San Juan Bautista

San Juan Bautista

sábado, 12 de agosto de 2017

La democracia como religión - Vladimir Volkoff

 
La democracia que fue, recordémoslo, un modo entre otros de designación de gobernantes se nos presenta hoy como una suerte de religión o incluso, una religión de las religiones.


   Y tiene de la religión lo esencial: la pretensión de monopolizar la verdad.
   En las religiones, se comprende. Sin necesariamente tener la ambición de exterminar a todos los que no son cristianos, o a todos los que no practican la religión cristiana exactamente como nosotros (por más que tampoco nos privamos demasiado de esto a lo largo de los siglos), nosotros los cristianos, creemos que Dios es trino, que Jesús de Nazareth era el Hijo de Dios, que eso es la verdad y que, por consiguiente, todos aquellos que piensan lo contrario están equivocados. (Creemos esto allí donde se supone que deberíamos creerlo: si repudiamos esta creencia, ya no somos cristianos).
  Por su parte, los musulmanes creen que no hay más Dios que Dios, que nunca tuvo un hijo y que Mahoma es su profeta. Si los cristianos tienen razón, los musulmanes se equivocan, y viceversa. Hay que agregar que los musulmanes tienen el deber, ellos, de pasar a degüello a los infieles mientras que nosotros habitualmente no lo hacemos sino por exceso de celo, aunque el principio es el mismo: sí, ellos presumen tener el monopolio de la verdad y nosotros... también.
  Si, como lo afirman algunos en los días que corren, todas las religiones valen por igual, es que no son religiones.
   Esta monopolización, en política, de la verdad, justificada o no, se comprende menos: un mínimo de esta tolerancia tan declamada por los partidarios de la democracia alcanzaría para que se admita que los distintos procedimientos para elegir gobernantes son igualmente estimables, sobre todo si se tiene en cuenta la geografía y la historia. Pero allí es donde la democracia moderna desnuda sus pretensiones de alcanzar el status de religión: ya no es más un sistema de designación de gobernantes, ahora es un cuerpo de doctrina infalible y obligatoria, y tiene un catecismo: los derechos del hombre, y fuera de los derechos del hombre, no hay salvación.

   La democracia moderna tiene otras notas indispensables de cualquier religión:

   Un paraíso: los países democráticamente liberales, con, preferentemente, una legislación anglosajona.
   Un purgatorio: las dictaduras de izquierda.
   Un infierno: las dictaduras sedicentemente de derechas.
   Un clero regular: los intelectuales encargados de adaptar las tesis marxistas a las sociedades liberales.
   Un clero secular: los periodistas encargados de distribuir esta doctrina.
   Oficios religiosos: los grandes programas de televisión.
   Un index tácito que prohíbe tomar conocimiento de cualquier obra cuya inspiración fuera reprensible. Este índice resulta admirablemente eficaz bajo la forma de conspiración del silencio mediático aunque a veces se lo utiliza de modo aún más draconiano: si bien todavía no van a parar a la hoguera, algunos libros juzgados deficientes desde el punto de vista democrático son retirados de las bibliotecas escolares como sucedió en Saint-Ouen-L'Aumône .
   Una inquisición. Nadie tiene el derecho de expresarse si no está en la línea recta de la religión democrática y, si con todo llega a hacerlo, pagará las consecuencias: a este respecto resulta ejemplar el linchamiento mediático al que se lo sometió en Francia a Régis Debray (al cual nadie sospecharía de no ser demócrata) porque puso en duda la legitimidad de los crímenes de guerra cometidos por la NATO en 1999 en territorio de Yugoeslavia.
   Congregaciones de la propaganda de la fe: las oficinas de desinformación, autodenominadas de «comunicación» o de «relaciones públicas».
   Misas dominicales y obispos que utilizan diversos escudos protectores emprestados a las diversas O.N.G. o a la O.N.U.
   Indulgencias varias, generalmente otorgadas a viejos comunistas.
   Una legislación penal y tribunales encargados de castigar a quienquiera se atreva a poner en duda la versión oficial de la historia.
   E incluso tropas encargadas de evangelizar a los no-demócratas «por el hierro y por el fuego»: lo hemos visto claramente cuando vimos a diecinueve naciones democráticas bombardear a un país soberano con el que no estaban en guerra.
   Hoy, una frase tal como «En el nombre de los derechos del hombre» se va extendiendo tal como «En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo» se extendió durante siglos. Quizás rescatamos el sentido de lo sagrado, pero no creo que sea un sagrado de buena ley.


