro Señor: “¿quieres que hagamos bajar fuego del cielo para que los consuma?”
Formó parte de la Última Cena donde fue el primero en recibir a Jesús Sacramentado, tanto en el pan como en el vino. Otro momento importante y quizás el más primordial que vivió Santiago junto a Nuestro Señor fue cuando vio Resucitado a Cristo a orillas del lago de Tiberíades, lugar donde anteriormente se había realizado la maravilla de la Pesca Milagrosa

Después de la Ascensión a los Cielos de Nuestro Redentor, Santiago comenzó su obra evangelizadora, cruzando el mar Mediterráneo; llegó a Hispania (que actualmente comprende los territorios de España y Portugal, siendo nombrado Santo Patrono de allí).

 En Hispania tuvo una tarea muy difícil: muchas veces rozando el desaliento Santiago pensó en abandonar su misión pero la prosiguió formando discípulos. Siete de ellos son los llamados Varones Apostólicos, que fueron a Roma para ser ordenados obispos por San Pedro y continuaron la misión evangelizadora cuando Santiago regresó a Jerusalén. Estos Apóstoles también fueron testigos de la aparición de la Virgen María sobre un pilar en Caesaraugusta (Zaragoza). En dicha ocasión todavía Nuestra Señora no había realizado su hecho teológico e histórico de la Asunción a los Cielos, se le presentó a Santiago para alentarlo y pedirle que no abandone su misión, que en el lugar donde estaba situado el pilar edifique un templo y  posteriormente regresara a Jerusalén ya que la Virgen le había pedido a su hijo Jesucristo que le concediera morir rodeada por los Apóstoles y que le permita a Ella trasladarse a los diferentes y lejanos lugares en los que estaban los Apóstoles para comunicarles lo que obtuvo de su Amadísimo Hijo.

En su regreso a Jerusalén –fue el primer Obispo dicha ciudad- se vio en una realidad  adversa y persecutoria hacia los cristianos, principalmente hacia los Apóstoles. En ese entonces, Herodes Agripa, Rey de Judea había ordenado matar a Santiago y a su hermano Juan, apresando a Pedro y logrando el aplauso de los judíos.

Santiago encontró su martirio en el año 43.Fue el primero de los 12 Apóstoles en ser martirizado, tuvo la dicha de tener una muerte similar a la de Jesús; después de haber estado predicando, fue arrestado, y luego lo llevaron al Monte Calvario; durante el recorrido fue capaz de ir convirtiendo a la Fe de Cristo a varias personas, cuando los centinelas ataron sus manos les dijo: “Vosotros podéis atar mis manos, pero no mi bendición y mi lengua”. En el camino curo a una persona que padecía de reuma agudo, dicha persona clamo al Apóstol que le diera su mano y lo sanase, a lo que el Santiago respondió: “Ven tú hacia mí y dame tu mano” este hizo caso y sano inmediatamente. Josias, quien lo había entregado a los soldados, le imploro su perdón, confesándole su conversión, este lo perdono y le pregunto si deseaba ser bautizado, Josias le respondió que si y fue cuando el Apóstol le dijo: “Tú serás bautizado en tu propia sangre”. Y así se cumplió más adelante, siendo Josías asesinado posteriormente por su fe. Cuenta la historia que en el último tramo, dirigiéndose hacia su Martirio en el mismo lugar donde antes había sido Crucificado Jesucristo, respondiendo al pedido de una madre, curo a un niño ciego quien desde ese momento en adelante recupero su visión. Una vez llegado al Monte Calvario, Santiago fue atado a unas piedras. Le vendaron los ojos y lo decapitaron. Sus restos permanecieron un tiempo en Jerusalén y luego terminaron en Hispania.

Estudios serios no guardan unanimidad respecto al modo en que sus restos llegaron a Hispania.

 Para unos, arribaron a la actual España, en un barco, sin vela, ni timón, ni tripulación, y que sus restos fueron depositados en un duro bloque de granito, ablandándose este para que recibiera un adecuado entierro como reza su Letanía; para otros sus restos fueron trasladados por sus discípulos hasta Hispania, siendo enterrado en Galicia.

Lo que si es preciso es el hecho de  que sus santos restos permanecen en la Catedral de Compostela que lleva su nombre. Actualmente – continuando la costumbre de origen medieval- la Catedral de Santiago de Compostela es visitada por miles de Católicos, quienes previamente realizan el camino evangelizador que Santiago llevo a cabo por esas tierras.

