San Juan Bautista

San Juan Bautista

miércoles, 15 de abril de 2020

El miedo y rechazo al regreso de Cristo (Repost) - Augusto TorchSon


Imagen tomada de Radio Cristiandad

Cada vez es más frecuente encontrar en el ambiente católico conservador y hasta tradicionalista, un rechazo rotundo y una inocultable molestia al considerar como posible la cercanía de la Parusía. El padre Leonardo Castellani decía que creer que Cristo regresaría en miles de años, es lo mismo que considerar que no regresará nunca. Y así empeñó una gran cantidad de su producción literaria a demostrar cómo los tiempos que se viven pueden adecuarse perfectamente a las previsiones divinas para el retorno de Nuestro Señor.


Si los católicos conservadores, es decir, los que defienden el “status quo” de la falsa iglesia hoy gobernante, se lamentan del mundo actual al que equiparan con una nueva Sodoma y Gomorra; y los católicos tradicionalistas que reniegan de la apostasía reinante en toda la jerarquía eclesiástica actual, pero coinciden en la última consideración; entonces ¿por qué rechazar con tanta vehemencia la cercanía del Regreso glorioso de Nuestro Señor Jesucristo, único remedio al humanamente invencible Nuevo Orden Mundial hoy reinante?

Si la esperanza máxima y repetida por los católicos en cada Padrenuestro es la Venida a nosotros del Reino, ¿por qué seguir anhelando esperanzas puramente mundanas y contingentes, y no la trascendente por excelencia?

Muchas veces repetimos en ésta página el sinsentido de considerar que Dios al tener el poder, va necesariamente a suscitar guerreros o apóstoles que venzan el actual poderío de los medios publicitarios, políticos y represivos de la elite judeomasónica que domina a todos los gobiernos del mundo, ya que esto implicaría una intervención Divina que tuerza las corrompidas voluntades de casi toda la humanidad, haciendo del milagro una situación de regla y no de excepción; y de ser así, volcada la humanidad por coacción divina hacia el Creador, y no por la voluntad libre; ¿Cómo no considerar que a lo que se está aspirando es un verdadero paraíso terreno?

He ahí la más absoluta de las victorias judaicas en la mentalidad católica. La búsqueda de la cristalización de las promesas mesiánicas solamente en lo material y en el orden temporal.

El judaísmo no aspira a un sentido trascendente de la vida sino a esa victoria temporal y material sobre sus enemigos, que de hecho por el poder de la usura están consiguiendo. Quieren ese paraíso terreno en el cual los “goyims” (no judíos o ganado según ellos) sean sus esclavos, y esto lo esperan confiando en su código sagrado, el Talmud. Pero promueven el sentido materialista de la vida a esos mismos “no judíos” a fin de atarlos a bienes de los cuales ellos son dueños y así poder subyugarlos.

El Islam por su parte, considerado justamente como “espada de Israel”, fue adoctrinado para buscar en el Paraíso, goces puramente mundanos, como el goce sexual de vírgenes que después de ser “usadas” regresan a esa condición anterior para mayor placer del beneficiado por Allāh, y así son capaces de los más terribles crímenes en la búsqueda de tal recompensa supuestamente “divina”.

Volviendo a la cuestión parusíaca, se aduce para confrontarnos que sólo el Padre sabe el día y la hora del regreso de Cristo, y se nos acusa de pretender profetizar el momento preciso, cosa que nunca hicimos. Sin embargo, dicho argumento puede ser usado perfectamente para quienes lo esgrimen, ya que ellos tampoco pueden asegurar que faltan miles de años o muchísimas generaciones para ese liberador acontecimiento, y si decidimos estar preparados, y esto sucede en miles de años, de cualquier manera nos veríamos beneficiados, al contrario de lo que podría suceder a los incautos que se relajan ante un tan probable panorama esjatológico.