Vladimir Volkoff: Por qué soy medianamente democrático; extracto del Capítulo VIII Porque se querría convertirla en una religión...

Trabajo completo: Aquí

 Enviado por Santiago Mondino


Nacionalismo Católico San Juan Bautista


jueves, 10 de agosto de 2017

Protocolos de los Sabios de Sión - La masacre de los corderos – Henry Makow


  

“Los goyim son un rebaño de ovejas, y nosotros somos sus lobos.
¿Y sabes qué pasa cuando los lobos se apoderan del rebaño?”

 


La tiranía en su lugar

La evidencia está en todas partes. El globalismo es su “Superestado”

Pero se prohíbe mencionar los Protocolos en ambientes “educados”.


  Esta es la segunda parte de una sinopsis de los protocolos de los Sabios de Sión. Introducción y la primera parte están aquí.

  Los Protocolos de Zion son lectura obligatoria para cualquier persona desee entender el mundo en el cual vivimos. Ellos exhiben un odio patológico hacia los no-judíos, y el deseo de someterlos y explotarlos. Los Protocolos eran parte de una “iniciación” para los judíos masones de grado 33. La mayoría de los judíos no son conscientes de esta agenda, por lo tanto, son fácilmente manipulados. “El antisemitismo nos resulta indispensable para el manejo de nuestros hermanos menores”. (Protocolo 9)



  Protocolos 5 - El control sobre la libertad personal como en los Estados Comunistas.
  El autor afirma que el despotismo es necesario para el mundo que está creando, “donde los sentimientos hacia la fe y la comunidad son borrados por convicciones cosmopolitas”.                       

  La siguiente es la razón detrás del comunismo y la guerra contra el terrorismo. “Crearemos una centralización intensificada del gobierno para poder tener en nuestras manos todas las fuerzas de la comunidad. Regularemos mecánicamente todas las acciones de la vida política de nuestros súbditos con nuevas leyes. Estas leyes retirarán una por una todos las permisos y libertades que han sido concedidos por los goyim, y nuestro reino se distinguirá por un despotismo de proporciones tan magníficas como para estar en cualquier momento y en todo lugar en condiciones de borrar a cualquier goyim que se oponga a nosotros ya sea de hecho o de palabra”        

  La unión de los goyim podría haber frustrado a los Illuminati, pero “hemos puesto unos contra otros los odios personales y nacionales de los goyim, religiosos y de raza, cuyo crecimiento hemos fomentado enormemente en el transcurso de los últimos veinte siglos... Somos demasiado fuertes, no hay como evadir nuestro poder. Las naciones no pueden llegar ni siquiera a un acuerdo privado insignificante sin que secretamente tengamos nuestra mano en él”.

  “Por medio mío reinan las naciones, y fue dicho por los profetas que fuimos elegidos por Dios mismo para gobernar toda la tierra ... Las ruedas de la maquinaria de todos los Estados se mueven por la fuerza del motor que está nuestras manos, y ese motor es... el oro. El capital ...debe ser libre de establecer un monopolio de la industria y el comercio: esto ya está siendo puesto en ejecución por una mano invisible en todos los rincones del mundo”.

  “El objetivo principal de nuestro direccionamiento es... rebajar la mentalidad pública ...alejarla de una reflexión seria que pueda suscitar resistencia; para distraer las fuerzas de la mentalidad hacia una falsa lucha de vacía elocuencia”. “Asumiremos la fisonomía liberal de todos los partidos, de todas las direcciones, y daremos a esa fisonomía una voz en oradores que hablarán tanto que agotarán la paciencia de sus oyentes ...”   

             

Protocolos 6 - Amamos al proletariado tanto que queremos que todos los goyim se les unan.

 

  Estamos creando “enormes monopolios” sobre los cuales, incluso las grandes fortunas de los goyim son dependientes, de modo que se “hundirán juntos con el crédito de los Estados, el día siguiente del golpe político...”

  “De todas las maneras posibles debemos desarrollar el significado de nuestro Super Gobierno presentándolo como Protector y Benefactor de todos aquellos que voluntariamente se sometan a nosotros”. “Queremos que la industria exprima de la tierra tanto al trabajo como al capital y por medio de la especulación, transfiera a nuestras manos todo el dinero del mundo y, por consiguiente, arroje todos los goyim a las filas del proletariado. Entonces los goyim se inclinarán ante nosotros, sin ninguna otra razón más que para obtener el derecho a existir”. 

