San Juan Bautista

San Juan Bautista

miércoles, 31 de julio de 2013

EL PAPA NO TIENE NADA EN CONTRA DE LA NUEVA ERA Y DEL OCULTISMO ESOTÉRICO - Por Augusto TorchSon

  El Papa en la reunión en el JMJ de Rio con la Conferencia Episcopal Latinoamericana (CELAM), mencionó las tentaciones de la ideologización de la fe, en donde señalando algunos aspectos se refirió a la psicologista y puso como ejemplo que en los ejercicios espirituales se hacen muchas veces una semana de práctica del ENEAGRAMA, práctica sobre la cual dijo “NO TENER NADA EN CONTRA”, solamente señaló que no se le debería dar tanta importancia porque eso conllevaría a enfocarse en algo bueno como el AUTOCONOCIMIENTO pero señaló que: “no es la misionalidad discipular que estamos buscando”.


  Veamos que dice al respecto el documento “JESUCRISTO PORTADOR DEL AGUA DE LA VIDA” (Una reflexión cristiana sobre la “Nueva Era)”(Vatican.va): “Eneagrama: (del griego ennéa = nueve + gramma = signo) el nombre designa un diagrama compuesto por un círculo con nueve puntos en su circunferencia, unidos entre sí por un triángulo y un hexágono circunscritos. Originariamente se utilizó para la adivinación, pero recientemente se ha popularizado como símbolo de un sistema de tipología de la personalidad que consta de nueve tipos caracterológicos básicos. Se hizo popular tras la publicación del libro The Enneagram de Helen Palmer,97 pero la autora reconoce su deuda con el médico y pensador esotérico ruso G. I. Gurdjieff, el psicólogo chileno Claudio Naranjo, y el autor Óscar Icazo, fundador de Arica. El origen del eneagrama permanece envuelto en el misterio, si bien algunos sostienen que procede de la mística sufí.”

  Con mucho dolor tenemos que señalar no solo esta sino todas las transgresiones del Papa Francisco a la Doctrina Tradicional Católica, que tanto criticaron los medios católicos cuando era Cardenal y ahora no se atreven a señalar los graves errores que transmite en nombre de la obediencia.

  Ofrecemos links a los artículos de estos medios al respecto del esotérico y ocultista ENEAGRAMA:
Infocatólica: Jesuitas al servicio del gnosticismo esotérico (AQUÍ)
Infocatólica: Eneagrama: una técnica esotérica y pseudocientífica (AQUÍ)
catholic.net: Doctrina Católica o Eneagrama (AQUÍ)
Corazones.org: El Eneagrama (AQUÍ)
Aciprensa: Los católicos y la Nueva Era (AQUÍ
Encuentra.com: El Eneagrama (AQUÍ
Mercaba.org: Eneagrama, ¿método de crecimiento espiritual? (AQUÍ)
Aleteia.org:  ¿Un católico puede utilizar el eneagrama? (AQUÍ)
EWTN: En las preguntas que le hacen a Frank Morera responde respecto al ENEAGRAMA: “Es vergonzozo que se use el nombre de San Ignacio para promover esas basuras!”, “… poco honor le hace a San Ignacio el que se enfrenta a la Iglesia por aferrarse a una basura pagana”, “(es) un fraude de satanas” (AQUÍ)

  Establecido el carácter ocultista (esto es satánico) y esotérico, me pregunto hasta donde pretende el Papa ser políticamente correcto para tener respetos humanos hasta con las prácticas demoníacas.

  Seguramente vamos a escuchar que estamos descontextualizando. El problema es que como observamos en la gente simple, sin mayores conocimientos de su fe, entienden las palabras del pontífice siempre en sentido de desestructuración de la fe, incluidos los dogmas. El Evangelio por encima de la Iglesia (y resucita Lutero).

  Así vemos todos los días como la gente se siente feliz con este Papa sin tener ningún ánimo de ir a misa, confesarse o vivir como Dios manda, y ejemplo de esta euforia desacralizante la vimos en el JMJ. Para sostener mi afirmación podemos ver las encuestas entre jóvenes participantes del Instituto Datafolha, cuyos datos fueron publicados en el diario “Folha” de Sao Paulo. Algunos resultados:
-Jóvenes a favor del uso de preservativos  65%
-Jóvenes a favor de la píldora anticonceptiva 53%
-Jóvenes a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo 32%




Ahora el deber ser:



  Lamentablemente ante cada impostura religiosa del Papa, que ya las venía haciendo desde que era cardenal, hay quienes sin culpa, por desconocimiento de la fe, se alegran de lo que los debería entristecer. Lo grave es quienes conocen y hasta son especialistas, no solo justifican estas imposturas sino que hasta las aplauden. Verdaderos sofistas que nos acusan de fariseos modernos a quienes queremos ser fieles a la Tradición y Magisterio y hasta al Papado que tanto Francisco se empeña en disminuir.

  Se nos acusa de estar buscándole la quinta pata al gato, de celo amargo, de ser pesimistas, de ver solo lo malo. Ya publicamos bastante sobre el liberalismo, que es esencia del pecado y que tiene que ver con ser pesimistas u optimistas, por lo que no voy a detenerme a refutar ese argumento.

  Si hablamos en términos liberales diríamos que el primer pesimista es Dios, Nuestro Señor Jesucristo y las Sagradas Escrituras quienes al referirse al fin de los tiempos previeron situaciones terribles que hoy vivimos que se manifestarían esencialmente en una impostura religiosa como lo señalaron en la 2da carta de Tesalonicenses. Ni que decir de Nuestra Celestial Madre que tantas veces advirtió sobre todas estas cosas, especialmente en apariciones aprobadas por la Iglesia como Fátima, La Salette o Akita; entonces tendríamos que decir de la Virgen que es profeta de calamidades.