Castellani, para aclarar la situación, enseñaba que las profecías contenidas en la Revelación Pública no podían ser tan oscuras hasta llegar al punto de ser indescifrables; porque, en dicho caso, no habría ninguna necesitad de que estuvieran en las Sagradas Escrituras; y de darse dicha situación, solo podrían considerarse estas profecías como una humorada de Dios que estaría transmitiendo a los hombres lo humanamente indescifrable.

Pero supongamos que éste mundo puede seguir evolucionando técnica y “espiritualmente” como supuestamente lo hace hasta éste momento, según nos dicen los optimistas, ¿qué podríamos esperar para dentro de 50 años? Teniendo en cuenta el actual grado de perversión de las sociedades, el progreso de la ciencia para ofrecer mayores posibilidades de extremar el hedonismo, el nihilismo, ¿cómo podemos pensar que pueda existir la gracia en donde la pornografía sea mostrada en las escuelas públicas a los niños? Tengamos en cuenta que hoy ya se enseña como parte de lo que se denomina eufemísticamente “derecho sexual de los niños” y “educación en ideología de género”, y está actualmente en progreso en las curriculas escolares promovidas en el mundo entero por la UNESCO; pero imaginemos esa evolución en 50 años. Si hoy en todas las tapas de los diarios “conservadores” encontramos a mujeres (y sodomitas) mostrándose impúdicamente, o contando cual prostitutas, sus más vergonzosas intimidades, ¿qué podríamos esperar que suceda en ese sentido en 10 lustros? Eso por no hablar de la TV. Si hoy se anuncia la construcción de muñecas (o muñecos) sexuales, con una similitud increíble con una persona real, ¿qué podríamos esperar cuando la ciencia siga avanzando en ese sentido? Si hoy se considera un “gran avance científico” a las técnicas de fertilización artificiales en las cuales se descartan la mayoría de los embriones utilizados, o se los mantienen congelados por tiempo indeterminado, ¿cómo creer que las prácticas multiabortivas pueden generar una sociedad más justa y sana?

Probado está, que la ciencia hoy ayuda al hombre en sus posibilidades a pecar más fuertemente, por lo que en ese pretendido “avance espiritual”, que hoy se predica especialmente en la neo-iglesia bajo forma de tolerancia misericordiosa, la dirección a seguir por el neocatolicismo debe dirigirse necesariamente hacia el protestantismo de Lutero, ya que de ese modo se podría seguir el consejo del monje maldito al decir: “Peca fuerte, pero ten fe más fuerte todavía”. De esa forma se puede conciliar el considerarse una persona “católica” manteniendo la conciencia tranquila. Y es así que hoy como resultado tenemos, como proféticamente lo predijo Castellani, al cristianismo sin Cristo de la época del Anticristo. Cristianismo filantrópico antes que espiritual, antropocéntrico antes que Cristocéntrico.

El tema es que, si realmente creemos en el dogma fundamental de “Extra Ecclesiam nulla salus” (fuera de la Iglesia no hay salvación), y sabemos que el catolicismo está en franco e irreversible retroceso, especialmente en los países que se consideran a sí mismos civilizados y del “primer mundo” (ejemplo son los países nórdicos que tienen un grado casi absoluto de ateísmo), si es que de la cada vez más escasa cantidad de católicos se cuentan como practicantes a una cantidad muy inferior al 20%, y de ese porcentaje sabemos que quienes acuden a Misa dominical, no consideran como pecados mortales la contracepción, las relaciones sexuales fuera del matrimonio, la masturbación, la homosexualidad, el aborto, y un largo etcétera de cuestiones que quedan libradas a la consideración subjetiva del “fiel” o las torcidas enseñanzas del párroco, el obispo, cardenales y hasta del “Papa”; y si es cuestionado el mismo dogma antes mencionado, ya que el Concilio Vaticano II lo hizo ambiguo para estirarlo o interpretarlo “inclusivamente” para dejar atrás la supuesta “rigidez preconciliar” ¿Cuántos entonces estarían en condiciones de salvarse? Conviene repasar el trabajo de San Leonardo de Porto Mauricio: “El pequeño número de los que se salvan”, donde, como el título lo indica, es ínfima la cantidad de “católicos” que se salvan, y eso teniendo en cuenta que este santo realizó dicha prédica en el siglo XVII, donde no sólo la corrupción moral era inmensamente menor, y todavía existía la Cristiandad, sino que además se conservaba, a diferencia de hoy, el orden natural en las sociedades.

