San Juan Bautista

San Juan Bautista

viernes, 19 de enero de 2018

LA MODA DUGUIN II - Osko



Continuamos señalando algunos aspectos en relación con el pensador ruso Alexander Duguin, su pensamiento, y la difusión del mismo, que ha llegado a la Argentina de la mano de algunos dirigentes sindicales, de pensadores del campo nacional, de personas vinculadas con sectores próximos a la llamada neo-derecha, e inclusive algunos cercanos al conservadurismo religioso. No son pocos los que ponen sus esperanzas en Rusia, Putin, y en lo que se genera alrededor del poder que encarna.

Por supuesto que no se trata de un pensador de ideas de una masividad significativa; ese espacio lo manejan y explotan otros…, algunos de los “populismos” de que habla Duguin y reivindica.

El pensador ruso plantea una suerte de antagonismo entre liberalismo y populismo; entre el atlantismo de los países occidentales que encabeza EEUU y el continentalismo euro-asiático que estaría encabezado por Rusia; se puso del lado de Trump contra H. Clinton; respeta el pensamiento y la acción de gobierno del General Juan D. Perón… pero también parece preferir el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, o el de Lula da Silva y Dilma Rouseff.

Populismos…; confundirá el fenómeno llamado “populismo” (casi todos más o menos ubicados en un arco de “centro-izquierda” desde moderada hasta extremosa; y TODOS culturalmente marxistas y conquistados para el Anticristo, tanto… como el liberalismo su padre) con el fenómeno POPULAR. ¿Es necesario hacer la distinción entre ambas cosas? No nos parece.

Sin embargo hagámoslo por las dudas:

POPULAR:
Del latín popularis, popular es un adjetivo que señala aquello que pertenece o que es relativo al pueblo. El término tiene distintas aplicaciones dentro de este mismo universo de significados: puede hacer referencia a cualquier cosa que provenga del pueblo, que sea propio de las clases sociales más bajas, que se encuentre al alcance de la mayoría o bien que sea conocido por la sociedad en general.

POPULISMO:
El concepto de populismo se refiere principalmente a la estrategia de los partidos políticos que buscan el apoyo de las clases populares. El uso del calificativo «populista» se hace habitualmente en contextos políticos y de manera peyorativa, sin que del término se desprenda por sí mismo una evidente identificación ideológica, sino estratégica —dentro del espectro izquierda-derecha—. También se ha aplicado en contextos religiosos para calificar a la teología de la liberación, por ejemplo. También existen “populismos de derechas” siempre dentro del campo liberal.
EN SUMA:
Populistas a la derecha, populistas a la izquierda. Quien dice «populismo» se adentra en un terreno difícil… En todo caso, el concepto de populismo es peyorativo… Hablamos entonces de demagogia, y la demagogia tiene un gran repertorio de métodos.
Ralf Dahrendorf

Hoy el Populismo solo puede ser considerado negativamente dado que el contexto “socio-cultural” actual está completa e irreversiblemente contaminado por un Espíritu que es claramente enemigo de la Verdad. Ese espíritu informa a las sociedades actuales haciendo imposible elevar a las masas en las que se han convertido los pueblos, para promover en ellas el amor por la Verdad, cosa que sería posible si los pueblos fueran pueblos y no masas; en los pueblos la Verdad puede llegar a ser popular como demuestra largamente la historia; pero a las masas la Verdad les importa un bledo.

Alexander Duguin jamás se ha referido a la Revolución Soviética de 1917 en los términos condenatorios que la misma merece; nunca, que se sepa, se ha referido a la CUESTIÓN JUDÍA que, como sabemos, es indispensable para comprender de lo que estamos hablando respecto de la actual situación del mundo, de la responsabilidad política de ese sector en hechos criminales probados y llevados a cabo contra los pueblos del mundo, planificadamente a lo largo de la historia, etc.