  Dios en su infinito amor nos advierte para que no perdamos el alma, y hoy más que nunca, cuando todo lo que se predica es socialismo como única forma de caridad cristiana.

  Nos duele terriblemente que la heterodoxia venga del Vicario de Cristo. Abatiendo el maratónico trabajo de su predecesor, el mártir en vida Benedicto XVI al tratar de restaurar la Tradición y que este Papa está destruyendo como siempre lo hizo cuando fuera cardenal.

  Ejemplo claro y patente el caso de la prohibición de celebrar la Misa según el Vetus Ordo a los Franciscanos de la Inmaculada sin previa autorización, por lo que el Motu Proprio Summorum Pontificum de Benedicto ha sido abolido.

  El Papa Francisco usa lenguaje equívoco condenado por San Pio X, así las frecuentes ambigüedades son interpretadas según dicen los oficialistas, malintencionadamente. El problema es que la gente (el pueblo) es la que interpreta mal, cuando logra algo interpretar.

  Veamos lo que dicen en uno de los más tradicionales periódicos argentinos y la página donde escribió muchos años Bergoglio infestada de Teología de la liberación:

  Así ahora dice que el sacerdocio para mujeres está cerrado, sin embargo recomienda en la plaza de San Pedro leer al “buen teólogo Kasper” que precismante entre muchas y terribles imposturas sostiene la ordenación femenina.

  Me objetaron que son los medios masónicos los que tergiversan las declaraciones papales, porque el papa habló en su contra. Sin embargo se olvidan que fue precisamente el cardenal Bergoglio quién en la Catedral de Bs. As. les realizó un homenaje profanándola al recibir a estos cultores de Satanás, cuyas prácticas están expresamente condenadas por la Iglesia. Encima a la más terrible de las logias, la B’nai B’rith.


  Quienes sostengan que lo que dijo antes correspondía a Bergoglio que murió para dar paso a Francisco, les tenemos que recordar que el primero en seguirse considerando simplemente Jorge y solo un obispo más es Francisco.

  Y con dolor por ver el Cuerpo Místico ultrajado, pero con la esperanza intacta al saber que esto no es sino preludio del glorioso retorno de Nuestro Señor Jesucristo, acogemos lo predicho en Lucas 21, 28 “Más cuando estas cosas comiencen a ocurrir, erguíos y levantad la cabeza, porque vuestra redención se acerca”

Trabajando para que Cristo Reine

Augusto TorchSon

"Los fieles tienen la obligación de huir no solo de la herejía, sino incluso de aquellos errores que se aproximan más o menos a la herejía"
(Pío XII, Humani Generis)

“Señor, frecuentemente tu Iglesia nos parece una barca a punto de hundirse, que hace aguas por todas partes. Y también en tu campo vemos más cizaña que trigo. Nos abruman su atuendo y su rostro tan sucios. Pero los empañamos nosotros mismos. Nosotros quienes te traicionamos, no obstante los gestos ampulosos y las palabras altisonantes. Ten piedad de tu Iglesia: también en ella Adán, el hombre, cae una y otra vez. Al caer, quedamos en tierra y Satanás se alegra, porque espera que ya nunca podremos levantarnos; espera que Tú, siendo arrastrado en la caída de tu Iglesia, quedes abatido para siempre. Pero Tú te levantarás. Tú te has reincorporado, has resucitado y puedes levantarnos. ¡Salva y santifica a tu Iglesia! ¡Sálvanos y santifícanos a todos!”
Benedicto XVI



Nacionalismo Católico San Juan Bautista

EL MURO (UNA REFLEXIÓN URGENTE Y NECESARIA)

 Había un gran muro separando a dos grupos:

  De un lado del muro estaban Dios, los ángeles y los siervos leales a Dios.

  Del otro lado del muro, estaban Satanás, sus demonios y todos los humanos que no servían a Dios.

  Y encima del muro había un joven indeciso, que había sido criado en un hogar cristiano, pero que ahora estaba dudoso si continuaría sirviendo a Dios o si debería aprovechar un poco los placeres del mundo.

  El joven indeciso observó que el grupo del lado de Dios lo llamaba y gritaba sin parar:

- HEY! desciende del muro ahora....Ven para acá!!!

  Mas el grupo de Satanás no gritaba ni decía nada

  Esa situación continuó por un tiempo, hasta que el joven indeciso resolvió preguntar a Satanás:

- El grupo del lado de Dios está todo el tiempo llamándome para que baje del muro y quede del lado de ellos. ¿Por qué usted y su grupo no me llaman ni me dicen nada para convencerme que baje del lado de ustedes?
 
  Grande fue la sorpresa del joven cuando Satanás le respondió:
.
- Es porque el muro es MÍO.


  Nunca olvides: No existe término medio. El muro ya tiene dueño. No puedes andar a dos aguas ni en medio del precipicio. La tibieza ya es casi una opción hacia el mal cuando inicia y lo es, definitivamente, en mayor o menor medida, cuando se establece.

Visto en la red

Nacionalismo Católico San Juan Bautista

martes, 30 de julio de 2013

EL ENORME DRAGÓN ROJO - Mensajes de la Virgen al Padre Gobbi

Santuario de Tindari (Sicilia), 14 de Mayo de 1989. Fiesta de Pentecostés.

   “Hijos predilectos, hoy adoráis e invocáis al Espíritu Santo, que descendió en Pentecostés sobre los Apóstoles y los discípulos, reunidos Conmigo en el Cenáculo de Jerusalén.

  …Sólo el Espíritu del Señor puede volver a llevar a la humanidad a la perfecta glorificación de Dios. Sólo el Espíritu del Señor puede renovar la Iglesia con el esplendor de su unidad y de su santidad.

  Sólo el Espíritu del Señor puede vencer la potencia y la fuerza victoriosa del enorme Dragón Rojo, que, en este vuestro siglo, se ha desencadenado por doquier, de una manera terrible, para seducir y engañar a toda la humanidad.