Luego de su muerte, sus discípulos continuaron con la heredad del Apóstol, tomándolo como Arquetipo singular y familiar espiritual cercano a Nuestro Señor Jesucristo. A su esfuerzo humano –junto a la Gracia Divina- le debemos la evangelización de grandes bloques geográficos-culturales de Occidente (España y por ende todo su antiguo Reino).

Es conocido y reverenciado por sus apariciones en el campo de batalla, siendo una muy comentada y transmitida de generación en generación su intervención en la batalla de Clavijo en el año 844, donde le dio la Victoria a los Católicos que luchaban en contra de los moros invasores que reclamaban 100 doncellas cristianas anuales al Rey Ramiro I.

Estando en inferioridad numérica, antes de emprender el ataque, los soldados católicos gritaron el nombre del gran Apóstol, Santo y Mártir, quién no se hizo esperar y con el poder de Cristo descendió desde un rayo y acabó con todos los enemigos que estaban dispuestos a pasar a degüello a todos los Cristianos.
Otra de sus famosas apariciones se sitúa en Perú, en la batalla de Centla, en Tabasco, en el año 1518.

Allí, los conquistadores estaban totalmente sitiados por indios y lejos de amilanarse, huir o buscar componendas con los jefes de la barbarie india, se lanzaron al combate invocando a su Santo Protector el Apóstol Santiago, quien nuevamente asistió a los guerreros Católicos y les concedió la victoria.

Entre sus más recientes apariciones en defensa de la Cristiandad, están su aparición en México durante la Guerra Cristera y en España en la Guerra Civil.

Por esto y mucho más, Santiago fue nombrado Patrono de España, de la Reconquista Española; Patrono de la Conquista española en América y de diversas provincias y ciudades de Hispanoamérica; así como también protector de diversas divisiones de ejércitos militares y de ejércitos en sí. En su honor se fundaron algunas ordenes religiosas/militares, como por ejemplo los Caballeros de la Orden de Santiago.

Las antedichas razones y menciones de la crónica histórica, nos impelen hoy más que nunca pedir la intercesión ante Nuestro Señor Jesucristo del Apóstol Santiago, quién que con el poder de Cristo nos asista, proteja y guíe en la batalla por la Patria Terrenal para así ganar la Patria Celestial. Él debe estar siempre presente en nuestra oraciones y su impronta en nuestras acciones porque quedó harto demostrado que él nunca abandonó a los pueblos Católicos cuando éstos se enfrentaron a los enemigos de Cristo, de nuestra Fe y de las diferentes naciones que pertenecen a Hispanidad, sobre todo, a su fracción americana que es Católica gracias a su evangelización primigenia.

Hermanos en la Fe y Camaradas de Lucha, tengamos confianza firme que con la aprobación y el poder de Jesús, Santiago Apóstol jamás nos desamparará; en cada batalla que libremos Santiago el Mayor, Santiago Matamoro, Santiago Mataindio, Santiago Apóstol estará presente peleando junto a nosotros, incansable y victoriosamente contra los enemigos de siempre. No debemos dar un paso atrás, mucho menos en estos tiempos en donde nuestra Iglesia está siendo atacada desde adentro y desde afuera, tenemos que dar todo de nosotros por el Reinado de Cristo, así como lo hizo Santiago o lo hicieron miles de mártires a lo largo de la historia de la Iglesia, imitando el más profundo amor martirial de Nuestro Señor.

¡¡¡ Viva Santiago Apóstol, defensor del catolicismo frente a todos sus enemigos: islámicos, herejes y paganos cuyos cuerpos ruedan entre las piernas de su caballo!!!



Apariciones de Santiago Apóstol en el Campo de Batalla.

Son innumerables las crónicas, partes de guerra y cuadros que a lo largo de la historia, dan testimonio de apariciones de Santiago Apóstol en el Campo de Batalla en favor de los guerreros de la Cristiandad. Estas apariciones tuvieron lugar a lo largo y ancho de Europa y también en Hispanoamérica.

Las más conocidas de ellas son la de Clavijo, España en el año 844 y la de Tabasco, Perú, en la Batalla de Centla en el año 1518. Aun así las apariciones de Santiago, llevándonos de crónicas, partes de guerra y cuadros antiguos, llegan al número de mas de 59; muchas de estas apariciones se dieron en defensa de los guerreros españoles, ya sea que hayan combatido en las Flandes, en Italia, en Austria y hasta en Polonia. Siguiendo con sus apariciones en defensa de los ejércitos españoles podemos citar las siguientes:

1- 965: Fernán González, primer conde de Castilla y rebelde temporal a los reyes de Léon, venció a los moros del caudillo Almanzor en la batalla de Hacinas, con ayuda del apóstol Santiago según la Tradición.

