San Juan Bautista

San Juan Bautista

miércoles, 20 de junio de 2018

La leyenda de la mentira y la verdad - Anónimo




Cuenta la leyenda… que un día Doña Verdad y Doña Mentira se cruzaron…


Buen día Doña Verdad…


Buen día Doña Mentira…


Hermoso día, dijo Doña Mentira…


Y entonces Doña Verdad se asomó para ver si era cierto… y lo era…


Aun más hermoso está el lago, dijo Doña Mentira… y la Verdad miró hacia el lago y vio que la mentira decía la Verdad… y asintió…


Corrió la mentira hacia el agua y dijo:


El agua está aún más hermosa… nademos…


La verdad tocó el agua… con los dedos… entonces confió en la mentira…


Se sacaron las ropas y nadaron tranquilas…


Un rato después salió Doña Mentira y se vistió con la ropa de Doña Verdad… y se fue…


La Verdad incapaz de vestirse con la ropa de la Mentira… comenzó a caminar sin ropa… y todos se horrorizaban al verla…


Es así… como aun hoy la gente prefiere aceptar a la mentira disfrazada… y no a la Verdad desnuda…



Anonimo



Nacionalismo Católico San Juan Bautista


2 comentarios:

  1. Por un error en el gestor de la página, se borraron los 50 últimos comentarios. Pedimos disculpas e invitamos a quienes quisieran volver a publicarlos, a hacerlo.
    Saludos en Cristo y María.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo1/7/18 03:59

    Alberto Ramón Althaus
    10 enero, 2018 a las 9:44 pm
    Aquí se lee el empecinamiento. Estas son las palabras de Ratzinger:
    Los misioneros del siglo XVI estaban convencidos de que la persona no bautizada se perdía para siempre. Después del Concilio [Vaticano II], esta convicción fue definitivamente abandonada. El resultado fue una profunda crisis de dos caras. Sin esta atención a la salvación, la fe pierde su fundamento.
    También habla de una “profunda evolución del dogma” con respecto al dogma de que no hay salvación fuera de la Iglesia. Este supuesto cambio del dogma ha llevado, a los ojos del Papa emérito, a una pérdida del fervor misionero en la Iglesia – ” se eliminó cualquier motivación para un compromiso misionero futuro”.
    El papa Benedicto hace la pregunta penetrante que surgió después de este cambio palpable de la actitud de la Iglesia: “¿Para qué tratar de convencer a la gente a aceptar la fe cristiana cuando se pueden salvar incluso sin ella?”

    RESPONDER
    Alberto Ramón Althaus
    10 enero, 2018 a las 9:05 pm
    Hay ciertas imperfecciones y, sin duda, pecados graves en el pensamiento de Ratzinger: 1) los encuentros de Asís y el falso ecumenismo que desemboca en el dios que se manifiesta en todas las religiones bajo la forma de un poliedro y que contradice el primer mandamiento de Dios y las enseñanzas de Israel de que sólo existe un Dios celoso que no admite la idolatría y la prostitución religiosa, 2) la ausencia en el texto que se transcribe de la palabra “catolicismo” que parece que le molesta y que pretende reemplazarla por la palabra “cristianismo” y que no son lo mismo, el cristianismo es visto como teniendo una función cultural no la cultura en función de Dios Fin último sino Dios en función de la cultura (una inversión) no aparece la necesidad de la evangelización para la salvación de los hombres y no aparece la necesidad del sacrificio de Cristo en la Cruz para la salvación de los hombres, esto de acuerdo a las últimas explicaciones de Ratzinger sobre los motivos o razones del sacrificio de Cristo en la Cruz, 3) se ha plegado a la obediencia y a la no defensa del matrimonio católico o tradicional negándose a hacer comentarios y no defendiendo el Evangelio y las palabras de Cristo, 4) ha realizado un acto de rebelión y revolucionario al crear la figura falsa del papa emérito y al apoyar el elogio de la renuncia y dejar a los católicos en las garras del que ocupa el sitio del pontífice, 5) ha inventado la hermenéutica de la continuidad para hacer caer en los errores que se cometieron en el CVII en distintos documentos profundizando esos errores, permitiendo que no se corrijan y generando la crisis moral y doctrina actual de manos del que lo siguió, 6) un largo etc. Por último, esta discusión no aporta ninguna solución a la crisis actual y desvía del problema principal que tiene un nombre.https://infovaticana.com/blogs/sandro-magister/ratzinger-no-heretico-la-palabra-la-defensa/

    ResponderEliminar