  Comunismo. “Con el propósito que el verdadero significado de las cosas no les llegue a los goyim antes del tiempo apropiado, lo enmascararemos bajo un supuesto ardiente deseo de servir a las clases trabajadoras...”              

      

  Protocolo 7 – “Controlamos la prensa” (y esto fue escrito hace 115 años o más)




  “El aumento de las fuerzas policiales [es] esencial... Además de nosotros mismos, sólo deberían existir, las masas del proletariado, unos pocos millonarios dedicados a nuestros intereses, la policía y soldados...”

  “Debemos obligar al gobierno de los goyim a caer con nuestro plan, que ya se aproxima a la consumación deseada, al exigirles que obedezcan la opinión pública que controlamos a través de ese gran poder que ya está en nuestras manos, la Prensa”.

  “En una palabra, para resumir nuestro sistema de control del gobierno de los goyim en Europa, mostraremos nuestra fuerza a alguno de ellos con atentados terroristas, y luego a todos, y si permitiésemos la posibilidad de un levantamiento general contra nosotros, responderemos con las armas de América, China o Japón”. 
    
  Protocolo 8 - Utilizar chantajistas para dar la cara.

 

 Por un tiempo, hasta que ya no haya riesgo de confiar puestos de responsabilidad en nuestros Estados a nuestros hermanos judíos, los pondremos en manos de personas cuyo pasado y reputación son tales que... si desobedecen nuestras instrucciones, deben enfrentar cargos criminales o desaparecer - esto para hacerlos defender nuestros intereses hasta su último esfuerzo”. 



Protocolo 9  

  “De hecho, ya hemos aniquilado todo tipo de reglas excepto las nuestras... Hoy en día, si algún Estado levanta una protesta contra nosotros, sólo es de acuerdo con nuestro acuerdo y bajo nuestra dirección, porque su antisemitismo es indispensable para nosotros en el manejo de nuestros hermanos menores”.

  “De nosotros proviene el terror que todo lo arruina. Tenemos en nuestro servicio a personas de todas las opiniones, de todas las doctrinas, monarquistas, demagogos, socialistas, comunistas y soñadores utópicos de todo tipo. Cada uno de ellos está socavando los últimos restos de la autoridad, se esfuerza por derrocar todas las formas establecidas de orden ...No les daremos paz hasta que [todos los Estados] reconozcan abiertamente nuestro Supergobierno internacional, y con sumisión”.                        

  “Para llevar a cabo una lucha política, se debe tener dinero, y todo el dinero está en nuestras manos”. Hemos tomado el control de las “instituciones de los goyim” usando la “licencia caótica del liberalismo”. “Hemos entrado en la administración de la ley, en la conducción de las elecciones, en la prensa, en la libertad de la persona, pero principalmente en la educación y la formación como piedra angular de una existencia libre”. 

   “Hemos engañado, aturdido y corrompido a la juventud de los goyim al criarlos en principios y teorías que sabemos que son falsos, pero que han sido inculcados por nosotros”.



Protocolo 10 – “Destruir a la familia”. “Dejar exhausta a la humanidad con discordia y corrupción”.

 

  “¿Cómo podrán los goyim hacer para percibir el significado subyacente de las cosas cuando sus representantes dan lo mejor de sus energías solo para divertirse?” 

  “Inculcando en todos, un sentido de individualismo, destruiremos entre los goyim la importancia de la familia y su valor educativo y eliminaremos la posibilidad de que las mentalidades individuales actúen separándose, porque la multitud manejada por nosotros no los dejará llegar al frente, ni siquiera les permitirá tener audiencia; solo se escuchará, a quién nos demuestren obediencia”.                       

  “De esta manera, crearemos una fuerza ciega y poderosa que nunca estará en condiciones de moverse en ninguna dirección sin la guía de nuestros agentes... La gente se someterá a este régimen porque sabrá que de estos líderes dependeran sus ganancias, gratificación y la recepción de todo tipo de beneficios”. 

  “Cuando introdujimos en el organismo del Estado el veneno del liberalismo, toda su estructura política sufrió un cambio: los Estados han conseguido tener una enfermedad mortal que envenena la sangre. Todo lo que les queda es esperar el fin de su mortal agonía. El liberalismo produjo Estados constitucionales que tomaron el lugar de lo que era la única herramienta para defenderse de los goyim, es decir, el Despotismo…

  ...Entonces fue que la era de las repúblicas se pudo realizar; y luego reemplazamos al gobernante por la caricatura de un gobierno, por un presidente tomado de la turba, de entre nuestros títeres, nuestros esclavos. Este es el fundamento de la mina que hemos puesto bajo los pueblos goy”.    