2- 1064: Batalla de Coímbra, descrita en el Códice Calixtino recientemente aparecido, donde el patrón de España vuelve a intervenir en favor de las tropas de Fernando I.

3- 1212: Alfonso VIII de Castilla venció a los Almorávides en la decisiva batalla de las Navas de Tolosa con intervención milagrosa de Santiago, cómo en numerosas batallas de la Reconquista de España, invadida repetidamente por el Islam.

4- 1340: Alfonso XI de León y Castilla venció a los Benimerines musulmanes en la batalla de El Salado, también con ayuda de Santiago, según la Tradición.

 También en Suiza, donde desde 1315 los Suizos han hecho un símbolo y emblema de su independencia a Santiago Apóstol, después de su victoria sobre los austriacos en Morgarten, donde también erigieron una capilla en honor a Santiago como muestra de su agradecimiento por haberles dado la victoria; fuentes históricas o escritas también documentan aparición del Santo Guerrero en Alemania en el tiempo donde Carlos I era emperador del Sacro Imperio Germánico, durante el asedio en contra de los turcos en el año 1529.

La ultima intervención del Santo en tierras Europeas data el 25 de Julio de 1937, durante la guerra civil española en Brúñete, donde las fuerzas rojas o republicanas estaban a un paso de ganar "la Batalla decisiva" como la llamo Franco, por la conquista(del lado rojo) o reconquista(del bando nacional); cientos de soldados testimoniaron esta aparición en defensa de las armas nacionales y católicas, especialmente el General Francisco Franco, quien durante unos ejercicios espirituales el 22 de marzo de 1967, le cuenta al Padre Ramon Sanchez lo siguiente:

"De pronto, todos los combatientes a eso de las doce del mediodía pueden ver, con enorme asombro, como aparece un soldado a caballo. Algunos creen ver que lleva debajo del casco una boina roja y que porta la camisa azul. Con bombas de mano va destrozando, uno a uno, todos los nidos de ametralladoras enemigas. Nadie comprende como ese “loco” puede sobrevivir y como no le alcanzan las balas enemigas". Franco cuenta que su acción les hizo avanzar posiciones y se atreve a decir que les ayudó a ganar la batalla.

Ahora bien, y para finalizar, pasemos a enumerar sus apariciones en Hispanoamérica, las cuales están documentadas por el mismo método de las mencionadas anteriormente;  son 12 estas apariciones, sin contar la bastante mencionada durante la Cristiada Mexicana:

1.- 1518. Batalla de Centla en Tabasco, (esto fue cuando se descubrió el río Tabasco por Juan de Grijalva -luego cambiaría el nombre del río por el del conquistador- la zona estaba muy poblada y fue uno de los primeros enfrentamientos que tuvieron en la zona, razón de la aparición)

2.- 1520. Aparición a Pedro de Alvarado en Tenochtitlán. (Aparentemente esto ocurrió cuando la matanza de Tóxcatl, antes de la Noche Triste. Pedro de Alvarado fundaría después, en 1524, Santiago de los Caballeros en Guatemala, ahora conocida como Antigua.)

3.- 1530. Aparición al ejército de Nuño de Guzmán en Tonaltecos (actual Tonalá, Jalisco, esto cuando el rabioso perro de Nuño de Guzmán había ya sacrificado al Calzonci y pretendía adueñarse de la parte occidental de México).

4.- 1531. En Querétaro en el cerro de San Germal el 14 de septiembre durante el enfrentamiento de los Conquistadores contra los Chichimecas, desde este acontecimiento Querétaro también lleva el nombre del Santo.

5.- 1533. Cerca de Jauja, Perú, al ejército de Pizarro. (Efectivamente, la tierra de Jauja sí existe y está en el Perú).

6.- 1536. En Cuzco, Perú, al ejercito de los conquistadores.

7.- 1541. En el Valle de Goaca, Colombia, a las tropas de Francisco César.

8.- 1595. Aparición junto al Arcángel San Miguel en Toclán, Nuevo México a Juan de Oñate.

9.- 1540. A las tropas españolas que peleaban contra los Araucanos en Chile.