  El enorme Dragón Rojo es el comunismo ateo que ha difundido por todas partes el error de la negación y del obstinado rechazo de Dios. El enorme Dragón Rojo es el ateísmo marxista, que se presenta con diez cuernos, es decir con la potencia de sus medios de comunicación, para conducir a la humanidad a desobedecer los diez Mandamientos de Dios, y con siete cabezas, sobre cada una de las cuales hay una diadema, signo de poder y de realeza, las cabezas coronadas indican las Naciones en las que el comunismo ateo se ha establecido y domina con la fuerza de su poder ideológico, político y militar.

  La enormidad del Dragón manifiesta claramente la gran extensión de la tierra ocupada por el dominio incontrastado del ateísmo comunista.

  Su color es rojo porque usa la guerra y la sangre como instrumentos de sus numerosas conquistas. El enorme Dragón Rojo en estos años ha logrado conquistar la humanidad con el error del ateísmo teórico o práctico, que ya ha seducido a todas las naciones de la tierra. De ese modo se ha logrado construir una nueva civilización sin Dios, materialista, egoísta, hedonista, árida y fría, que lleva en sí los gérmenes de la corrupción y de la muerte.

  El enorme Dragón Rojo tiene el objetivo diabólico de sustraer toda la humanidad al dominio de Dios, a la glorificación de la Santísima Trinidad, a la plena actuación del Designio del Padre que, por medio del Hijo, la ha creado para su Gloria.

  El Señor me ha revestido con su Luz y el Espíritu Santo con su Divina Potencia; así Yo aparezco como un gran signo en el Cielo, Mujer vestida de Sol, porque tengo la misión de sustraer la humanidad al dominio del enorme Dragón Rojo y de reconducir a toda ella a la perfecta glorificación de la Santísima Trinidad.

  Por eso me formo el ejército de mis más pequeños hijos, en todas partes del mundo, y les pido a ellos que se consagren a mi Corazón Inmaculado. De ese modo los conduzco a vivir sólo para la Gloria de Dios, por medio de la fe y de la caridad, y los cultivo, Yo misma, celosamente en mi celestial jardín.

  Entonces, cada día Yo me presento ante el trono de mi Señor en acto de profunda adoración, abro la puerta de oro de mi Corazón Inmaculado y ofrezco entre mis brazos a todos estos mis pequeños hijos diciendo: “Santísima y Divina Trinidad, en el momento de Tu universal negación Yo te presento el homenaje de mi maternal reparación, por medio de todos estos mis pequeños, que cada día formo para tu mayor glorificación.”


 “De este modo, también hoy, el Señor recibe por boca de los pequeños y de los niños de pecho su perfecta alabanza.”

GUILLERMO P. WALLACE – La bestia semejante a una pantera. Mundo Editorial 2011. Pags. 117-118

Nacionalismo Católico San Juan Bautista

lunes, 29 de julio de 2013

La primera vez que Francisco contradice a Benedicto – Por Sandro Magister

  Ello aconteció respecto al punto neurálgico de la Misa en rito antiguo. Ratzinger permitió la celebración a todos. Bergoglio la ha prohibido a una orden religiosa que la prefería.

ROMA, 29 de julio de 2013 – Un punto sobre el cual Jorge Mario Bergoglio estaba al acecho, luego de su elevación al papado, era el de la Misa en rito antiguo.

  Algunos preveían que el papa Francisco no habría de desviarse de la línea de su predecesor, quien había liberalizado la celebración de la Misa en rito antiguo como forma "extraordinaria" del rito moderno, con el Motu Proprio "Summorum pontificum", del 7 de julio de 2007:  Benedicto XVI liberaliza el rito antiguo de la misa. Y explica por qué y con la posterior Instrucción "Universæ ecclesiæ" del 13 de mayo de 2011: Dos Misas para una única Iglesia

  Otros pronosticaban por parte de Francisco una restricción – o directamente una cancelación – de la posibilidad de celebrar la Misa con el rito anterior al Concilio Vaticano II, inclusive al costo de contradecir las resoluciones del todavía viviente Benedicto XVI.

  Al leer un Decreto emitido por la Congregación vaticana para los Religiosos, poco antes del viaje de Francisco a Brasil, con la aprobación explícita del mismo Papa, se debería dar más razón a los segundos que a los primeros.

  El Decreto tiene fecha del 11 de julio del 2013, el número de protocolo 52741/2012 y las firmas del prefecto de la Congregación, el cardenal Joao Braz de Aviz, focolar, y del secretario de la misma, el arzobispo José Rodríguez Carballo, franciscano.

  Braz de Aviz es el único alto dirigente de la curia de nacionalidad brasileña, motivo por el cual ha acompañado a Francisco en su viaje a Río de Janeiro. Tiene fama de progresista, aunque más le corresponde la de confuso. Y será uno de los primeros en saltar, apenas tome cuerpo la reforma de la curia anunciada por Francisco.

  Por el contrario, Rodríguez Carballo goza de la plena confianza del Papa. Su promoción a número dos de la Congregación fue querida por el mismo Francisco, al comienzo de su pontificado.

  Es difícil entonces pensar que el papa Bergoglio no se haya dado cuenta de lo que aprobaba, cuando le fue presentado el Decreto antes de su publicación.

  El Decreto instituye un comisario apostólico – en la persona del fraile capuchino Fidenzio Volpi – a la cabeza de todas las comunidades de la Congregación de los Hermanos Franciscanos de la Inmaculada.

  Ya esto es motivo de asombro, porque los Franciscanos de la Inmaculada es una de las más florecientes comunidades religiosas nacida en las últimas décadas en el interior de la Iglesia Católica, con ramas masculinas y femeninas, con numerosas y jóvenes vocaciones, difundida en varios continentes y con una misión también en Argentina.