Como sostuvimos, las hodiernas sociedades están descompuestas por lo mismo que siguen buscando en mayor medida “libertades”, “derechos”, pero sin las correlativas obligaciones y límites en su ejercicio. Y esto solo se consigue con la democracia, satánico régimen por el que abogaron hasta los Papas del preconcilio, sin entender (queremos creer) que la misma implica la radical negación de la existencia de un Dios que al ser Creador también es Legislador; ya que en dicho régimen, son los hombres quienes deciden lo que es bueno y lo que es malo por la fuerza del número, más no de la verdad misma, o sea, por mayoría de votos; reeditando el atroz pecado de Adán y Eva de querer ser como dioses. Y hoy el mundo democrático podría expresar como lo hizo el personaje de la obra de Gustave Thibon que pretendía la inmortalidad terrena del hombre: “El Dios del Génesis sabía lo que hacía al prohibirle al hombre probar del fruto del conocimiento, para así impedirle ser señor del cosmos”.

Entonces, si tenemos el convencimiento de que lo que realmente importa en la vida de cualquier persona es salvarse, y esta situación resulta indiferente a la inmensa mayoría de la humanidad; para los pocos creyentes que tienen que vivir oprimidos por esta dictadura de la búsqueda interminable de los goces sensuales, que es hasta coactivamente impuesta por los estados como promoción de “derechos humanos”, ¿cómo no considerar como liberadora a la Parusía? ¿Cómo no anhelar el retorno en majestad y gloria de Nuestro Señor para rescatar a nuestros hijos del ambiente tan perverso en el que les toca crecer?

La respuesta parece ser, que el miedo a los dolores de parto que son previos al mayor y más maravilloso acontecimiento de la Historia después de la Encarnación del Verbo, esto es, su regreso, es mucho más grande que su anhelo a la restauración definitiva del Reino de Dios. Esto tiene que ver específicamente con el miedo al sufrimiento y a realizar grandes sacrificios, aunque sea en pos de un bien mayor. Ese miedo parece ser incluso mayor que el simple temor a la muerte, ya que el evitar el sufrimiento lleva a los hombres a cometer todo tipo de atrocidades, incluso en la hora de la muerte misma.

Pero lo cierto es que así como la Biblia tiene un Génesis que marca el inicio de la Historia, tiene un Apocalipsis que marca el fin, por mucho que lo rechace el “catolicismo” moderno. Y el mundo es finito; así como tuvo principio, tendrá un final. Y a pesar que muchos vean esto como una terrorífica noticia o posibilidad, en el contexto que antes mencionamos, nosotros la consideramos como liberadora, como el fin de la esclavitud del pecado, del peligro constante de la condenación para quienes perseveran no sin cierto temor, en un mundo hasta jurídicamente hostil a la práctica de la fe.

Si las advertencias de la Virgen en Fátima, en su primeras apariciones, solicitaba esencialmente la conversión de la humanidad para evitar una guerra peor que la que acababa de finalizar, cosa que de hecho no sucedió y las consecuencias fueron las predichas por Nuestra Madre Celestial; resulta ridículo creer lo que el Vaticano reveló en el año 2000 al sostener que el tercer secreto se refería al extraño atentado a Juan Pablo II, y que la Virgen había aceptado las consagraciones hechas a su Inmaculado Corazón, aunque las condiciones puestas por Ella misma no tienen nada que ver con lo que se hizo. Además de que esta situación no coincide para nada con la visión del obispo vestido de blanco muerto en medio de muchos sacerdotes asesinados (según la previsión de la Virgen); e incluso consideramos esa cuestión como absolutamente secundaria en cuanto al requerimiento principal realizado por la Santísima Virgen María: “la conversión de la humanidad”.