En fin, Duguin se queja de que muchos lo acusan de cripto-marxismo. A la vista de sus ideas y actividades, no se puede hacer menos que eso, aunque creo que Alexander Duguin va mucho más allá de ese punto, y por eso es que nos parece necesario (por lo menos) advertir.

Como veremos, Alexander Duguin considera cercanos a su pensamiento y a su actividad a muchos de los elementos de la política Argentina (delincuentes en realidad) identificados con el sedicente kirchnerismo.


Un revolucionario dueño de una sutil dialéctica

De un artículo, publicado en uno de los medios de difusión de las ideas de Alexander Duguin, geopolitica.ru, hemos tomado dos preguntas que el entrevistador (el periodista Taborda, en http://www.lavoz.com.ar/mundo/rusia-esta-de-vuelta-y-juega-un-papel-en-el-poder-global) le hace en ocasión de la visita a la Argentina del pensador y activista de origen ruso.

Sigue pareciéndonos preocupante que muchas personas se sientan atraídas por A.D. Sobre todo algunos que se encuentran involucrados con la Tradición, o que por lo menos tienen una posición de resistencia respecto del modernismo campante en Roma y en todas, absolutamente todas, las diócesis dependientes de Roma Apóstata en todo el mundo.

Preocupante que haya dirigentes políticos y sindicales que en la Argentina reciben y acompañan, y organizan charlas con buena cantidad de asistentes para Duguin en distintos lugares, instituciones y ciudades del país.

Ya hemos dicho algo no hace mucho tiempo al respecto de A.D., AQUÍ.

De la entrevista nos ha llamado la atención un par de respuestas de Duguin. Podríamos decir que también es para el análisis esta afirmación del pensador ruso:

“Rusia está de vuelta…”

¿Por qué? Pues, porque si Rusia juega un papel de liderazgo “DE VUELTA”, es porque Duguin opina que ANTES, en otro momento histórico, ya lo hizo…; y para colmo dice que “JUEGA UN PAPEL EN EL PODER GLOBAL”… Y es muy interesante que se refiera de este modo al asunto.

Rusia jugó ANTES un papel de liderazgo de preponderancia internacional, únicamente durante la existencia de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, es decir NO RUSIA, sino la COMUNISTA C.C.C.P.

Por lo que puede inferirse que la ACTUAL RUSIA es para Duguin la misma cosa, o que por lo menos mantiene una relación de continuidad esencial respecto de la RUSIA COMUNISTA; prefiero denominarla de este modo a fin de hacer más claro el concepto.

Alexander Duguin, sin embargo, suele proclamarse anti-comunista. De hecho, en febrero de 2017, fue entrevistado por el periodista norteamericano Alex Jones para su programa INFOWARS. Allí Duguin renovó su declaración como anticomunista.


También dijo allí lo que sigue:

“Expresaré mis ideas acerca de lo que está pasando en el mundo con una nueva agenda para los Estados Unidos con el Sr. Trump, a quien apoyo de todo corazón, y lo que va a pasar con Rusia y con el Sr. Putin, a quien también apoyo con todo mi corazón.”

Duguin apoya con todo su corazón a Donald Trump, el mismo que acaba de dar un formidable y sorpresivo (para muchos; no para nosotros) golpe decididamente a favor del SIONISMO con la jugada del traslado de la embajada de los EEUU a Jerusalén.

Pero el SIONISMO es algo perverso, y Duguin no debería ignorarlo…; de hecho, los coloca como aliados del bando “atlantista” del “pantano” yanqui. Se trata de una entre tantas contradicciones del pensador ruso. Como también lo es que se haya desempeñado como asesor y colaborador del PARTIDO NACIONAL BOLCHEVIQUE de su Rusia natal, y que al mismo tiempo se declare anti-comunista y se proponga a sí mismo como defensor del pensamiento tradicional.

Duguin no se define a sí mismo de manera constante y explícita como un Revolucionario; sin embargo Duguin acepta gustoso tanto el término como la implícita identificación con el mismo. Pero Revolucionario, o Revolución, son términos que también deben ser aclarados en esta circunstancia y contexto.