  Se reivindican como fieles a la Tradición, en pleno respeto del magisterio de la Iglesia. Tan cierto es esto que en sus comunidades celebran Misas tanto en rito antiguo como en rito moderno, como por otra parte hacen en todo el mundo centenares de otras comunidades religiosas – para dar un solo ejemplo: los benedictinos de Nursia – aplicando el espíritu y la letra del Motu Proprio "Summorum pontificum", de Benedicto XVI.

  Pero precisamente esto ha sido criticado por un núcleo de disidentes internos, quienes han apelado a las autoridades vaticanas lamentando la excesiva propensión de su Congregación a celebrar la Misa en rito antiguo, con el efecto de crear exclusiones y contraposiciones dentro de la comunidad, minar la unidad interna y, peor todavía, de debilitar el más general "sentire cum Ecclesia".

  Las autoridades vaticanas respondieron enviando un atrás un visitador apostólico. Y ahora se produce el nombramiento del comisario.

  Pero lo que más sorprende son los últimos cinco renglones del Decreto del 11 de julio: "Además de lo expuesto, el Santo Padre Francisco ha dispuesto que cada uno de los religiosos de la Congregación de los Frailes Franciscanos de la Inmaculada está obligado a celebrar la liturgia según el rito ordinario y que, eventualmente, el uso de la forma extraordinaria (Vetus Ordo) deberá ser explícitamente autorizada [sic] por las autoridades competentes, para cada religioso y/o comunidad que lo pida".

  El asombro deriva del hecho que lo que se decreta contradice las disposiciones provistas por Benedicto XVI, que para la celebración de la Misa en rito antiguo “sine populo” no exigen ningún pedido previo de autorización: "Ad talem celebrationem secundum unum alterumve Missale, sacerdos nulla eget licentia, nec Sedis Apostolicae nec Ordinarii sui" (1).

  Mientras que para las Misas "cum populo" estipulan algunas condiciones, pero siempre asegurando la libertad para celebrar.

  En general, contra un Decreto de una Congregación vaticana es posible presentar un recurso al tribunal supremo de la Signatura Apostólica, actualmente presidida por un cardenal, el estadounidense Raymond Leo Burke, considerado amigo de los tradicionalistas.

  Pero si el Decreto es objeto de aprobación en forma específica por parte del Papa, como parece ocurrir en este caso, el recurso no es admitido.

  Los Franciscanos de la Inmaculada deberán atenerse a la prohibición de celebrar la Misa en rito antiguo a partir del domingo 11 de agosto.

  ¿Y qué sucederá ahora, no sólo entre ellos sino en toda la Iglesia?

  Benedicto XVI estaba convencido que “las dos formas del uso del rito romano pueden enriquecerse recíprocamente”. Así lo había explicitado en la acongojada carta a los obispos de todo el mundo, con la que había acompañado el Motu Proprio "Summorum pontificum":

  "Con gran confianza y esperanza…"

  Pero de aquí en adelante no es más así, al menos no para todos. A los Franciscanos de la Inmaculada, obligados a celebrar la Misa sólo en la forma moderna, no les quedará más que un solo modo para atesorar lo que también patrocinaba Benedicto XVI: "manifestar" también en esta forma, "con más fuerza que la que se acostumbraba hasta ahora, esa sacralidad que atrae a muchos al uso antiguo".

  Es un hecho que se ha resquebrajado un punto de referencia del pontificado de Joseph Ratzinger. De una excepción que muchos temen – o respaldan – se convertirá rápidamente en regla.
__________


(1) Curiosamente, todavía seis años después de su publicación, el Motu Proprio "Summorum Pontificum" de Benedicto XVI sigue estando presente en la página web de la Santa Sede, pero solamente en dos idiomas y entre los menos conocidos: el latín y el húngaro.


Nacionalismo Católico San Juan Bautista

LIBERALISMO - Por el P. Leonardo Castellani

  El liberalismo, con sus falsos dogmas de sus falsas liber­tades, es un protestantismo larvado y un catolicismo adulterado. Eso ha debilitado política y socialmente a las naciones católicas de Europa: la ficción del catolicismo. En Austria, España, Italia y Francia, como entre nosotros, la masa se llamaba católica, pero, en realidad, la mitad eran católicos de corazón y la otra mitad cató­licos de nombre y protestantes y masones de veras. Tenían unidad aparente y una profunda división ideológica de fondo.

  Dios, que no ama las confusiones, permitió que naciera del maridaje del liberalismo con la plutocracia, un bichito colorado más bravo que el ají, que se llama comunismo, el cual, después de volverse contra sus padres, pues no hay nada más desmadrado que él, proyectó la destrucción de todo el orden existente, por todos los medios posibles, incluso el engaño, la violencia, la traición y la ma­sacre. Maldijo de Dios y se le vio la punta de diablo.

  El pueblo de esas naciones no estaba unido ni concorde, llamándose católico; muchísimos eran anticatólicos, hipócritas o inconscientes, hacían como Mitre y Sarmiento, que se llamaban ca­tólicos (y quizá lo creían), pero el día antes de tomar el poder de presidentes, echaban un discurso en la Logia Francmasónica, por lo cual quedaban excomulgados, según los cánones de la Iglesia. Y lo más triste era que el clero de aquel tiempo, por interés o por co­bardía, se callaba la boca.

  ¿Qué hay que hacer? Hoy esa duplicidad ya no es posi­ble, porque la presión enorme del acontecer mundial (es decir, Dios que anda limpiando el barbecho) lleva al mundo a las afirmaciones categóricas: “sí, sí; no, no”, como mandó Cristo.

  No se trata de imponer la fe por la fuerza al que no la tiene; sino al que no la tiene que no la toque; y el que la tiene, que la practique.