                   

   “El reconocimiento de nuestro déspotismo... vendrá cuando los pueblos, completamente cansados por las irregularidades y la incompetencia de sus gobernantes (una cuestión de la que vamos a encargarnos), clamarán: abajo con ellos y dennos un rey sobre toda La tierra que nos unirá y aniquilará las causas de las discordias, las fronteras, nacionalidades, religiones, deudas de Estado, y que nos dará paz y tranquilidad que no podemos encontrar bajo nuestros gobernantes y representantes”.

  De este modo, debemos “agotar completamente la humanidad con disensión, odio, lucha, envidia e incluso usar la tortura, el hambre, la inoculación de enfermedades y la carestía, para que los goyim no vean otro camino más que refugiarse en nuestra completa soberanía del Dinero y en todo lo demás. Pero si damos a las naciones del mundo un espacio para respirar, el momento que anhelamos es poco probable que llegue”. 

                 

Protocolo 11 - La masonería es un instrumento de dominación judía.

 

  “Con estas combinaciones, me refiero a la libertad de prensa, el derecho de asociación, la libertad de la ciencia, el derecho al voto, y muchos otros que deben desaparecer para siempre de la memoria del hombre...” “Los goyim son un rebaño de ovejas, y nosotros somos sus lobos. Y ¿sabes qué pasa cuando los lobos se apoderan del rebaño? 

  “...seguiremos prometiéndoles que les devolveremos todas las libertades que hemos tomado tan pronto como hayamos reprimido a los enemigos de la paz y sujetado a todos los partidos... No tiene importancia discutir cuánto tiempo se mantendrán esperando el regreso de sus libertades... “Este programa está diseñado para ganar para los judíos de una manera indirecta, lo que no es posible de otra manera. Estas han sido las bases para que nuestra organización secreta, la Masonería, tengan un motivo insospechado para atraer al "ganado goy" a las logias”. “Dios nos ha concedido a nosotros, Su Pueblo Elegido, el don de la dispersión que nos ha llevado en estos momentos, a los umbrales de la soberanía sobre todo el mundo”. 






Traducción: A.T.



Nacionalismo Católico San Juan Bautista






domingo, 6 de agosto de 2017

Celo bien ordenado (Repost) - Catalina SCJ


  El celo santo por la gloria de Dios, es virtud; dejarse llevar de un celo desordenado puede desembocar en ira y eso no estaría bien, y no agradaría a Dios. A veces nos sentimos interiormente interpelados y nos decimos: ¿Seremos justos y equitativos a la hora de expresar nuestro descontento por lo que acontece en la Iglesia, o no nos dejaremos llevar de forma inconsciente de un celo desmedido?

  Esto lo digo porque en algunos comentarios se percibe cierta preocupación, para no traspasar el límite debido, a fin de que la corrección produzca frutos. Para que la denuncia del mal sea eficaz debe hacerse no solo con verdad, sino con caridad y con templanza.

  En este blog, no me cabe duda que tanto los que escriben los artículos como los que hacen los comentarios buscan la verdad, “porque el amor de Cristo los apremia” (2Cor 5,14). Pues bien, si alguien tiene alguna duda o escrúpulo de conciencia, conviene saber que, los que viven en “la verdad de Jesús” (Ef 4,21) tienen la obligación moral de combatir el error. Y éste se combate, poniendo en alto “la Luz verdadera que ilumina a todo hombre, cuando viene a este mundo. Pero los hombres aman más las tinieblas que la luz porque sus obras son malas. Pues todo el que obra el mal odia la luz y no se acerca a ella, para que nadie censure sus obras” (Jn 1,9.10).

  Para alzar la voz en defensa de Jesucristo y de “la sana doctrina según el Evangelio de la gloria de Dios” (1Tim 1,10.11), hay que tener “virtud y valor” (Flp4,8) porque es difícil decir la verdad a una multitud de gente que vive en la mentira. En ellos se “cumple la profecía de Isaías: Oír oiréis, pero no entenderéis; mirar, miraréis, pero no veréis. Porque se ha embotado el corazón de este pueblo, han hecho duros sus oídos y han cerrado sus ojos. “¡Pero dichosos vuestros ojos, porque ven, y vuestros oídos, porque oyen!”. (Mt 13,14-16).