Revolución es mucho más que una asonada militar, o que una revuelta de masas contra el poder establecido. Cuando se habla de LA REVOLUCIÓN, se está diciendo acerca de una institución, más que de una determinada situación o circunstancia más o menos efímera.

Entendemos por Revolución un ALGO que se “materializa” (si cabe decirlo de ese modo) con el Enunciado Intelectual del Arcángel que casi inmediatamente se precipita al abismo; hecho ocurrido en una eternidad donde no hay tiempo, ni discurrir ni dialéctica; en un “mundo” de ontológica semántica y sempiterna proferición del Logos.

NON SERVIAM y un único solo y fulgurante QUI UT DEUS. Final y… comienzo.

La Revolución se precipita junto con “su padre” (no “su creador”, ya que el Diablo NO CREA, sino que tan sólo SUPRIME MOMENTANEAMENTE la completa aplicación de un principio universal e irrevocable, y lo hace solamente donde le es permitido hacerlo; y eso ocurre solamente con el objeto de que se siga algún bien, mal que le pese al Príncipe de la Oscuridad), es decir, Satanás solamente consigue moverse dentro de los límites impuestos en los Designios Divinos y lo hace por permisión del mismo Dios, permisión ésta que es ANTERIOR a la voluntad rebelde del Ángel Caído.

En fin…, con perdón, por haber lanzado a volar estas cuestiones apasionantes. Continuemos mientras intentamos retomar el hilo.

Se comprende que todos los Revolucionarios que le siguen, después de su irrupción en la Historia Humana (no olvidar el enunciado apocalíptico, que advierte a los hombres que el Diablo ha sido precipitado a la Tierra), pueden ser llamados Hijos de Satanás. Aunque claro, jamás entenderían estas cuestiones; nunca podrían suponer siquiera que los actos de rebeldía (modestísimos en términos reales) que intentan y ejecutan forman parte de un PLAN que les repugnaría seguramente, si acaso pudieran conocer y sobre todo enterarse que por más esfuerzos que hagan les resultará IMPOSIBLE actuar fuera del SER y de la VOLUNTAD DE DIOS. Que su rebelión, lejos de suponer un alejarse dramático y definitivo respecto del Creador, en términos reales significa todo lo contrario.

Odian la Verdad; odian a Dios; pero no pueden impedir que Dios les ame, ya que ama a toda su obra. Y por mucho que les duela, eso son. Claro que… el amor desdeñado acarreará tormentosas consecuencias, sin por ello mellar un ápice la Voluntad Divina y el Amor Divino.

La Revolución suele devorar a sus propios hijos, lo cual es completamente lógico, pero mucho antes de eso, la Revolución se enmascara, usa un camouflage para mejor engañar. Siendo la Revolución hija de Satanás, no puede funcionar de otro modo.

Entonces, la Revolución se pone el disfraz romántico, seductor y de apariencia “luminoso” (de allí lo del “Illuminismo”) del PROMETEO LIBERTADOR DE LOS HOMBRES. Así son, y así han sido todos los procesos llamados Revolucionarios y todos los hombres que los encarnan. Tipo “Che” Guevara.

Incluso así hacen los que se ponen el disfraz de una FALSA TRADICIÓN, de FALSAS VERDADES, y de una FALSA CONCEPCIÓN DE LA HISTORIA, trasmitida generación tras generación.

Supongo que se entiende perfectamente lo que quiero decir con eso, y todo aquel que recurre a la lectura de Alexander Duguin puede corroborar en sus escritos y discursos, lo que aquí se dice.
Vayamos a las preguntas y respuestas, con destacados en negrita y comentarios agregados en rojo.

