San Juan Bautista

San Juan Bautista

viernes, 22 de noviembre de 2019

Otro Obispo sin vergüenza - Antonio Caponnetto



OTRO OBISPO SIN VERGÜENZA

Por Antonio Caponnetto


Por una publicación digital llamada “Unidiversidad”[1], órgano de deposición de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional de Cuyo, nos enteramos que el pasado 20 de noviembre se llevó a cabo un ciclo titulado “La Universidad en diálogo”. Los asistentes a la bacanal pseudoacadémica, según se nos informa, “reflexionaron sobre los distintos puentes para la deconstrucción”, “bajo el eje Nuevo Acuerdo Social: momento para deconstruirnos”.

Fueron convocantes y partícipes del pandemonium una serie de personajillos repugnantes, salidos de las sentinas políticas, docentes, periodísticas o simplemente mundanas, entre los cuales cabe mencionar al  amasijo glandular Mario Vargas, representante de “la comunidad LGBTIQ+”, que es el eufemismo con que ahora se designa a los degenerados y sexópatas. Feministas y aborteras, por cierto, fueron también de la partida. Y una figura estelar, llamada a compartir la mesa en paridad de condiciones, a contemporizar con los contertulios y a convalidar la legitimidad del inclusivo, homologante y consensuado aquelarre:el obispo Eduardo María Taussig.

No hace falta haber leído a Jacques Derrida para estar avisados de la malignidad del deconstructivismo, y de esta nueva vuelta de tuerca que ahora nos propone: terminar de destruirlo todo para implantar la tiranía del constructivismo radical. Nada queda en la naturaleza ni en la realidad ni en el ser de las cosas vivientes que merezca ser respetado en su substancialidad. La consigna trágica de esta hora ominosa es destruir lo natural lo creatural y real sustituyéndolo por el delirio subjetivista de la autopercepción. Es imposible no calificar a esta postura de diabólica, en el sentido más estricto de la palabra; puesto que, en definitiva, es la reedición infernal del “non serviam” que vuelve por sus fueros.

Tal fue la línea ideológica explícitamente sostenida en la saturnal cuyana. Con el agravante de que Taussig fue directamente interpelado por el el precitado bujarrón Vargas, quien sostuvo muy suelto de cuerpo (que en este caso no es figura retórica) la siguiente ventosidad: “Nosotres hemos sido, durante varios siglos, pecado para la Iglesia, enfermedad para la ciencia y delito para el Estado”.

A su turno, según nos sigue informando “Unidiversidad”,Taussig –lejos de dar un portazo viril y partir de un homérico mamporro el festín de los corruptos- desplegó civilizadamente su habitual dialéctica zalamera y servil para con Bergoglio, “destacando que ha logrado desconfigurar la imagen del pontificado, al rechazar lujos que eran exclusivos para él”. Agregando además que “por lo sucedido en el Amazonas, Francisco llama a un cuidado especial del pulmón del planeta, buscando una conversión ecológica. Él agregará al catecismo un pecado nuevo: el pecado contra la ecología”.

Ya nos parecía que eran habladurías aquello de que Bergoglio no andaba bien rumbeado, reemplazando la Iglesia Católica, Apostólica y Romana por el conventículo pachamámico e idólatra, del que él se habría querido convertir en su cabeza visible. Ya nos parecía que eran exageraciones las sospechas de que el huésped de Santa Marta ha trocado el Credo por la Carta de la Tierra, la Revelación por la Revolución y la Casa de Dios por la Unidad Básica. Ahora, en cambio, gracias al lenguaraz contertulio de los sodomitas y pañuelos verdes, con sede en el obispado sanrafaelino, sabemos que esto tiene otro nombre: se llama desconfiguración o deconstrucción del pontificado. ¡Qué alivio!

Avísenle a los feligreses, cuanto antes, por favor. Porque la gente es mala y sospecha, ¿vio?. Y si advierten que en Roma hay un señor de sotana blanca que no deja de ultrajar la Fe, cada día, con una tenacidad propia de su más rabioso enemigo, es posible que, para inteligir cuanto ocurre, no acudan a las enseñanzas de Peter Eisenman y otros deconstructores, sino a las más inquietantes del Apocalipsis.

¡Pobre Taussig! Tan porteñito con ínfulas doctorales, tan autocandidateado a príncipe magno, tan convencido de su expertez eclesial, tan pavo real de sus dotes intelectuales, devenido en un matón de barrio, en un clericalista comarcal perseguidor de curas fieles y de laicos leales, en un canijo domine de aldea, en un tiranuelo comarcal de sus súbditos, en un paje obsecuente de un capataz que ni lo mira, en un Narciso al que no cantará Valery sino alguna bojiganga clandestina.
¡Pobre Taussig! No fue su sino la tabla redonda de Arturo, sino acabar contertulio de una mesa de estultos e invertidos. Ni fue su verba para encomiar la sapiencia irrefragable de la Mater et Magistra, semper idem, sino para hacerse eco de la reciente y descabellada memez bergólfica del pecado ecológico.

¡Pobre Taussig! Ahí anda como alma en pena, tratando de justificar y de justificarse ante sí mismo por este paso escandaloso que ha dado, diciendo lo mucho que disintió con sus acompañantes. No era muy difícil conocer el Salmo I:”bienaventurado el varón que no anduvo en la asamblea de los impíos, ni en la reunión de los burladores se ha sentado, ni estuvo en el camino de los pecadores”. No; no era muy difícil conocerlo; pero cumplirlo heroicamente exige la tenencia de unos ciertos atributos, que suelen serle esquivos a los pastores.