Y por más que se quiera contextualizar, justificar, atenuar lo dicho por el Cardenal Ratzinger, lo corroborado por Juan Pablo II o lo escrito por el cardenal Sodano, lo cierto es que la interpretación vaticana del tercer mensaje, resultó una inmensa mentira. No se puede sostener racionalmente que el mundo actual (o el del año 2000), en el cual es legal la sodomía, el adulterio, la pornografía, el genocidio de niños por nacer, y por sobre todas las cosas, el rechazo a la fe católica, única y verdadera; sea un mundo “convertido”.

En definitiva, quienes realmente se esfuerzan por vivir como buenos católicos, no deberían preocuparse ante la posibilidad de un pronto retorno de Cristo, sino todo lo contrario. La Parusía debe esperarse como consuelo ante las espantosas tribulaciones que nos tocan, y si es que no estamos turbados por los tiempos que vivimos, por la pasión de la Iglesia ante la descomunal apostasía; es que algo anda mal en nosotros. Y realmente debe considerársela como una buena noticia desde que Cristo fue quien dijo: “Más cuando estas cosas comiencen a ocurrir, erguíos y levantad la cabeza, porque vuestra redención se acerca” (Lc. 21: 28).

Si solo Dios basta, significa que todo lo demás sobra, es contingente o tiene una importancia relativa o acotada a las circunstancias y representan un simple medio; y si Cristo vuelve y estamos en las condiciones debidas, ya no tenemos que esperar nada más porque no vamos a necesitar nada más. Por eso, si creemos que, “donde está tu tesoro, está tu corazón” (Mt. 6: 19-23), debemos dejar de amontonar tesoros donde hay polilla y herrumbre que corroe, y de poner nuestra confianza en la ciencia, la técnica, o la buena voluntad de los hombres, para ponerla completa y absolutamente en nuestro Creador. Si estamos viviendo los últimos tiempos en sentido estricto (y así lo esperamos), la única previsión que nos debería preocupar sería (como también decía Castellani) es que Dios nos agarre confesados.


Augusto Espíndola



Nacionalismo Católico San Juan Bautista


17 comentarios:

  1. Somos siervos. Qué importancia puede tener la gloria y la fama de un servidor. Somos servidores cumpliendo con la tarea que nos encomendó nuestro Señor. Suya es la fama, el honor y la gloria, por los siglos de los siglos.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. El Señor es eterno y debe tener mucha gloria, que nos deje un poco a nosotros.

      Borrar
  2. Estimado amigo:
    Realmente decepcionante es aquella parte de su entrada en la cual Ud. afirma -me parece que sin ningún soporte escriturístico- que serán muy pocos los que se salven. La cita de la "puerta estrecha" no sirve (digo abriendo un imaginario paraguas) visto que una puerta de por sí no concluye nada sobre la magnitud de la cantidad de quienes podrían pasar por ella, ni acerca de la capacidad de lo que haya detrás. Una segunda razón, más poderosa, es la que da el propio Castellani: El Plan de Dios no puede fracasar.
    Si se salvan pocos, Dios, que anunció su voluntad salvífica universal: «Dios quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad» (1 Tim 2,4) se habría equivocado o no tendría poder suficiente para cumplir acabadamente su propósito, lo cual es insensato. Por último (al menos aquí) está el valor eterno y universal de la Pasión Redentora de N. S. Jesucristo que, de ser como Ud. afirma, se vería malograda por la acción del demonio, más eficaz a la hora de obtener condenas que la Pasión de N.S., que no las habría alcanzado...
    Hay una obra magnífica sobre esto de fray Antonio Royo Marín, de la cual hay una prieta síntesis aquí: http://info-caotica.blogspot.com/2013/08/royo-marin-se-salvan-todos.html
    La obra se llama "¿Se salvan todos?" y es de fines de los '80. Las razones y explicaciones del dominico son impecables y, desarrollando lo que en Castellani fuera intuición certera e innegable, afirma que la inmensa mayoría se salvará.
    Pues esto es lo que quería comentar: Que San Leonardo de PM será todo lo santo que se quiera, pero en esto, me parece que hablaba para su tiempo, que ni remotamente era más cristiano que el nuestro. En el siglo XVII el Islam señoreaba más de medio mundo conocido; América todavía no era completamente católica; de África, ni hablemos. El Renacimiento primero y la revolución iluminista y la masonería habían comenzado su obra maléfica muchísimo más pestífera que lo presente. No digo que no estaban bastante mejor, sobre todo por que los males de antaño no eran universales como lo son ahora. Pero había muchos males y los que viera San Leonardo en su tiempo es probable fueran de parecida impresión a la que nos causa los que vemos nosotros ahora.
    En cuanto al hombre moderno, no olvide lo que decía de él Pío XII: La ignorancia es el octavo sacramento.
    La ignorancia redime hasta cierto punto de la culpa, como afirman los moralistas.
    Pues esto es todo, estimado amigo.
    LbC