–¿Puede definir a Putin como estratega político?
–He escrito el libro Putin versus Putin. Allí muestro un personaje no tan lineal, un personaje dialéctico, y trazo una hipótesis de que existen dos Putin: uno solar y uno lunar, en la misma persona; dos arquetipos. El arquetipo de Putin solar es de resistencia, un héroe del mundo multipolar, luchando contra la unipolaridad. Hay otro Putin pragmático y realista, rodeado por la elite. El Putin lunar tiene cerca al primer ministro de Rusia, Dimitri Medvedev, que es globalista, liberal, occidentalista; Hillaryista, no Trumpista. Pero veo un Putin más lunar en el interior. Afuera de Rusia defiendo al Putin solar, que me parece un ser único. Desde adentro, el paisaje es muy diferente.

Sugestiva respuesta. Primeramente estamos ante un DUGUIN que no trepida en hablar de DOS PUTIN, uno SOLAR y otro LUNAR. Es identificable esa forma de hablar con ciertas formas gnósticas, o que, por lo menos, recurren a la dualidad gnóstica, utilizada por una gnosis de perfil definido y muy en boga en los círculos relativamente bastante expuestos actualmente; la Kábbalah.

La supuesta dualidad Putinesca referida por Duguin, que no hace la menor mención del pasado de Putin, afiliado al Partido Comunista y miembro y Jefe del KGB. Acaso se trate de un pasado muy LUNAR de Putin; puede ser así en la particular visión de Alexander Duguin,que no parece defender a Putin “desde adentro”, como él mismo dice, ya que allí existe un paisaje muy diferente. Bastante críptico por cierto, pero permite suponer que el Putin de “entrecasa” resulta ser temible, inclusive hasta para Duguin.

La dualidad de Putin que intenta imponer Duguin pone a Putin casi como una víctima de los agentes de la Élite, como Dimitri Medvedev, que influiría negativamente en Putin llevándolo al campo LUNAR.

Por otro lado, Duguin presenta la falsa disyuntiva (dialéctica, por supuesto) que opera en el campo de la, por ahora, principal potencia mundial: HILLARISMO vs TRUMPISMO.

Es decir, no ve, o no quiere que se vea, que por encima de esas divisiones meramente coyunturales existe un poder operativo totalmente monolítico y consolidado que manipula ambos campos, supuestos rivales, con pragmático oportunismo.

Y la mejor demostración de eso es precisamente la “convivencia” de Putin y Medvedev, con pragmática alternancia de funciones entre ambos en la cumbre del poder ruso desde hace ya casi DOS DÉCADAS, ¿No advierte Duguin está notable cuestión?

Duguin jamás se refiere a la CUESTIÓN JUDÍA, clave en la historia de la Revolución, como ya hemos dicho. Y esto es grave. Porque no es posible que un hombre del bagaje intelectual de Duguin ignore los procesos históricos revolucionarios en los que el Judío ha dejado sus huellas digitales. En especial el soviético, que Duguin conoce perfectamente.


Argentina, Brasil y el papa Francisco
–¿Cómo ve a la Argentina en su contexto regional?
–Tengo la impresión de que en tiempos de Cristina Kirchner y de Dilma Rousseff, las dos naciones más importantes de Sudamérica y países llave de América latina, como son Argentina y Brasil, estuvieron mucho más a favor de la multipolaridad. Esta tendencia de hoy, con el cambio de los líderes de Argentina y de Brasil, puede ser una reacción globalista como fue el caso del cambio de (Jacques) Chirac y (Gerhard) Schroeder, dos europeístas casi antiamericanos y más cercanos a nosotros que (Nicolas) Sarkozy y (Angela) Merkel, que fueron mucho más proliberales y menos continentales. Aquí dos liberales como (Michel) Temer y (Mauricio) Macri han reemplazado a dos mujeres que estaban más a favor de la multipolaridad.