10.- 1817. A los Insurgentes mexicanos en la Isla de Janitzio. (Esta aparición sin duda es la más representativa del sincretismo religioso que hubo en México, ya que el culto a Santiago fue bajo su advocación de Mata-moros, que en la Nueva España adquirió la idea de Mata-indios; trescientos años después Santiago estaba ya del lado de los Insurgentes, en el bando contrario).

11.- 1862. A las tropas mexicanas luchando contra los franceses.

12.- 1892. En una hacienda mexicana a un español.

  

Oración larga a Santiago Apóstol.

¡Gran Apóstol Santiago, familiar cercano de nuestro Señor y aún más cercano a Él por lazos espirituales! Al ser llamado por Él entre los primeros discípulos y ser favorecido con Su especial intimidad, tú respondiste con gran generosidad, dejándolo todo para seguirle a la primera llamada. También tuviste el privilegio de ser el primero de los Apóstoles en morir por Él, sellando tu predicación con tu sangre.

“Atronador” en el entusiasmo en la tierra desde el cielo, te has mostrado defensor de Su Iglesia una y otra vez, apareciendo en el campo de batalla de los Cristianos para derrotar y dispersar a los enemigos de la Cruz, y llevar a los descorazonados Creyentes a la Victoria. Fuerza de los Cristianos, refugio seguro de aquellos que te suplican con confianza, oh, protégenos ahora en los peligros que nos rodean. Que por tu intercesión, nuestro Señor nos conceda Su Santo Amor, filial temor, justicia, paz y la victoria sobre nuestros adversarios, tanto visibles como invisibles, y sobre todo, que un día nos conceda la felicidad de verlo y tenerlo con nosotros en el cielo, en tu compañía y la de los ángeles y santos para siempre. Amén.


Oración corta a Santiago Apóstol

                Dios Todopoderoso y Eterno, que consagraste los primeros trabajos de los apóstoles con la sangre de Santiago, haz que, por su martirio, sea fortalecida tu Iglesia y, por su patrocinio, nuestro pueblo se mantenga fiel a Cristo hasta el final de los tiempos. Por Jesucristo Nuestro Señor.
  
Letanía de Santiago “El Mayor” Apóstol.