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Estimado hermano,me parece que tiene usted una mirada democrática de Dios y de su triunfo. Importa la cuestión cuantitativa y no la cualitativa. Recomiendo que lea a San Leonardo de Porto Mauricio al que referencio.
      Seguir su lógica implicaría que no solo lo de la puerta estrecha, y lo de "muchos son los llamados y pocos los escogidos" sean amenazas a modo de sadismo de parte de Dios para que lo busquen por temor y no por amor, pero que de cualquier manera van a ser salvos. Además la atrocidad de sostener que la "ignorancia es salvífica" tira por tierra todo lo que se establece como absolutamente necesario para la salvación, y el "extra ecclessiam nulla salus" sería otra de las exageraciones de las Sagradas Escrituras. No tendriamos entonces que actuar con temor y con temblor y relajarnos porque salvo Mao, Stalin o Judas están solamente en el Infierno y los demonios aburridos por falta de almas a quienes atormentar. Lo que me parece peor de su frase terrible sobre la "ignorancia salvífica" que no es la "ignorancia insalvable", parece ser un panegírico de la estulticia.
      Si dicen las Escrituras, "sino comende mi carne y no beben de mi sangre no tiene vida", y en el caso de hacerlo, la advertencia Paulina respecto de comer y beber su sangre en forma incorrecta que atrae consigo la condenación; sería simples amenazas sin consecuencias ya que a pesar de que la inmensa mayoría de la humanidad no lo hace pero según su criterio van a ser salvos.
      Por último parece ser la suya, una reivindicación en el "catolicismo" del principio luterano de "pecar fuerte pero creer fuertemente para estar salvo", sin reparación alguna lo que lleva al caos que hoy vivimos.
      Sí un solo pecado mortal no confesado conduce al Infierno, piense en cuantas personas enla Iglesia únicamente viven en ese estado y replantéese los dogmas católicos estimado amigo porque Cristo venció, pero nosotros todavía tenemos que dar el buen combate y cargar la cruz para salvarnos.

      Borrar
    2. No se salvan todos!
      Royo Marin tiene grandes aciertos pero en eso parece que se equivoca fiero.

      Soportes escrituristicos?
      Unos pocos:

      "pequeño rebaño" Lc 12:32

      "aseguro que les hará justicia sin tardanza. Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿encontrará fe sobre la tierra?" Lc 18:8

      Parábola de las 10 virgenes Mt 25

      "Así será en el fin del mundo; los ángeles saldrán, y sacarán a los malos de entre los justos" Mt 13:49

      "Entonces dirá a los que estén a la izquierda «Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles" Mt 25:41

      En cuanto al siervo inútil, arrojadlo a las tinieblas de afuera: allí habrá llanto y rechinar de dientes». Mt 25:30

      Así será en el fin del mundo; los ángeles saldrán, y sacarán a los malos de entre los justos,

      Mateo 13:39-43

      Pero cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los ángeles con El, entonces se sentará en el trono de su gloria; y serán reunidas delante de El todas las naciones; y separará a unos de otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos. Y pondrá las ovejas a su derecha y los cabritos a su izquierda.