Utilizando la terminología que agrada a Duguin, podríamos decir que lo femenino se identifica con lo LUNAR y lo masculino con lo SOLAR, y no al revés. Nadie negará que las féminas que él menciona, ambas cabezas de BANDAS DE LADRONES Y CORRUPTOS, no merecen ser propuestas como ejemplos de nada. Por otro lado, es mentira que dichas “respetables señoras” (que reivindican la guerrilla y el foquismo marxista) sean una suerte de panacea antiliberal; ellas han tenido un DISCURSO POPULISTA y DEMAGÓGICAMENTE HALAGADOR PARA LAS MASAS POPULARES, pero han vivido y viven como lo que son en realidad: LIBERALES que procuran su propio enriquecimiento de características astronómicas, como es el caso de Cristina Fernández de Kirchner, a la cual la única “multipolaridad“ que le interesa está relacionada con las múltiples cajas de la economía Argentina susceptibles de ser saqueadas.

Duguin se siente cerca de personajes que han saqueado la Argentina… Y que por estos días reclaman por la libertad de unos supuestos “presos políticos” (en realidad, políticos presos), imputados por graves delitos; deshonestos, ladrones, prevaricadores. En fin. Y que además escriben su reclamo de “libertad” de la siguiente manera…


Este diputado (de mirada y visión política extraviada) y digno hijo de su padre (recordado por su debilidad por las cajas fuertes) y de su madre (apodada “La Jefa de la Banda”), y a su vez él también jefe de una orga subversiva denominada “La Cámpora”, sumado a los restantes miembros de su bloque, reclaman por ciertos “PRESXS POLITICXS”. ¿Sabe usted lector lo que esto significa? Esas X en lugar de las correspondientes vocales, son expresión identificadora de una posición ideológica ANTINATURAL propia de los que sostienen la llamada “Ideología de Género”, ariete destructivo si los hay. Alexander Duguin dícese cercano de estos elementos subversivos del Orden Natural.

La destrucción del idioma, la difusión de las ideologías de género que han inventado innumerables y antinaturales nuevas formas de “vivir la sexualidad” (además de escribir palabras raras)… ¿También forman parte de las ideas que defiende Alexander Duguin? No lo creo, en realidad; sin embargo Duguin “derrapa” en esto (como en muchas otras cosas) evidentemente en su búsqueda por generar consensos y seguidores de su “doctrina de la Cuarta Posición Política” y el mundo multipolar.

Un verdadero despropósito desde el punto de vista de la Cultura de los pueblos cristianos, de la verdadera Tradición, que en alguna parte Duguin manifiesta defender.

Michel Temer (presidente de Brasil) y Mauricio Macri, son liberales, obviamente, y tampoco son SOLARES; digámoslo de este modo para que Duguin consiga entendernos, si por un milagro llegara a leernos. Por lo que, entonces, son BIEN LUNARES todos; y REVOLUCIONARIOS e HIJOS DE SATANÁS.

No vayan a creer los vernáculos admiradores de Duguin, que Duguin sea más que un pragmático activista del rejunte de desorientados que ha dejado la situación post caída de paradigmas ideológicos, situación planificada y plasmada en hechos concretos por los que hacen política real, aunque mundialista y judaica; hoy vencedores finalmente y agentes del Leviatán o anticristo.

La MULTIPOLARIDAD no es tampoco la panacea que se pretende, ni ciertamente un enemigo de la UNIPOLARIDAD de la Élite judaizada y/o judía. Ambas cosas son y serán manipuladas por la misma Élite de manera alternativa. Pensar que esto no sea así es, en todo caso, una demostración de ingenuidad política.

–Como estudioso de las religiones, ¿qué opinión tiene de Francisco?
–El papa Francisco está considerado por mis amigos tradicionalistas católicos de Europa de una manera negativa, porque piensan que es un modernista que pierde los principios de la fe católica, los dogmas, y lo tildan de liberal. Pero hay una crítica diferente del papa Francisco, que también es extendida, y es la que lo ubica como peronista, justicialista, a favor de los pobres y los que menos tienenEsta crítica me hace estar a favor del papa Francisco, porque habla de estar al lado de los trabajadores, de los pobres y eso me gusta mucho más que estar a favor de los ricos, los capitalistas y los oligarcasYo creo que la religión debe ser el factor más importante del mundo multipolar, porque hace a la identidadYo he desarrollado la Cuarta Teoría Política y el sentido de ella es estar contra el liberalismo, pero no caer en el comunismo ni en el nacionalismo o fascismo; ser antiliberal, pero también anticomunista y antifascista. Esto significa estar contra la modernidad política, porque esa modernidad política es totalitarismo. Hay quienes pretenden calificar esta posición como criptocomunismo o criptofascismo y de esa manera producen fake news (noticias falsas). Quieren presentarme como algo que no soy. Yo soy el representante de la Cuarta Teoría Política, su mentor. Y si alguien quiere criticarla será bienvenido, porque toda la teoría científica está abierta a la crítica.