  El liberalismo en su comienzo tenía algo de bueno, pues no hay error tan grande que no tenga algo de verdad, ni herejía que no se base en un dogma cristiano (en la corrupción de un dogma cristiano). Las tres divisas del liberalismo: libertad, igualdad, fra­ternidad, no eran más que las tres palabras cristianas: orden, je­rarquía y caridad, que habían colgado la sotana, como nuestros fa­mosos curas liberales.

  Lo que había de bueno en el liberalismo de antaño (1820-1860), era una especie de ímpetu juvenil, contra un montón de cosas que tenían que morir; a saber: A) el absolutismo de los reyes, in­ventado por los reformadores protestantes; B) el despotismo de­masiado cerrado de los gremios y corporaciones medievales; C) una decadencia de la religión, que originó en Inglaterra el deísmo(1) y en Francia el filosofismo(2).

  La juventud europea de principios del siglo pasado se conmovió con la palabra libertad, porque se sentía apretada, estrecha y cansada; y al decir “queremos libertad”, de hecho, querían signi­ficar: “queremos salir de esto”. Lo que no sabían del todo, era qué se ocultaba detrás de esa dorada y sonrosada libertad del liberalismo; había primero un error, después una ficción y después una herejía: el error de la libertad de comercio, la ficción de la soberanía del pueblo y la herejía de la religión de la libertad —opuesta, aunque derivada de la religión de Cristo.

  Un hombre de nuestra raza, Larra, es el primer tipo li­beral que —como Alberdi— se burla de la Libertad con mayúscula. “Aquí está la bandera idolatrada” —y que confiesa que en España el liberalismo es anticlericalismo y el anticlericalismo es irreligión. Eso de que en el fondo el liberalismo es una herejía, es muy im­portante.

  Mucho antes que los señores liberales del siglo XIX, cabezas enteramente humosas, hubieran inventado sus fórmulas ambiguas de libertad de opinar y libertad de esto y lo de más allá, existía en nuestra raza una fórmula recortada, breve y limpia de libertad es­pañola y cristiana, que decía simplemente: ¡Ley pareja!

  Todavía se la oye resonar en la criollidad con la fuerza de un taco y la ley de una onza de oro. Esa es la fórmula católica, que con fina filosofía no dice: ¡ley igual!, porque sabe que no hay ley igual en este mundo de cosas desiguales, sino ley proporcionada, puesto que un varón y una mujer, por ejemplo, no son ni deben ser iguales, pero por eso mismo, son ambos hijos de Dios y her­manos de Cristo, y si se eligen bien, forman pareja.

  Las otras fórmulas de la libertad salidas de la cabeza des­cangallada de un suizo francés, que no era ni suizo ni francés ni católico ni protestante, ni varón del todo (según sospechan), J. J. Rousseau(3), hay que fumigarlas como a polilla y arrinconarlas cuanto antes.

(1) Deísmo: corriente opuesta al teísmo. Se inicia en el siglo XVII y alcanza gran predicamento en el XVIII. Acepta a Dios como creador de la armonía y maravilla del universo; pero lo excluye de la vida espi­ritual e histórica del hombre, sumergida en el mal y en el pecado. Niega la Providencia y la gracia.
(2) Filosofismo: niega especialmente la Revelación; y acepta sólo la religión natural.
(3) Russeau ha sido magistralmente estudiado desde el punto de vista psiquiátrico por el Dr. Wilhelm Stekel, en su obra "Infantilismo psicosexual" y su conclusión diagnóstica es que se trataba de un paranoico exhibicionista.

LEONARDO CASTELLANI - "Sentencias y aforismos políticos" - Ed. del Grupo Patria Grande 1981 - Pags.15, 16 y 17.

Nacionalismo Católico San Juan Bautista

domingo, 28 de julio de 2013

OS ABRO EL LIBRO SELLADO – Mensajes de la Virgen al Padre Gobbi

Fátima (Portugal), 13 de Mayo de 1988. 71° Aniversario de la primera aparición.

...Desde este lugar, en donde me aparecí como mujer vestida de Sol, os anuncio que el tiempo de la purificación ha llegado ya a su culmen, y que por esto se os llama a vivir los momentos más dolorosos de todo lo que os he profetizado.

...Os abro el libro sellado para que se revelen los secretos en él contenidos.

...En la gran apostasía que se ha difundido por doquier, debéis permanecer enraizados fuertemente en la verdadera fe y ser valientes testigos de ella.

...En el gran castigo que está ya cayendo sobre este mundo, debéis ser el auxilio de todos para caminar por la senda de la confianza de la oración, de la esperanza y del abandono filial al amor de nuestro Padre Celeste.

...Soy la Reina del Santo Rosario y os bendigo a todos con este signo de mi segura victoria".

UNA CORONA DE DOCE ESTRELLAS
 Rubbio (Vicenza), 8 de octubre de 1989. Fiesta de la Inmaculada Concepción.

  “Hijos predilectos, contemplad hoy el candor inmaculado de vuestra Madre Celeste.Soy la Inmaculada Concepción.

  Soy la única criatura exenta de toda mancha de pecado incluso del original.Soy toda hermosa: Toda Pulcra.

  Dejaos envolver en mi manto de belleza, para que también vosotros seáis iluminados con mi candor de Cielo, con mi Luz Inmaculada.

  Soy toda hermosa por ser llamada a ser la Madre del Hijo de Dios y a formar el virginal vástago del que debe surgir la Flor Divina.Por eso mi designio se inserta en el misterio mismo de vuestra salvación.

  Al principio soy anunciada como la enemiga de Satanás, la que obtendrá sobre él la completa victoria. “Pondré enemistades entre ti y la Mujer, entre tu descendencia y la suya; Ella te aplastará la cabeza, mientras tú tratarás de morder su talón”.