      1 Corintios 4:5



      Pero el día del Señor vendrá como ladrón, en el cual los cielos pasarán con gran estruendo, y los elementos serán destruidos con fuego intenso, y la tierra y las obras {que hay} en ella serán quemadas.

      Apocalipsis 19:11





      "Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra despertarán, unos para la vida eterna, y otros para la ignominia, para el desprecio eterno" Dn 12:2

      "pero los cielos y la tierra actuales están reservados por su palabra para el fuego, guardados para el día del juicio y de la destrucción de los impíos" 2 Pedro 3:7

      Y las naciones se enfurecieron, y vino tu ira y el tiempo de juzgar a los muertos y de dar la recompensa a tus siervos los profetas, a los santos y a los que temen tu nombre, a los pequeños y a los grandes, y de destruir a los que destruyen la tierra
      Apocalipsis 11:18

      "Dios quiere que todos los hombres se salven..." Hay que ver si eso quieren los hombres!

      Salud en Cristo Nuestro Señor

      Leandro

      Borrar
    3. Hay que diferenciar el santo temor de Dios que si te salva, es menos perfecto para el que no pudo alcanzar la caridad pero igual salva porque es un santo temor de ofender a Dios por lo cual se evita el pecado. Una cosa es el temor al castigo y otra el santo temor de Dios.

      Borrar
    4. jajaja Royito marín que hizo síntesis del modernismo con lo preconciliar para que los neocones se sientan cómodos con su forma de pensar conservadoras de los errores del vaticano dos...jaja miren nada más los resultados de leer a royito....jaja

      Borrar
    5. Anónimo6/5/20 13:37

      El temor al castigo y el temor de Dios, son lo mismo, es una forma menos perfecta de obedecer a Dios, pero es válida para salvarse. Los mas perfectos es decir los santos obedecen a Dios por amor, son pocos.

      Borrar
  3. Un alma se condena por sus actos. El hombre es libre, Dios no es "culpable " de su condenación. La obra de la Redencion es perfecta aún cuando todos los hombres rechazen acogerse a los méritos de Cristo para salvarse.

    ResponderBorrar
  4. No se publicó un comentario que le hice hace unos días...así no vale che!

    ResponderBorrar
  5. Hola, muy bueno. Les comparto un proyecto en el que estamos trabajando, justamente a raiz de este problema.
    www.apocalipsiscastellani.com
    Se agradece su difusión.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. El trailer es prometedor. Esperamos con ganas su estreno y eventualmente colaboraremos con la difusión a nuestro alcance.
      Saludos en Cristo Rey y María Reina.

      Borrar
  6. Pd.
    Sr Augusto: bien por el artículo!
    Vi su ponencia en Efc xxii (Excelente), iba a ir pero un revés económico no me lo permitió.
    Una suerte lo hayan filmado.
    Salud en Cristo Nuestro Señor.
    Leandro

