San Juan Bautista

San Juan Bautista

lunes, 4 de noviembre de 2013

Sentimentalismo irracional y manipulación mediática en la democracia - Augusto TorchSon


  Edward Bernays es considerado el padre de la propaganda moderna. De origen judío y sobrino de Sigmund Freud, es la primera persona en tomar las ideas de su tío y usarla para controlar a las masas, satisfaciendo deseos innecesarios a través del consumismo.

  Bernays era agente de prensa en EEUU y el Presidente Wodrow Wilson lo invitó a participar en una conferencia para la paz donde paradójicamente, se anunció que iban a entrar en la primera guerra mundial para hacer del mundo un lugar más seguro y democrático, contra lo que previamente había prometido este títere de la sinarquía mundial. Así vio Bernays que en tiempos de guerra con propaganda se movía a las masas y quiso hacer lo mismo en tiempos de paz.

  Para mejor utilizar el encantamiento de las masas a través de la publicidad, solicitó ayuda a su tío por lo que Freud le envió sus escritos en donde afirma que el hombre se mueve por fuerzas irracionales sexuales y autodestructivas que provienen de nuestros antepasados animales.

  Y Bernays sacó la idea que la información guía el comportamiento no solo del individuo sino de los grupos. Entonces se propuso dar información y empezó a experimentar con los comportamientos de las masas.

  Uno de sus clientes era el presidente de la American Tobacco Corporation que le dijo que perdían la mitad del mercado porque era considerado un tabú el hecho que las mujeres fumaran, ya que esta conducta era impropia de una mujer decente según el pensamiento de la época. Entonces Bernays investigó lo que significaba para las mujeres el cigarrillo consultando a un psiquiatra discípulo de su tío, quién le dijo que para las féminas el cigarrillo era un símbolo fálico e implicaba para ellas, de alguna forma, tener un pene, y este símbolo las hacía sentir tan poderosas como los hombres. Y convenció a un grupo de mujeres en un desfile en Nueva York para que al pasar frente al palco sacaran un cigarrillo y lo prendieran en lo que llamaron las “antorchas de la libertad”. Para ese evento convocó a la prensa para tener publicidad. Entonces usando esa frase en sentido racional, “antorchas de la libertad” activaba fuerzas irracionales para movilizar a las masas y salió publicado este hecho en todos los diarios y las ventas de cigarrillos se duplicaron en EEUU al hacer aceptable socialmente el consumo de cigarrillos por parte de mujeres.

  Aquí vemos como se impone la idea de “sentirse libre”, contrapuesta a “ser libre”.

  ¿Cuál era la técnica? Vincular los deseos y sentimientos emocionales a un producto. Es completamente irracional pensar que el fumar hace que las mujeres sean más libres pero las hacía sentir (o creerse) independientes. Era la forma en que las mujeres querían que las vieran los demás. Entonces Bernay se dio cuenta que la forma de vender un producto no era vendérselo al intelecto. Entonces proponía: “No es necesario que compres un automóvil, pero si lo haces vas a sentirte mejor”. Así cambia la necesidad por la emoción, el sentimiento de sentirse mejor. La idea era entonces conectar al producto con una emoción.

  La democracia trajo el consumismo, y para los países los ciudadanos dejan de ser importantes como tales para pasar a serlo como consumidores.

  Se creó lo que Bernays llamó “La ingeniería del consentimiento” que llevaba a la gente a ser manipulada por fuerzas irracionales y esta manipulación encontró el ámbito ideal para desarrollarse a través de la democracia, con el razonamiento de  que la gente generalmente se equivoca y por eso debían ser dirigidos desde arriba.

  Entonces se empezó a crear y promocionar deseos, no necesidades. En esta masa democrática lo que importaba era el YO CONSUMISTA. De esta forma al estimular el consumo, no solo mejora la economía sino que tiene a la gente feliz y dócil. Se trabaja entonces para darle a la gente un medicamento que le alivie y oculte el dolor pero que no cure la enfermedad ni ataque las causas.