  Al final soy vista como la Mujer vestida del Sol, que tiene la misión de combatir contra el Dragón Rojo y su poderoso ejército, para vencerlo, ligarlo y arrojarlo a su reino de muerte, para que en el mundo pueda reinar solamente Cristo.

  Heme aquí entonces presentada por la Sagrada Escritura con el fulgor de mi maternal realeza: “y apareció en el Cielo otra señal(Signum Magnum): una Mujer vestida del sol, con la luna bajo sus pies y una corona de doce estrellas sobre su cabeza”.

  En torno a mi cabeza hay, pues, una corona de doce estrellas. La corona es el signo de la realeza. La misma está compuesta por doce estrellas, porque se convierte en el símbolo de mi materna y real presencia en el corazón mismo del pueblo de Dios.

  Las doce estrellas indican las doce tribus de Israel, que componen el pueblo elegido, escogido y llamado por el Señor para preparar la venida al mundo del Hijo de Dios y del Redentor.

  Puesto que Yo soy llamada a ser la Madre del Mesías, mi designio es el de ser el cumplimiento de las promesas, el brote virginal, el honor y la gloria de todo el pueblo de Israel.

  En efecto, la Iglesia me exalta con estas palabras: “Tú eres la gloria de Jerusalén; Tú eres la alegría de Israel; Tú eres el honor de nuestro pueblo”. Por eso las tribus de Israel forman doce piedras preciosas de la diadema que circunda mi cabeza, para indicar la función de mi materna realeza.

  Las doce estrellas significan también los doce Apóstoles que son el fundamento sobre el cual Cristo ha fundado su Iglesia. Me he encontrado a menudo con ellos, para estimularlos a seguir y a creer en Jesús durante los tres años de su pública misión. En su lugar, Yo estuve bajo la Cruz, junto con Juan, en el momento de la crucifixión, de la agonía y de la muerte de mi Hijo Jesús. Con ellos he participado de la alegría de su resurrección; junto a ellos, recogidos en oración, he asistido al momento glorioso de Pentecostés.

  Durante mi existencia terrena he permanecido junto a ellos con mi oración y mi presencia maternal para ayudarlos, formarlos, alentarlos e impulsarlos a beber el cáliz que había sido preparado para ellos por el Padre Celestial.

  Soy así Madre y Reina de los Apóstoles que, en torno a mi cabeza, forman doce estrellas luminosas de mi materna realeza. Soy Madre y Reina de toda la Iglesia.

  Las doce estrellas significan además una nueva realidad. El Apocalípsis, en efecto, me ve como un gran signo en el cielo: La Mujer vestida del Sol, que combate al Dragón y a su poderoso ejército del mal.

  Entonces, las estrellas en torno a mi cabeza indican a aquellos que se consagran a mi Corazón Inmaculado, forman parte de mi ejército victorioso, se dejan guiar por Mí para combatir esta batalla y para obtener al final nuestra mayor victoria.

  Así, todos mis predilectos y los hijos consagrados a mi Corazón Inmaculado, llamados a ser hoy los apóstoles de los últimos tiempos, son las estrellas más luminosas de mi real corona.

  Las doce estrellas, que forman la luminosa corona de mi materna realeza, están constituidas por las doce tribus de Israel, por los Apóstoles y por los Apóstoles de estos vuestros últimos tiempos.


  Entonces, en la fiesta de mi Inmaculada Concepción, os llamo a todos vosotros a formar parte preciosa de mi corona y volveros las estrellas brillantes que difunden, por todas las partes del mundo, la luz, la gracia, la santidad, la belleza y la gloria de vuestra Madre Celeste.”

GUILLERMO P. WALLACE – La bestia semejante a una pantera. Mundo Editorial 2011. Pags. 111-114

Nacionalismo Católico San Juan Bautista

sábado, 27 de julio de 2013

CONFUNDIR LA ESPERANZA CON EL OPTIMISMO - Por Dietrich y Alice Von Hildebrand

  El optimista no tiene ninguna motivación objetiva para serlo: no responde ni a circunstancias favorables ni a ningún factor extramundano que pueda alejar las amenazas. El optimismo es, eminentemente, una especie de dinamismo interior, una fuerza propulsora que nos mantiene en marcha, pero, al mismo tiempo, está unido a una especie de ceguera: no deja a la persona ver el carácter objetivo de una situación, por lo que responde con optimismo, pero es optimista por principio, y es precisamente esa disposición interior la que le impide ver el carácter objetivo de una situación.

  El optimismo está tan arraigado en la inmanencia que es perfectamente posible imaginar que una persona caracterizada por un optimismo innato caiga, de repente, en el pozo oscuro de la desesperación en el mismo momento en que su reserva de optimismo se le acaba, sufre un parón repentino e imprevisto.

  Debemos distinguir con claridad la esperanza y los buenos deseos, porque es muy fácil confundir estas experiencias porque parecen muy similares. Obviamente, la gente te dirá: esperar que tu amigo se recuperará de su enfermedad es equivalente a creer que así sucederá, porque tú lo deseas, y este deseo cobra tanta fuerza que te lleva a la convicción interior de que será así.

  Por supuesto un acto de esperanza que un acto de esperanza implica un deseo (si yo tengo la esperanza de algo, necesariamente deseo que se realice); por supuesto que la esperanza y los buenos deseos están caracterizados por un profundo convencimiento de que algo sucederá, o de que una amenaza será rechazada, pero estas semejanzas no deberían hacernos perder de vista las diferencias esenciales que hay entre los dos tipos de experiencia.

  En el caso de los buenos deseos, su propio dinamismo me impide ver la realidad de algunos hechos: realmente no los veo porque rehúso verlos,  o imagino que algo existe porque quiero que exista. En la esperanza, por el contrario, parece que se me concede una especial claridad de visión respecto al dramatismo de una situación, y no me hago ilusiones: veo con abrumadora claridad que, humanamente hablando, una situación es desesperada y experimento toda la angustia inherente a ella; pero me apoyo  en un factor extramundano y así rehúso ver la tragedia como la última palabra. Atravieso el círculo vicioso de las causalidades inmanentes y doy el salto hasta un espacio en el que la inmanencia queda superada.