    ResponderBorrar
  7. Anónimo3/7/20 02:32

    Estimados:
    He leído comentarios bastante descomedidos en este blog; algunos acerca de mi exposición, otros, sobre Fray Royo Marín, de quien el autor del desaguisado parece no saber absolutamente nada, limitándose a difamarlo. Increíble. Y de haber sabido de antemano que sería objeto de una reacción tan burda, no hubiera hecho ningún comentario.
    Por lo demás, acerca de mi supuesta "visión democrática" de la Salvación, y si lo importante sería aceptar una visión "cualitativa" por encima de una visión "cuantitativa", no puedo dejar de expresar mi asombro, pues sugeriría que toda la Creación está en función de algunos pocos, los "de calidad", por encima del resto que, como morralla pura, habrían sido creados por Dios a Su Imagen y Semejanza únicamente para la salvación de esos pocos, y ellos entonces ¿para qué...? ¿Para entregarlos al fuego del demonio? Es insensato y a mi parecer, contrario a lo que siempre se llamó "economía divina", que tiene más que ver con San Pablo y su exposición sobre la voluntad salvífica de Dios, que con von Mises o con Robespierre o una visión horizontalista del problema.
    Problema que, repito, no lo he introducido yo, sino una frase que tomado del artículo presente.
    Un comentarista (21/4/20 00:19) firmado "Leandro", integra su juicio contrario al de Royo Marín -y de Castellani y mío- no con argumentos, sino con citas de las Sagradas Escrituras que según piensa, desautorizarían esta opinión. Pero no veo que indiquen nada sobre el número final de los elegidos, es decir de los que se salven, que es el asunto que se trata y que, según el Apokalypsis, es "incontable"; sino que versa sobre la dificultad de alcanzar la Salvación, lo cual no es ningún secreto ni el asunto de esta conversación y en lo cual no tenemos ni deberíamos tener, discrepancia alguna. Si al final los ángeles sacarán a los malos de entre los Justos, no debe tomarse como que serán muy pocos "los Justos" o muchos "los malos", porque el texto no lo dice ni lo sugiere y se limita a decir: "Esto sucederá"; si al final habrá una "pequeña grey", no está dicho, ni por asomo, que este pequeño rebaño sea el único en salvarse sino el resto que quedará con fe verdadera al producirse Su Segunda Venida (algo que hoy vemos bastante más posible y probable), porque Dios podría -y de hecho algo así está sugerido en San Juan- imponer al mundo un último y subitáneo escenario donde la conversión sea prácticamente inevitable, salvo la protervia de cada uno, siempre posible. Y este escenario podría ser, precisamente, Su Segunda Venida en Gloria y Majestad, como dice Lacunza o repasa Madelaine Chasles. ¿Quién no se convertiría al instante viendo al Señor en toda Su Gloria? Un loco solamente.
    Alguno seguro que no querrá, por la razón que fuere, pero no es la cuestión de este asunto.
    ¿Que habrá poca fe cuando vuelva N. Señor? No quita que Dios la aumente en un instante con algún hecho que afecte a toda la humanidad; ya he sugerido uno en mis frases anteriores y que está en la Sagrada Revelación.
    En fin: no me parece cuestión cerrada y mucho menos demostrada que "se salvarán unos pocos", además de pensar -en lo cual, desde luego, no es preciso seguirme- que Dios, infinitamente sabio y poderoso, no puede hacer algo para salirle mal; o como dicen los reos de mi pueblo, "para chocar la calesita".
    Cordialmente I. D. desde mi actual cárcel
    LbC

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Contestarle sería insistir en lo ya expuesto.
      Si usted cree que por los ojos entra la conversión, y el que no lo hace es un loco, eso supondría confundir el pecado con insanía y con eso hasta falta de culpa en la actitud del réprobo, lo cual es a todas luces un sinsentido.
      Si usted cree que Dios fuerza las voluntades para que nos salvemos, nuestro mayor regalo, que es la libertad, no tendría ningún sentido y seríamos simples marionetas a las que nos predestina a la felicidad eterna pero primero sádicamente nos hace sufrir.
      Repase las Escrituras y los Padres de la Iglesia que son más confiables que mis palabras.
      Recuerde que los judíos querían ver a Cristo bajar de la cruz para creer y solo se les dio el signo de Jonás, y en la parábola del rico Epulón que quería advertir a sus hermanos y lo que se le contestó.
      Por mi parte cierro el asunto.

      Borrar
    2. Pareciese querer discutir sin una meta.
      Yo no escribí que salvan 20 o 30000000, simplemente que no se salvan todos y lo fundamenté escriturísticamente.
      Ud tanto ha introducido varios comentarios ademas de erroneos poco corteses, mala combinación.
      Baste lo dicho.
      Salud en Cristo.
      Leandro

      Borrar