  Hablando del celo santo, hoy día, más escaso que el oro de Ofir, quiero recordar a Moisés y a Elías, en ambos se da el celo y la ira, pero dejaré de lado la ira, cosa natural a la flaqueza humana; para centrarme en lo que nos ocupa, que es, dónde está el límite entre el celo ordenado y el desordenado.

  Es fácil perder la compostura ante tantos hechos lamentables. De ahí la lucha entre “el hombre viejo nacido del pecado, y el hombre nuevo” Col 39.10) “revestido de Cristo” (Gál 3,27).

  San Pablo, que conoce por propia experiencia lo que sucede dentro del mismo hombre, dice: “Yo sé que nada bueno hay en mí, es decir, en mi carne; puesto que no hago el bien que quiero sino que obro el mal que no quiero” (Rom 7,18.19). Creo que con decir la verdad, es suficiente, y no hace falta añadir más, pues la verdad hiere, y califica a los que viven en la mentira. 

  Volvamos nuestros ojos a la Palabra de Dios, fuente de vida y santidad, y detengámonos “en Moisés, a quien el Señor hablaba cara a cara, como habla un hombre con su amigo” (Ex 33,11).  Moisés subió al monte Sinaí y allí permaneció durante mucho tiempo en oración y en ayuno. “El pueblo, al ver que Moisés tardaba en bajar, dijo a Aarón: Anda haznos un dios que nos guíe” (Ex 32,1). Al contemplar el becerro de oro, los gritos de júbilo y las algarabías se oyeron por todo el campamento. “El Señor dijo a Moisés. ¡Anda baja! Porque se ha pervertido tu pueblo el que sacaste del país de Egipto. Moisés se volvió y bajó del monte con las dos tablas de la Ley. Las tablas eran obra de Dios y la escritura, era escritura de Dios grabada en las tablas y las hizo añicos al pie del monte. Luego tomó el becerro que habían hecho y lo quemó”  (Ex 32,7.15.16.19.20). Moisés al ver cómo el corazón de este pueblo se había prostituido adorando a un dios falso, sintió celo por la gloria de Dios, rompió las tablas y destruyó al becerro.


  Elías era un profeta del Altísimo “su palabra ardía como fuego, quemaba como antorcha” (Eclo 48,1). En tiempos de Elías, como también sucede hoy, proliferan los falsos profetas, que dicen a los hombres aquello que quieren oír, que les agrada y que acaricia sus oídos. Elías como cualquier buen profeta habla en nombre de Dios, y denuncia aquellas cosas que están mal y que algunos, no quieren ver ni oír.  


 “Elías se acercó a la gente y les dijo: ¿Hasta cuándo vais a estar cojeando sobre dos muletas? Si el Señor es vuestro Dios, seguidlo; si es Baal, seguidlo a él. Los profetas de Baal eran cuatrocientos cincuenta, y Elías estaba sólo, tuvo miedo y huyó para poner a salvo su vida. Llegó al monte de Dios el Horeb. Allí se introdujo en una cueva. El Señor le dijo: ¿Qué haces aquí Elías? Él respondió: Ardo en celo por el Señor mi Dios, porque los israelitas han abandonado tu alianza, han derribado tus altares y han pasado a espada a tus profetas. Solo quedo yo y tratan de quitarme la vida. Él le dijo: sal y permanece de pie ante el Señor.  Entonces hubo un huracán tan violento que hendían las montañas y quebraba las rocas a su paso.   Pero en el huracán no estaba el Señor. Después del huracán un terremoto. Pero en el terremoto no estaba el Señor. Después del terremoto, fuego. Pero en el fuego no estaba el Señor. Después del fuego vino el susurro de una brisa suave que rozó su frente, al oírla, Elías se tapó el rostro con el manto, porque allí sí estaba Dios. Le llegó una voz que le dijo: ¿Qué haces aquí Elías?  Y él respondió: Ardo en celo por el Señor mi Dios” (1R 18,20.22.19,3.9.11-14).

  Estos pasajes bíblicos, son sublimes, y profundos; y tienen tanta luz y claridad, que no necesitan ninguna explicación.

