San Juan Bautista

San Juan Bautista

jueves, 4 de julio de 2013

La plutocracia y el “gobierno mundial” - Por Santiago Roque Alonso

  La “plutocracia” no es una forma de gobierno muerta en el muy difundido reinado de la “democracia”. Tiene una estrecha relación con la promoción e instauración de un “gobierno mundial”.

  En la “plutocracia” y en la “oligarquía”, la designación de la titularidad del poder no se hace en la persona o personas que más lo merecen ni en las más capaces, sino a los más ricos; con lo cual se origina una contradicción política y social con los más pobres, que normalmente son mayoría. En consecuencia, la “plutocracia” u “oligarquía” por un lado y la “democracia” por el otro, hacen referencia cuantitativa respecto al ejercicio del poder – los pocos y la mayoría- e implícitamente, cualitativas – los ricos y los pobres- lo que genera relaciones inversamente proporcionales entre sí.

  Es falso que en la actualidad existan “democracias” como formas de gobierno. Lo que verdaderamente existe es la forma más cruda y cruel de la “plutocracia u oligarquía” o el “gobierno de los más ricos” - empleando esta expresión en el sentido clásico de la teoría política - revestidas de formalidades y seudo legitimaciones democráticas, para lo cual usan a los políticos y a sus partidos como meros títeres o gerentes.

   Las “plutocracias oligarquías nacionales” – a su vez – están absolutamente subordinadas a la “plutocracia u oligarquía internacional”, encarnadas en el “imperialismo internacional del dinero” identificado por Pío XI. Sin embargo, la “plutocracia” actual se diferencia de la que existía en el Siglo XIX. En esa época era ejercida por grandes y separadas concentraciones nacionales del poder financiero, la que normalmente se limitaba al control del poder político de los respectivos gobiernos, a pesar de que se especializaban en transacciones internacionales. En cambio, la “plutocracia del Siglo XX” – hasta nuestros días - particularmente después de 1930, resulta de la gigantesca concentración e  integración de las riquezas de la alta finanza en un sistema internacional o global, capaz de ejercer el control de los poderes políticos nacionales, en cualquier parte del mundo, a una escala también internacional o global. En consecuencia, es lógico y coherente que la internacionalización del poder financiero se corresponda con la existencia de una “plutocracia internacional”, que ejerza el control del poder político a nivel mundial, para lo cual debe procurar la disolución de los Estados Nacionales en un único Estado o Gobierno Mundial bajo su control.

  La materia prima o el mecanismo de control de la “plutocracia internacional” lo constituye el “dinero” bajo las formas de préstamos e inversiones. Como ya se ha explicado, monopoliza la creación del dinero de la nada, lo reproduce geométricamente por el ejercicio de la usura y el endeudamiento permanente, concentra su regulación mediante los Bancos Centrales privados y de los organismos multilaterales de crédito como el FMI, el BM, el BID, etc., a los que también domina a través de los gobiernos. De esta forma, progresivamente el dinero que ha pasado a ser la medida de todas las cosas, no sólo es idolatrado, sino que además es el instrumento que le permite a la plutocracia internacional crear y manipular la opinión pública con los medios de comunicación bajo su control (radio, televisión, periódicos, revistas, editoriales, cinematografía, Internet, etc.); dominar la educación, comprar los partidos políticos mediante su financiamiento y penetrar y manejar muchos de los sindicatos obreros.

  Carlos Marx, ya en 1841, refiriéndose a “la contradicción entre el poder político y el poder del dinero”, sostenía que “mientras que la primera predomina idealmente sobre el segundo, en la práctica se convierte en sierva del poder del dinero”. A pesar de haberse dado cuenta de esta situación, nunca más se ocupó de la naturaleza del dinero ni de la extraordinaria concentración de la riqueza a través de la plusvalía de la usura y del interés.

Boletín CCP Nº 172 y 174 - Enero y abril de 2012
Suplementos del periódico Patria Argentina Nº 284 y 286, respectivamente

Nacionalismo Católico San Juan Bautista

2 comentarios:

  1. Cuando la plutocracia lo decida, entonces la tiranía anónima del capital financiero podrá generar un colapso tal y de tal magnitud que el mundo entero pedirá que se eliminen las libertades y se instaure el gobierno mundial. Sumado a la III Guerra Mundial y tecnologías diabólicas para precipitar la llegada del Anticristo. En los años 30 ya era terrible el dominio financiero masónico, hoy ni hablar. Es de espanto. Y pensar que ellos diseñan las políticas que se aplicarán, como el aborto y la promoción del pansexualismo, etc. George Soros representa muy bien el ejemplar típico del poder plútocrata internacional. Si ellos fueron capaces de financiar en 1917 a rufianes y canallas como Lenin, Trotsky y Stalin... ¿que no estarán haciendo o diseñando? Es terrible pensar que el mismo poder sionista y masónico está mas fuerte que nunca. Y como si fuera poco, ellos tienen la coartada de controlar a los movimientos de "resistencia" como los indignados, Ocuppy Wall Street y el caos de Brasil. El movimiento Zeitgest promueve la misma agenda del NWO. Entonces pasará como pasó con el socialismo en 1900, la masonería y el poder financiero masónico controlan a los supuestos "liberadores".
    ¡Que viva Cristo Rey!

    ResponderEliminar