Aleksandr Dugin estuvo en la ciudad de Córdoba brindando una conferencia organizada por el Centro de Estudios Económicos y Sociales de la CGT, Dossier Geopolítico, la Fundación 20 de Noviembre y el Ateneo de Estudios Nacionales.

Quiero empezar por lo último. Un activo Duguin difundiendo sus ideas ha llegado a Argentina.

Estoy entre los que acusan a DUGUIN de cripto-comunista.
Pero lo acuso de algo mucho peor; lo acuso por REVOLUCIONARIO y por propagar ideas revolucionarias y proponer e intentar difundir ideas y un sistema ANTI-TRADICIONAL, bajo una pícara pátina confusa y equívoca.

Además, Duguin puede ser acusado de soslayar las cuestiones reales, ocultándolas de las aparentes, que son las que posibilitarían una práxis falsamente restauracionista, y en las cuales se hace fuerte Duguin.

Su oposición a la MODERNIDAD es tan sólo APARENTE. No pasa de ser un mero ENUNCIADO que jamás podría verse reflejado en cuestiones prácticas, ni mucho menos, si acaso llegara el momento de la puesta en acto y aplicación político-social de su declamada Cuarta Teoría Política; de ocurrir esto último, veríamos caer la máscara y el disfraz ANTI-MODERNIDAD, que daría lugar a una forma de opresión y manipulación social probablemente jamás vista. Tal vez encabezada por el temible Vladimir PUTIN, en su versión LUNAR, que el mismo Alexander Duguin admite conocer.

Su Cuarta Doctrina Política viene a suceder a otras visiones ordenadas a la REVOLUCIÓN. Y que por supuesto vienen a caballo de la marxista Dialéctica de la Historia, motor (según el marxismo) de todos los procesos sociales y políticos.

No se observa en Duguin ninguna crítica o contradicción cierta y clara respecto de la llamada “Lucha de Clases”. Tampoco hace mención de la evidente y muy actual marxistización de la cultura, o “marxismo cultural”; tampoco menciona a los nuevos sujetos sociales de la Revolución; o cuando lo hace, suele ser desvinculados de los principales generadores de la distorsión revolucionaria, a saber: EL JUDAÍSMO y la ÉLITE, y el MARXISMO en sus múltiples y camaleónicas adaptaciones.

Señala al Liberalismo, sí. Pero desvincula al Liberalismo de la fuerza que lo engendra y controla, y desconoce que el Marxismo es hijo del Liberalismo. Y que ambos sirven al mismo señor.

Por último…, la perla negra que le faltaba para adornar una torta que contiene unas cuantas gotas de veneno.

En efecto, Duguin se revela como un respetuoso defensor de la tarea de JORGE MARIO BERGOGLIO.

Es tan evidente que Bergoglio es un enemigo de la Verdad que hasta Duguin lo admite de modo más o menos confuso, pero eso no parece importarle demasiado; prefiere al Bergoglio DEMAGÓGICO, POLÍTICO, y PERONISTA… Si Duguin conociera lo que realmente se esconde en las zonas más profundas y oscuras de la lóbrega ciénaga que se identifica actualmente con el peronismo hodierno, no podría decir esto; a menos que…, A MENOS QUE LO SEPA Y QUIERA SOSTENERLO, como lo hace con Putin.