  Ahora llegamos a un factor decisivo: metafísicamente hablando, todo acto de esperanza está fundado en Dios. La verdadera esencia de la esperanza es “esperar en alguien”. Cuando sufro por la vida de una persona amada, no solo me trasciendo a mí mismo, sino a toda la realidad terrenal hasta llegar a Dios, infinitamente misericordioso y omnipotente. Estoy convencido de que el bienestar de la persona amada no me concierne solo a mí, sino que Dios cuida de ella, la ama incluso más que yo. En realidad, tales momentos yo experimento mi amor como participación en el infinito amor de Dios. A pesar de la desesperada oscuridad que me circunda, me resisto a quedar encerrado en ella, a considerarla como la realidad última. Precisamente, el hecho de que yo me encuentre en una situación desesperada, de que debo esperar contra toda esperanza, lejos de convertirlo en algo irracional, me obliga a trascender lo racional y abandonarme en la luz cegadora de una realidad suprarracional en la que está fundada mi esperanza.

  Así pues, debería quedar claro que todo acto de esperanza es primordialmente una respuesta a Dios, a su bondad infinita, a su omnipotencia, al hecho de que Dios nos ama infinitamente. Todo “esperar que” algo ocurrirá presupone un “esperar en alguien”.

  …un creyente pone el fundamento de su esperanza en Dios, y confiado en su bondad absoluta, “espera que” la última palabra de la existencia humana sea la alegría. El salmista lo expresa:”Domine in te speravi; non confundar in aeternum” (Señor, esperé en ti, no sea yo confundido para siempre).

  …Nuestro esperar está fundado en el Dios vivo… Lejos de toda ilusión, el verdadero cristiano mantiene sus ojos fijos en la realidad última, sobrenatural, que da a todo el universo si sentido propio.


  San Pablo dice: “Sé en quién he creído”. Nosotros podemos añadir: “Sé en quién espero”. Esperamos en Cristo, de quién dice el prefacio de la Misa de difuntos: “En Él brilla la esperanza de nuestra feliz resurrección y así, aunque la certeza de morir nos entristece, nos reconforta la promesa de la futura inmortalidad” 

Actitudes Morales Fundamentales – Ediciones Palabra 2003, Pags. 129 y siguientes. 

Nacionalismo Católico San Juan Bautista

viernes, 26 de julio de 2013

YO BAJO DEL CIELO – Mensajes de la Virgen al Padre Gobbi

Fátima (Portugal), 13 de Mayo de 1990. Aniversario de la primera aparición.

  Hace setenta y tres años, bajé del cielo en esta Cueva de Iría, para indicaros el camino que debéis recorrer en este vuestro difícil siglo.

  Los acontecimientos tan dolorosos, que se han sucedido, se han desarrollado realizando plenamente las palabras de mi profecía. La humanidad no ha acogido mi invitación maternal de volver al Señor por el camino de la conversión del corazón y de la vida, de la oración y de la penitencia. De este modo ha conocido los terribles años de la segunda guerra mundial, que trajo decenas de millos de muertos, e inmensas destrucciones de pueblos y naciones.

  Rusia no me ha sido consagrada por el Papa con todos los Obispos y por eso, no ha tenido la gracia de la conversión y ha difundido sus errores por todas partes del mundo, provocando  guerras, violencias, revoluciones sangrientas, persecuciones a la Iglesia y al Santo Padre.

  Satanás ha sido el dominador indiscutible en los acontecimientos de vuestro siglo, llevando a la humanidad entera al rechazo de Dios y su Ley de Amor, difundiendo en todas partes la división, el odio, la inmoralidad y la maldad y haciendo legitimar en todas partes el divorcio, el aborto, la obscenidad y la homosexualidad y el uso de todos los medios para impedir la vida.
Ahora iniciáis el último decenio de vuestro siglo. Yo bajo del cielo para que os sean revelados los últimos secretos y pueda así a cuanto ya debéis vivir, para la purificación de la tierra. Mi tercer secreto, que Yo revelé a los tres niños a quienes me aparecí y que hasta ahora no os ha sido revelado, será manifestado a todos por el mismo desarrollo de los acontecimientos.

  La Iglesia conocerá su hora de su mayor APOSTASÍA, el hombre de iniquidad se introducirá en el interior de ella y se sentará en el mismo Templo de Dios, mientras que el pequeño resto que permanecerá fiel, será sometido a las mayores pruebas y persecuciones. La humanidad vivirá el momento de su gran castigo, será de este modo preparada para recibir al Señor Jesús, que volverá a vosotros en gloria.
  
  Por eso, sobre todo hoy, YO desciendo todavía del Cielo, con mis numerosas apariciones, con los mensajes que os doy, con esta Obra extraordinaria de mi Movimiento Sacerdotal Mariano, para disponeros a vivir los acontecimientos que ya están a punto de cumplirse para llevaros de la mano a recorrer el trecho más difícil y doloroso de este segundo adviento y para preparar las mentes y los corazones de todos a recibir a Jesús en el próximo momento de su RETORNO GLORIOSO.


GUILLERMO P. WALLACE – La bestia semejante a una pantera. Mundo Editorial 2011. Pags. 109-110




 El Padre Esteban Gobbi, fue un sacerdote italiano que recibió durante 25 años locuciones interiores de la Santísima Virgen que plasmó en su libro “A los sacerdotes hijos predilectos de la Santísima Virgen”. 
  En 1972 después de una peregrinación a Fátima crea el Movimiento Sacerdotal Mariano que cuenta con más de 400 obispos y 100.000 sacerdotes, como respuesta a la profunda crisis religiosa en la Iglesia y de apostasía. 
  El libro del padre Gobbi tiene el Imprimatur del Cardenal Bernardino Echeverría Ruiz.
  Falleció el 29 de Junio de 2011. 