¡Pobre Taussig! Como diría el Padre Amelio Luis Calori, precursor de la pastoral de los reos y turfistas: creyó que estaba para correr el Carlos Pellegrini, pero lo largaron en cuadreras. Y ni siquiera tiene el caballo del comisario, porque ahora lo montan los trans, ya que según dijera Platón: lo semejante busca lo semejante.

¡Pobre Taussig! Nuestro Señor y Su Santa Madre gimen por los aborrecibles pecados contra el Espíritu cuyos promotores y ejecutores son muchos de aquellos que deberían señalar su castigo, empezando por las Altas Jerarquías. Pero para él y sus pares episcopales,en comunión con Francisco, el drama que nos subsume es que no se recicle la basura o que una mano arboricida tumbe un tronco en una selva tribal.


¡Pobre Taussig! No ha entendido aún aquel consejo de Martín Fierro a sus hijos:

“Muchas cosas pierde el hombre
que a veces las vuelve a hallar,
pero les debo enseñar
y es bueno que lo recuerden:
Si la vergüenza se pierde
jamás se vuelve a encontrar”. 



9 comentarios:

  1. Busquémosle ahora lo estraño cuando dada la apocatástasis es lo único a esperar. Si la justicia se disuelve finalmente en la injusticia de un perdón incondicional por medio del cual cualquiera puede hacer de su vida bofetadas a Dios sin límite, negar la existencia misma de Dios resulta tan lógico como trivial. ¿QUÉ DIOS SERÍA ESE?

    Pero el error de Amerio tiene EL PROBLEMA de una raiz muy difundida: la de una religión que para descartar sus dogmas tuvo que descartar primero sus profecías. Romano Amerio era un ciego más, porque sin La Salette culminando una serie de profecías NO HAY CATECISMO QUE VALGA. . .

    Ni teólogo dotado de razón que no se diluya en lo intrascendente. En la apocatástasis. En el vicio intelectual del infeliz de Juan Pablo II expuesto de manera exhaustiva por el P. Johannes Dörmann en tres volúmenes dedicados a tres de sus encíclicas.

    Lo que demuestra la pseudo teología modernista es una urgencia evasiva al castigo. La pseudo teología modernista es una teología evasiva, y por ese solo hecho anticristiana. La esencia de la fe está fundada en la Cruz; Cruz que no fue evadida; Cruz implacable tormento de todo un Dios que predicó como incentivo la Gloria eterna o el Infierno eterno, padeciendo un tormento tal como para compararlo con el Infierno para salvarnos del Infierno. Ante tal argumento la apocatástasis es triplemente blasfema.

    Recordando que el bautismo no es menos sacramental cunado es de sangre o de deseo, lo que pone a flote el destino de miles de millones que no han recibido el Evangelio; pasemos a recordar que se te puede perdonar lo que haces, pero no se te puede perdonar lo que eres. Si eliges NO SER imagen de Cristo sino su antítesis: homosexual, homicida, abortista, lujurioso, ladrón, falsario, etc.; tu destino irrevocable e implacablemente eterno es el Infierno.

    Es cierto que la mente humana retrocede horrorizada ante un tormento sin fin. Pero también es cierto que, equilbrada con la gloria eterna, sirvió para edificar la civilización; como que el hombre que no teme a Dios ya lo hizo igual a él, y hasta menos que él. El Santo temor de Dios es uno de los siete dones del Espíritu Santo. Y este don es el que más ataques viene sufriendo de los modernistas.

    El Infierno es parte medular del Mensaje de Fátima COMO LO ES DEL EVANGELIO.

    ¡ QUIEN COMO DIOS !

    ResponderEliminar
  2. APLAUDO DE PIE

    ResponderEliminar
  3. APLAUDO DE PIE ANONIMAMENTE PORQUE YA SABEN LO VENGATIVO QUE ES TAUSSIG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. NO LE TENGA MIEDO A TAUSSIG, HAGALE PITO CATALAN.

      Eliminar
  4. Gracias nuevamente Antonio por ser nuestro ejemplo a seguir. Y no ser como este obispo, traidor a Cristo y a su Iglesia. Es lamentablemente que la casi totalidad de los obispos argentinos sean traidor a Cristo y a su Iglesia. Al igual que el actual obispo de Roma.

    ResponderEliminar
  5. Puta madre...!

    ResponderEliminar
  6. Hay derecho en la sociedad para propagar libre y prudentemente lo verdadero y lo honesto para que se extienda al mayor número posible su beneficio, pero en cuanto a las opiniones falsas, pestilencia, la más mortífera del entendimiento, y en cuanto a los vicios que corrompen el alma y las costumbres ES JUSTO QUE LA PÚBLICA AUTORIDAD LOS COHIBA CON DILIGENCIA PARA QUE NO VAYAN CUNDIENDO INSENSIBLEMENTE EN DAÑO DE LA MISMA SOCIEDAD

    Y LAS MALDADES DE LOS INGENIOS LICENCIOSOS QUE REDUNDAN EN OPRESIÓN DE LA MULTITUD IGNORANTE NO HAN DE SER MENOS REPRIMIDAS POR LA AUTORIDAD DE LAS LEYES QUE CUALQUIERA INJUSTICIA COMETIDA POR FUERZA CONTRA LOS DÉBILES...

    OCULTA ASÍ LA VERDAD EN LAS TINIEBLAS, CASI SIN SENTIRSE, FÁCILMENTE SE ENSEÑOREARÁ DE LAS OPINIONES HUMANAS EL ERROR PERNICIOSO Y MÚLTIPLE....

    .
    León XIII.

    ResponderEliminar
  7. Mons Taussig cumple órdenes del Obispo de Roma y este es Vicario de Cristo.

    ResponderEliminar