Bergoglio es amigo de los judíos, y judaizado él mismo; y esto no necesita ser probado, de tan explícito que es. Como tampoco necesita ser probado que Bergoglio defiende posicionamientos cercanos a las propuestas de la Ideología de Género, del Ambientalismo financiado por las Élites, de las propuestas mundialistas del magnate judío SOROS…, en fin, y de la destrucción de todo vestigio del pensamiento y costumbres tradicionales.

Pero, además, significa entonces que Duguin prescinde en realidad de la religión. Solamente le interesa de ella un cierto valor SOCIAL tal y como trasunta de sus mismas palabras.

Para él, la Religión (no especifica cuál Religión, suponemos que éso significa que habla de la suya propia) ocupara un lugar central en el mundo MULTIPOLAR que propone.

¿Acaso estamos defendiendo nosotros un mundo UNIPOLAR? ¡CLARO QUE NO!, pero no creemos que el mundo multipolar duguinista y putinista pueda llegar a tener diferentes amos que el mundo unipolar, ni tampoco que detrás de ambos haya otra cosa que el JUDÍO, por lo que asusta lo que pudiera haber en la “religión” (posiblemente bergogliana) del mundo multipolar duguinista.

Para finalizar, recomendamos una lectura reiterada del texto propuesto y además una reflexión final. Alexander Duguin no ofrece nada diferente de lo que propone un revolucionario común. Adhiere a la Historia Oficial Judía; tal es así que rechaza al Nacional Socialismo usando los mismos TIPS y TÓPICOS judaicos habituales. Por más malabares dialécticos que se intenten usar, esto último es palmariamente evidente.

Y para nosotros esto es definitivo. Sea que se entienda o no, el Nacional Socialismo fue la última y verdaderamente poderosa fuerza política consciente de la Cuestión Judía que tuvo capacidad operativa y militar como para revertir el Proceso de Judaización de los Pueblos, y en derredor de esa Alemania se conformó lo que ha sido denominado “La Fortaleza Católica Europea”, que luchó y sucumbió ante la mayor coalición militar de la historia; y que por eso precisamente fue destruida y no por ninguna otra razón.

Coincidentemente, el gobierno del IIIer. Reich destruyó el sistema Económico Financiero judío efectivamente, golpeando el corazón mismo de dicho sistema: EL INTERÉS DEL DINERO, o sea, EL CULTO IDOLÁTRICO A MAMMON.

Como ya hemos dicho en otras oportunidades, si alguien tiene deseos de debatir sobre esta cuestión, puede proponerlo por escrito.

De las cuestiones que hemos detallado respecto del Nacional Socialismo, de su líder y de la Alemania que construyó, como de tantísimas cosas importantes, Duguin nada dice. Al contrario resulta evidentísimo después de una lectura de sus escritos que da como válidas las versiones oficiales. Holocuento incluido.

Las razones que obligan a un completo rechazo respecto de Alexander Duguin, su pensamiento y militancia, son entonces evidentes.

Nota: Íbamos concluyendo este artículo cuando llegó noticia respecto del contenido del último COMENTARIO LESIÓN del obispo Williamson.

Sus afirmaciones vienen a justificar aun más este escrito y, al mismo tiempo, confirman nuestros temores expresados aquí.

Tal vez en algún próximo artículo diremos algo al respecto.




Nacionalismo Católico San Juan Bautista


6 comentarios:

  1. — Los hombres influyentes en el Concilio quisieron imponer, y lo lograron a veces, puntos
    de doctrina en abierta contradicción con los decretos magisteriales precedentes.
    Dado que las cabezas pensantes del Concilio estaban imbuidas de modernismo, el
    Concilio no podía ser la excepción. Había que poner los relojes en hora, y como era la hora
    del aggiornamento, se debía preguntar a los enemigos seculares de la Iglesia qué exigían de
    233
    ella. Para complacer a los rusos ortodoxos, súbditos de la KGB, el Concilio se negó a
    condenar explícitamente el comunismo ateo. El mismo Concilio acogió los desiderata de los
    masones judíos de la B’nai B’rith en orden a exonerar a los judíos de toda responsabilidad en
    la Pasión de Cristo. Igualmente se dio satisfacción a las siete exigencias fundamentales de
    los protestantes sobre la libertad religiosa por medio de la declaración conciliar Dignitatis
    humanæ. Por las mismas razones ecuménicas se le negó a Nuestra Señora el título de
    Mediadora de todas las gracias.
    http://www.catolicosalerta.com.ar/libros/modernismo.pdf