Señor, ten piedad. Señor, ten piedad.
Cristo, ten piedad. Cristo, ten piedad.
Señor, ten piedad. Señor, ten piedad.
Cristo, óyenos. Cristo, óyenos.
Cristo, escúchanos. Cristo, escúchanos.
Dios, Padre Celestial. Ten misericordia de nosotros.
Dios, Hijo Redentor del mundo. Ten misericordia de nosotros.
Dios, Espíritu Santo. Ten misericordia de nosotros.
Trinidad Santa, un solo Dios. Ten misericordia de nosotros.
Santa María. Ruega por nosotros.
Santa Madre de Dios. Ruega por nosotros.
Santa Virgen de las vírgenes. Ruega por nosotros.
Santiago, Apóstol de Jesucristo. Ruega por nosotros.
Santiago, hijo de Zebedeo. Ruega por nosotros.
Santiago, nacido de María Salomé. Ruega por nosotros.
Santiago, que seguiste a Jesús
incluso antes de ser testigo de Sus milagros. Ruega por nosotros.
Santiago, que respondiste inmediatamente a la Primera Venida de Jesús. Ruega por nosotros.
Santiago, que despreciaste el mundo para seguir a Jesús. Ruega por nosotros.
Santiago, que dejaste a tus padres por amor a Jesús. Ruega por nosotros.
Santiago, que deseaste llamar fuego del Cielo contra los que se oponían a extender el mensaje salvador de Jesús. Ruega por nosotros.
Santiago, uno de los tres testigos presénciales de la resurrección de la hija de Jairo. Ruega por nosotros.
Santiago, uno de los tres testigos de la Transfiguración de Cristo. Ruega por nosotros.
Santiago, uno de los tres que disteis testimonio de la agonía de Nuestro Señor en el Huerto de Getsemaní. Ruega por nosotros.
Santiago, por cuya predicación convertiste siete discípulos en España. Ruega por nosotros.
Santiago, que convertiste a una cantidad innumerable de personas en Judea y Samaria por tu predicación. Ruega por nosotros.
Santiago, que desafiaste a los judíos y confundiste a los Escribas y Fariseos. Ruega por nosotros.
Santiago, que valerosamente discutiste con Pilatos y ganaste el día. Ruega por nosotros.
Santiago, que torturaste a los demonios enviados por Hermogenus, el gran hechicero. Ruega por nosotros.
Santiago, que conseguiste que Hermogenus fuera confinado por los mismísimos demonios que él envió. Ruega por nosotros.
Santiago, que posteriormente liberaste a Hermogenus y le hiciste seguidor de Cristo. Ruega por nosotros.
Santiago, que arrojaste libros de hechicería a los mares profundos. Ruega por nosotros.
Santiago, que curaste a un enfermo de reuma agudo e hiciste que alabara el Santo Nombre de Dios. Ruega por nosotros.
Santiago, que hiciste que tu verdugo compartiese tu agonía y obtuviste para él la salvación eterna. Ruega por nosotros.
Santiago, que te sometiste a ser decapitado y sufriste el martirio con alegría. Ruega por nosotros.
Santiago, que tuviste el privilegio de tener una muerte similar a la de Jesús. Ruega por nosotros.
Santiago, que fuiste bendecido con un bautismo similar al de Jesús. Ruega por nosotros.
Santiago, que te ganaste el honor de ser el primer mártir de entre los Apóstoles. Ruega por nosotros.
Santiago, cuyos restos mortales llegaron a España
En un pequeño barco, sin timón, ni velas, ni tripulación. Ruega por nosotros.
Santiago, que cuando tu sagrado cuerpo fue depositado en un duro bloque de granito, éste se ablandó para que recibieras un adecuado entierro. Ruega por nosotros.
Santiago, que hiciste que los toros salvajes se comportaran como mansos corderos cuando los guiabas para tirar del carro que contenía tus sagrados restos. Ruega por nosotros.
Santiago, que milagrosamente mantuviste vivo durante treinta días aun hombre inocente, injustamente condenado y ahorcado. Ruega por nosotros.
Santiago, que salvaste España en muchas ocasiones de numerosos enemigos. Ruega por nosotros.
Santiago, que montado en un caballo blanco como la nieve derribaste sesenta mil enemigos durante el reinado del rey Samir. Ruega por nosotros.
Santiago, que fuiste recompensado con un trono Celestial por tu obediencia al Señor. Ruega por nosotros.
Santiago, cuyo amor a la pobreza te hizo ganar el Reino de los Cielos. Ruega por nosotros.
Santiago, que saliste victorioso de la batalla contra legiones de demonios y contra todos los poderes de la oscuridad. Ruega por nosotros.
Santiago, que despreciando todos los honores mundanos, y en combate con el mundo, saliste finalmente triunfante. Ruega por nosotros.
Santiago, que por oraciones y mortificación dominaste la carne, y ganaste la eterna corona del Cielo. Ruega por nosotros.
Santiago, siempre voluntarioso para ayudar a aquellos que luchan por la defensa del Nombre de Dios. Ruega por nosotros.
Santiago, que tanto ayudas a los que están en el exilio. Ruega por nosotros.
Santiago, rápido restablecedor de la buena salud. Ruega por nosotros.
Santiago, libertador de aquellos que se encuentran en la esclavitud. Ruega por nosotros.
Santiago, consuelo de los afligidos. Ruega por nosotros.
Santiago, a quién se alaba y se da las gracias con gran devoción por el mundo entero. Ruega por nosotros.
Santiago, invocado con fe y confianza por todos los cristianos. Ruega por nosotros.
Santiago, a quien se le da enormemente las gracias en todas las naciones. Ruega por nosotros.
Santiago Matamoros. Ruega por nosotros.
Santiago Mataindios. Ruega por nosotros.
Santiago Matarrojos. Ruega por nosotros.
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo. Perdónanos, Señor.
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo. Escúchanos, Señor.
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo. Ten misericordia de nosotros.
Ruega por nosotros, Oh Santiago. Para que seamos dignos de las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

Oración.
Dios Todopoderoso y misericordioso, que escogiste doce apóstoles para evangelizar al mundo entero. Entre ellos, tres fueron favorecidos de manera especial por Tu Hijo Jesucristo, quien se dignó a contar con el Apóstol Santiago en este selecto número. Que por su intercesión seamos dignos de obtener la gloria del Cielo, donde Tú vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

¡Oh María, sin pecado concebida, rogad por nosotros que recurrimos a Vos!  (3 veces)


Nacionalismo Católico San Juan Bautista

No hay comentarios:

Publicar un comentario