Nacionalismo Católico San Juan Bautista


miércoles, 24 de julio de 2013

LA DESNATURALIZACIÓN DE LA IGLESIA ALCANZA A SUS MISMOS CORRECTIVOS - Por Flavio Infante

    Posiblemente el Enemigo haya tomado debida nota de que «la sangre de los mártires es simiente de nuevos cristianos» y, luego de comprobar la ineficacia de las cacerías antaño movidas in odium fidei (reiniciadas masivamente después de un intervalo de quince siglos con la Revolución francesa, seguida por la rusa, y la persecución en el México de Calles y en la España de la Segunda República), sus planes ahora versen -al menos en lo que toca a las naciones otrora cristianas; otra cosa hay que decir de la suerte de los cristianos en los países musulmanes- en evitar cuidadosamente dar ocasión al testimonio, procurando despojar a la Iglesia de la gloria de sus testigos y haciéndola morir -si tanto fuera posible- de consunción, de tedio, de una tan insípida cuanto irrelevante necrosis, ni más ni menos que al modo de todos los seres naturales, que nacen y mueren.

  Sólo así se explica la progresiva y desalentadora mímesis que clérigos y fieles han contraído respecto del mundo, cuyas sombras la Iglesia, en su eclipse, se ha lanzado desaforadamente a reflejar, en un intercambio de regalos -de opacidades- que sólo podrá comprenderse en la perspectiva de una "teología de la historia" infusa e infalible, en el seno de la eternidad bienaventurada. Quizás bajo el acápite «nox erat», como cuando el Señor fue entregado en manos del poder civil y religioso, yendo de mano en mano y de garra en garfio para mejor ser ofrecido en holocausto.

  ¿Cómo se explica si no, sino en virtud de una cascada incontenible de turbiedades (de un misterio profundo como el mismo infierno, cuyos ardides apenas sirvieran a ocultar los ayes de los condenados y el hedor de la chamusquina de los réprobos) la defección interminable de la Jerarquía, lista siempre a pactar con el mundo y a consentir con sus errores? ¿Y cómo se explica de otro modo la multiplicación de los escándalos en las más altas dignidades eclesiásticas sino como epifenómenos de un culto implícito o patente al Malo, que claman por la acción conjunta del exorcista, del cirujano y del pastor insobornable, a más de la súplica incesante a san Miguel? Una cosa no quite la otra, pues.

  Pero lo terrible es comprobar que, como en el caso de la llamada "medicina homeopática", los correctivos acaban por ser de la misma naturaleza del mal que se dice querer extirpar. ¿Cómo se le pasó al papa que el hombre designado para "limpiar" las cuentas del IOR, presentado ante los medios como de "extrema confianza" e "incorruptible sin par", resultó que había estado amancebado con un oficial del ejército suizo durante su nunciatura en Uruguay, siendo allí habitué de bares de sodomitas? ¿No era que había reconocido la existencia de un lobby gay en la Curia? Este reconocimiento, ¿implica su intención de combatirlo de veras? ¿Por qué, entre ladrones y maricas, todavía no removió a nadie de los puestos por éstos envilecidos? Si refuerza las sanciones penales contra pretes pedófilos, permitiendo -como lo hizo siendo arzobispo de Buenos Aires- toda otra falta contra el celibato, ¿no será en función de aquello que De Mattei señala acerca del doble parámetro adoptado para con pedofilia y homosexualidad, haciendo de aquélla un delito y de ésta un derecho simplemente porque no se las mide en términos de desorden moral? En efecto, en los casos de abusos contra menores «la referencia no es a la ley moral, sino a la auto-determinación ilimitada del sujeto». ¿No es esto actuar en plena consonancia con el espíritu corrompido e hipócrita del mundo, que también fustiga la trata de blancas pero alienta la pornografía por idénticas motivaciones?

   Y al momento de purificar las turbias finanzas vaticanas, ¿no es increíble nombrar una comisión de laicos con comprobados vínculos con hombres de Curia que acarician la hora de la depredación de los bienes eclesiásticos desde hace años, incluyendo el absurdo del nombramiento de un obispo riojano (España) que «sin hablar italiano y sin tener formación específica en economía o finanzas, supervisará y gobernará todo el patrimonio que depende de la Santa Sede» http://www.diariodeleon.es/noticias/afondo/un-broker-con-sotana_636756.html? Ahora que sonó la hora de la transparencia y del soltar el lastre, ¿tendremos que recordar el exabrupto del mismísimo Francisco hace un par de meses durante un encuentro con el comité ejecutivo de Cáritas Internacional: «ojalá que tengamos que rematar las iglesias para dar de comer a los pobres»? Después de haber conocido en varios momentos de su historia la codicia del poder temporal haciendo presa en su patrimonio, como ocurrió a instancias del cisma anglicano, o luego de expulsados los jesuitas de Francia, Portugal y España, por recordar unos pocos notos ejemplos, ¿será llegado el trance de ofrecer a magnates, financistas y aventureros de Mammon una bien surtida colección de obras de arte -hermosos templos con todo cuanto contienen- a cambio de unas monedas?  Bien apunta Colafemmina que «Monseñores y Cardenales le estarán ciertamente agradecidos a la Comisión que ellos mismos crearon sin ningún criterio de selección pública, sino por mera cooptación, un poco como ocurre en las logias masónicas. Esperemos sólo que no se decidan a poner en venta a San Pedro porque -admitido que aún se aloje allí luego de tantos escándalos- el Espíritu Santo podría decidirse finalmente a mudar sitio».

Visto en: http://in-exspectatione.blogspot.com.ar/

Nacionalismo Católico San Juan Bautista