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sarah Connor24/1/18 18:28

      No todas las cabezas pensantes eran modernistas. También fue monseñor Lefebvre.

      Eliminar
    2. Que ganas de replicar sin ton ni son sara idiota. Todo para llevar la contra y no dar el brazo a torcer porque entonces tendrían que reconocer que sus putos ídolitos de madera estilo puto wxtila fueron UNOS TRAIDORES DE MIERDA.

      Eliminar
  2. Creo que es incorrecto decir Rusia comunista, puesto que en la sigla URSS no se menciona la palabra Rusia.Cuando el sionismo disfrazado de liberal en EEUU o de soviet en Rusia entra en un lugar deja tierra arrasada, incluídas las palabras o conceptos.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8/2/18 16:46

    No estoy de acuerdo con el nacional socialismo. HITLER no era catolico..Ahora falta que nieguen la historia de San maximizando Kobe. Se están olvidando que el nazismo fue ideado para obligar la expulsión de los judíos en Europa y obligarlos a retornar a Israel. Cosa que la mayoría de ellos no deseaban regresar. Teodoro Herzt (creo que se escribe así ) fue el iniciador de toda esta causa y Hitler colabora con ello. No me interesan los números extrambolicos que critican de la cantidad de muertos o del modo en que murieron.preguntense esto: es la guerra un castigo de Dios? Hubo muertos? Hubo católicos muertos en Alemania? Hubo campos de concentración en Alemania? Quien niegue estas preguntas No es católico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aristóteles no era católico y Santo Tomás usó lo bueno que se encontraba en su filosofía.
      No entiendo que tiene que ver la historia del gran San Maximiliano Kolbe que denunciaba a la masonería y a la judería cuando podía con el tema de fondo. Señale un aspecto preciso según su conocimiento al respecto.
      Debería conocer un poco la historia de Alemania con el tratado de Versalles y el boicot judio mundial a los productos alemanes así como el libro "Alemania debe morir" para entender que no existió ninguna colaboración de Hitler con Herzl sino una reacción ante las atrocidades judaicas contra una nación que los albergó y a la que le pagaron como hicieron siempre con sus anfitriones en la historia.
      Respecto a los números de judíos "asesinados, hechos jabones o lámparas" y toda clase de mentiras, es importante porque no es lo mismo la verdad que la mentira.
      Respecto a la pregunta de si la guerra es un castigo de Dios, lea el Antiguo Testamento. Hay guerras queridas y bendecidas por Dios. Las Cruzadas fueron bendecidas, apoyadas y financiadas por los Papas y evitaron la Islamización de Europa.
      Católicos y de todas la religiones murieron en Alemania lo que es lógico en una guerra de esas proporciones.
      Campos de "trabajo" o de concentración como prefiere decir, hubieron no sólo en Alemania sino en Estado Unidos, en Rusia, y en otros países aliados sin que se hagan mención a los mismo como se habla de los campos de trabajo (y no de exterminio) de Alemania.
      Las preguntas no se niegan, se responden, pero el tema en su caso es el juicio temerario de considerar que el que responde de una forma diferente a la que usted cree, no sería católico. Yo no creo que usted no lo sea, sino que desconoce la historia, o conoce sólo la oficial.
      SI tiene dudas, además de lo ampliamente documentado en este portal, no tendría problemas en la medida que el tiempo me lo permita, en responder.
      Saludos en Cristo y María

      Eliminar