  Para Edward Bernays la gente era estúpida y en masa lo eran más.

  Aprovechaban la Diosa Democracia para promover el individualismo. La democracia es el ámbito ideal para la aplicación de estas técnicas ya que promete el cielo en la tierra y así se hace creer a la gente que participa de las decisiones en los gobiernos y eso no es cierto.

  Al perfeccionar las técnicas de manipulación a través de la publicidad, Bernays fue contratado nada menos que por la CIA (Central Intelligence Agency).

  Para entender la perversidad, actualidad y eficacia de la propuesta de Bernays, remitimos a un párrafo de su libro “Propagada” (1928) que dice: “Aquellos que manipulan el mecanismo oculto de la sociedad constituyen un gobierno invisible que es el verdadero poder que gobierna nuestra país. Somos gobernados, nuestras mentes moldeadas, nuestros gustos formados, nuestras ideas sugeridas mayormente por hombres de los que nunca hemos oído hablar. Esto es un resultado lógico de la manera en que está organizada nuestra sociedad democrática” y continúa afirmando: “En casi cualquier acto de nuestras vidas, sea en la esfera de la política o de los negocios o en nuestra conducta social o en nuestro pensamiento ético, estamos dominados por un número relativamente pequeño de personas que entienden los procesos mentales y los patrones sociales de las masas. Son ellos quienes manejan los hilos que controlan la opinión pública".

  No podemos dejar de reconocer el éxito de esta “Ingeniería del Consentimiento” en la actualidad. En todos los ámbitos siempre las respuestas son sentimentales, cargadas de emoción y desprovistas completamente de racionalidad. Inclusive en la fe la propuesta es la misma y hasta es promovida por las más altas jerarquías de la Iglesia.

  En la conciencia y la convicción de que "conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres"(Jn, VIII,32), invitamos a resistirnos a ser borregos conducidos al matadero, formándonos e informándonos, principalmente en nuestra fe, para tener herramientas para resistir a este Nuevo Orden Mundial que no es otra cosa que el ámbito necesario para la aparición del único y personal Anticristo.

  Trabajando para que Cristo reine y vuelva pronto.

Augusto TorchSon
Material consultado: Adam Curtis “Century of the self”


Nacionalismo Católico San Juan Bautista


2 comentarios:

  1. Anónimo6/11/13 6:03

    Muy interesante el articulo. Nos manejan como quieren a traves de los anuncios, de las series de television e incluso de los propios telediarios que solo cuentan las noticas que ellos quieren y ademas como ellos quieren y lo peor de todo es la exposicion de los niños a toda esta basura.

    Hoy en dia con los avances que tenemos la mejor decision que puede tomar uno es desconectar la television de casa, sacarla directamente. Nos podemos enterar de las noticias por internet e incluso nos informaremos mejor, si queremos ver una pelicula o una serie podemos verla a traves del ordenador o incluso podemos conectar este a una pantalla mas grande para verla mejor. De esta manera somos nosotros los que elegimos y DISCERNIMOS lo que vemos y ademas evitamos la exposicion a la publicidad y a los anuncios a imagenes obscenas y de violencia.

    Nos lamentamos de como esta el mundo de como hemos llegado a donde estamos pero sin embargo no analizamos lo que sale por esa caja, lo que enseña esa caja a los niños y a los adultos, permitimos que hombres y mujeres desnudos entren en nuestras casas y se paseen delante de nuestros esposos, esposas e hijos.

    No a la television, no a la manipulacion. Hay alternativas.

    ResponderEliminar
  2. completamente de acuerdo con el artículo y con anónimo. Hace años que no veo la TV y estoy encantada. No debemos consentir esta manipulación que se está fraguando...Hay que discernir, ser críticos y filtrar las informaciones.

    ResponderEliminar