  Moisés como Elías trataron de acercar las gentes a su Dios. “Moisés se plantó a la puerta del campamento y exclamó: ¡A mí los del Señor!, y se le unieron todos los hijos de Leví” (Ex 32,26) Y Elías dijo: “Si el Señor es vuestro Dios seguidlo (1 Re 18,21).  Haciéndoles ver que aquellos que no están con el Señor están contra Él. En este camino, no hay un término medio, o se está con Cristo, o contra Cristo. “Pues el que no está conmigo, está contra Mí; y el que no recoge conmigo, desparrama” (Mt 12,30). 

Catalina SCJ




Nacionalismo Católico San Juan Bautista



jueves, 3 de agosto de 2017

La compra de la República – Giovanni Papini





Nueva York, 22 de marzo.

  En este mes he comprado una República. Capricho costoso que no tendrá continuaciones. Era un deseo que tenía desde hace mucho tiempo y del que he querido librarme. Me imaginaba que eso de ser el amo de un país daba más gusto.

  La ocasión era buena y el negocio quedó concluido en pocos días. Al presidente le llegaba el agua hasta el cuello: su ministerio, compuesto por paniaguados1 suyos, estaba en peligro. Las arcas de la República estaban vacías; imponer nuevos impuestos hubiera sido la señal para el derrocamiento de todo el clan que asumía el poder, tal vez de una revolución. Ya había un general que armaba bandas de rebeldes y prometía cargos y empleos al primero que llegaba.

  Un agente norteamericano que estaba allí me advirtió. El ministro de Hacienda corrió a Nueva York: en cuatro días nos pusimos de acuerdo. Anticipé algunos millones de dólares a la República y además asigné al presidente, a todos los ministros y a sus secretarios unos estipendios dobles que los que recibían del Estado. Me han dado en prenda -sin que lo sepa el pueblo- las aduanas y los monopolios. Además, el presidente y los ministros han firmado un convenio secreto que, prácticamente, me da el control sobre toda la vida de la República. Aunque yo parezca, cuando voy allí, un simple huésped de paso, soy, en realidad, el amo casi absoluto del país. En estos días he tenido que dar una nueva subvención, bastante fuerte, para la renovación del material del ejército y me he asegurado, a cambio de ello, nuevos privilegios.

  El espectáculo, para mí, es bastante divertido. Las cámaras continúan legislando, en apariencia libremente; los ciudadanos siguen imaginándose que la República es autónoma e independiente y que de su voluntad depende el curso de los acontecimientos. No saben que todo lo que ellos creen poseer -vida, bienes, derechos civiles- penden, en última instancia, de un extranjero desconocido para ellos, es decir, de mí.

  Mañana puedo ordenar la clausura del Parlamento, una reforma de la Constitución, el aumento de las tarifas de aduanas, la expulsión de los inmigrantes. Podría, si quisiese, revelar los acuerdos secretos de la camarilla ahora dominante y derribar con ello al Gobierno, desde el presidente hasta el último secretario. No me sería imposible empujar al país que tengo en mis manos a declarar la guerra a una de las repúblicas limítrofes.

  Este poder oculto, pero ilimitado, me ha hecho pasar algunas horas agradables. Sufrir todas las molestias y servidumbre de la comedia política es una fatiga tremenda; pero ser el titiritero que, tras el telón, puede solazarse tirando de los hilos de los fantoches obedientes a sus movimientos es un oficio voluptuoso. Mi desprecio por los hombres encuentra aquí un sabroso alimento y miles de confirmaciones.

  Yo no soy más que el rey de incógnito de una pequeña República en desorden, pero la facilidad con que he conseguido adueñármela y el evidente interés de todos los enterados en conservar el secreto, me hace pensar que otras naciones, y bastante más grandes e importantes que mi República, viven, sin darse cuenta, bajo una análoga dependencia de misteriosos soberanos extranjeros. Siendo necesario mucho más dinero para su adquisición, se tratará, en vez de un solo dueño, como en mi caso, de un trust, de un sindicato de negocios, de un grupo restringido de capitalistas o de banqueros.

  Pero tengo fundadas sospechas de que otros países son efectivamente gobernados por pequeños comités de reyes invisibles, conocidos solamente por sus hombres de confianza, que continúan representando con naturalidad el papel de jefes legítimos.


FIN


1.Paniaguado: El que está protegido por una persona y es excesivamente favorecido por ella
(Capítulo de la novela Gog)

Visto en: Ciudad Seva

Enviado por Santiago Mondino



Nacionalismo Católico San Juan Bautista