San Juan Bautista

San Juan Bautista

miércoles, 25 de septiembre de 2013

Amigos, sucesores y defensores de Bergoglio y el periodismo - Por Octavio Guzzi

NCSJB: El título publicado es nuestro, a continuación el artículo como aparece en la Revista Cabildo.

El Pluralismo de la Mentalidad Clerical - Por Octavio Guzzi

  La crisis de la Iglesia, arraigada en su seno, es una cuestión arduamente discutida. Es doloroso asumirlo, pero en circunstancias vigentes, el católico cabal está llamado a practicar la más dura y prudente de las resistencias contra los errores que puedan emanar de quienes deberían protegernos de ellos.

  Se suma a la confusión el periodismo, pues bien sabemos y nos lo ha dicho el Padre Ezcurra, que “el santo patrono del periodismo es el Diablo”. Así, no pocos son los que advierten la rauda y rapaz incumbencia de los medios periodísticos en las cuestiones eclesiales. Con funestas consecuencias que de ello se siguen.

  Pongamos algunos ejemplos.

  Con fecha 26 de mayo del corriente año, el Diario “Clarín” publica: “El sucesor de Bergoglio pidió no tener miedo a la variedad de ideas” (aquí).

  Dicho sucesor es Monseñor Poli, como se sabe; y en la citada homilía manifestaba que: “debemos apostar a una comunión que no le tenga miedo a la variedad de ideas…

  ¿A qué variedad de ideas hace alusión el primado? ¿Es lo mismo la “idea” católica de la Trinidad que la “idea” budista del nirvana? ¿Es lo mismo la “idea” de la concordia que la de la revolución permanente? ¿No existe ya el legítimo temor ante aquellas ideas que puedan, precisamente, hacernos perder el santo temor de Dios?

  El periodismo capitaliza la siega, claro. Pero primero hay otros que podan la verdad. Obispos y sacerdotes que no honran la Palabra ganan terreno dentro y fuera de la Iglesia. Luego, los operadores de la comunicación se convierten en agentes de la confusión y osadía clerical.

  En el mismo tenor, pude consultarse una curiosa entrevista a doble página al Pbro. Rafael Braun, difundida por el “Gran Diario Argentino” (aquí).

  Este hombre que, alérgico a la vestidura sacerdotal, ostenta un siniestro curriculum (distinguido con Laurel del Plata por el Rotary Club y el premio derechos humanos B’nai B’rith, entre otras lindezas) celebra que la “Argentina es un país pluralista, y que el mito de la nación católica concluyó hace mucho tiempo”. Acotando que “hoy en día el nacionalismo antiliberal es un anacronismo que no tiene fundamento; ésta es una sociedad pluralista en su propia conformación, que ha incorporado el valor de las libertades civiles y políticas como irrenunciables…

  ¡Bien Don Braun o Dan Brown! Tenga cuidado, esos sí; en el infierno no hay mucha seguridad de que se respeten las libertades civiles de los felones. Y sigue vigente la enseñanza de Lewis: “Cristo, también, de muestra amor pos su patria”. ¡Ay, de quién no lo tuviere!

  A estas alturas, no se puede decir más que esto: el clericalismo avanza hacia la burocracia espiritual y el triunfo de la religión universal.  El periodismo aplaude y el Diablo se regocija. Luego, los hechos hablan y las palabras sobran. Quizás debamos concederle razón a Federico Mihura Seeber, cuando en su obra “El Anticristo”, dice oportunamente: “…es de temer que el Anticristo llegue a ser secundado por la misma Iglesia de Cristo… porque la Iglesia oficial ha avanzado  mucho en el camino de la complicidad con esta nueva figura de Cristo, que es la que impulsa el Anticristo” (pag. 133).


  En fin, una vez más, podemos confortarnos con un dicho de Tolkien: “No es oro todo lo que reluce, ni toda la gente errante anda perdida”.  Imploremos al Padre que nos conceda la pronta conversión de cuanto clérigo haya abdicado de la Causa Divina y, al mismo tiempo, vivifique “la voz del desierto” que, reconociendo tiempos postreros, no se cansa de gritar que Cristo vuelve y vence.

Visto en: Revista Cabildo – Julio-Agosto 2013 – 3° Época – Año XIII – N° 104

Nota de NCSJB: Recomendamos a nuestros lectores de Argentina adquirir y apoyar a una de las mejores publicaciones del Nacionalismo Católico Argentino: “Cabildo” porque definitivamente “Alguien tiene que decir la verdad”.

Nacionalismo Católico San Juan Bautista

1 comentario:

  1. Gaugamela25/9/13 18:06

    "El periodismo capitaliza la siega, claro. Pero primero hay otros que podan la verdad."

    Y qué verdad más grande, don Augusto. Lo hemos (bueno, y lo venimos viendo) visto no hace nada a propósito de la última entrevista del obispo de Roma, (ya me entiende) concedida a la revista jesuítica de marras; cómo se ponían todos a capitalizar la siega, y...jeje, qué cobardes! cómo los que deberían defender la Verdad se encargaban de podarla convenientemente. Y así nos va. Es lamentable. Ya le decía hoy, o nos hacemos con una lupa de cien mil aumentos, o nos la cuelan como a los tontos.
    Y, mire, lo de la diversidad de ideas que defiende el sucesor del inefable Bergoglio, no es más que un eslabón en la cadena que, espero, no termine por arrastrarnos al abismo de las tinieblas. Ni temor de Dios, ni una defensa razonada y razonable de las "ideas", se tiene ya en cuenta. Porque no hay un mínimo de sabiduría a la hora de seleccionar ideas, ni un mínimo decoro y respeto por la Verdad de la que se debería partir, cómo base para llevar a cabo lo que debería suponer un enriquecimiento en la Fe, la Razón y la Verdad.
    Ahí tenemos al Papa BXVI, eligiendo, razonando e intando hacer prevalecer la Verdad por encima de cualquier idea nimia o perjudicial. Sin dar cabida a los millones de ideas absurdas que cualquiera de nosotros, y el mundo de los enemigos de la Cruz, se encargan de producir con cada inspiración pulmonar.

    Confiemos en Él y en su poder, para que no permita que las fuerzas del mal prevalezcan contra Su Iglesia.

    Saludos.

    ResponderEliminar