San Juan Bautista

San Juan Bautista

jueves, 21 de agosto de 2014

León Degrelle: Guerrero, Filósofo y Poeta - Por Octavio Guzzi


A veinte años de su muerte


  El 31 de marzo de 1994, en la ciudad de Málaga, partía de este mundo uno de los últimos guerreros de la segunda guerra mundial. Un viejo sobreviviente de la rabia de Nüremberg. Líder político, militante, soldado, padre y poeta, León Degrelle, parece sintetizar en su figura la amalgama de los templados héroes del parnaso.

  En el género autobiográfico, el mismo Degrelle se ha retratado en sus "Memorias". Nos ha revelado cuánto debió luchar, en territorio belga, para consolidar la unidad política de su movimiento rexista, nacido en honor al único Rex: Cristo. En fin, en estas páginas, se puede leer un colorido testimonio de un guerrero incansable batallando por el triunfo de la verdad. Dice en uno de sus párrafos: "Así, pues, me alisté como soldado simple, pese a que era padre de cinco niños, para que el menos favorecido de nuestros camaradas me viese participar con él de sus penas y sus infortunios..."

  Sin embargo, al conmemorar estos veinte años de su partida, hemos decido recordarlo, enfatizando su condición de poeta. Oportunamente, Santo Tomás recordaba que "el filósofo y el poeta tienen en común lo maravilloso". Seguramente, las difíciles experiencias de la segunda guerra mundial habían regalado a Degrelle la posibilidad de poner en práctica un bagaje de conocimientos que pronto serían transformados en una ascesis poética.


  Allí se producirá el encuentro con lo maravilloso. Las condecoraciones eran sólo un reflejo de una entrega absoluta; abandono propio del hombre filosófico que se da permanentemente a fin de encontrarse con la verdad. Idea y realidad, en Degrelle, se vuelven un todo indisoluble, prueba viva del apotegma "filosofar es estar presto a morir". De un momento a otro, esa filosofía se iría modelando hasta producir el deslumbramiento de las formas. El libro "Almas ardiendo" es el fruto de un soldado que ha lidiado contra todas las inclemencias, materiales y espirituales. Como lo dice el mismísimo Gregorio Marañón, en el prólogo a dicha obra, son "páginas de insuperable hermosura".

  Será suficiente emprender la lectura de la "Agonía del Siglo" para encontrar párrafos de intensa profundidad: "¿Para qué guardar al fruto maduro que tendría que repartirse entre todos? El amor, el mismo amor, ya no se da a los demás; se huye con él entre los brazos, de prisa, de prisa. Sin embargo la única felicidad era aquello: el don, el dar, el darse, era la única felicidad consciente, completa, la única que embriagaba, como el perfume sazonado de las frutas, de las flores, del follaje otoñal".  

  La aguda perspicacia que ha caracterizado a este "homo conditor", puede colegirse de la primera parte de este maravilloso libro.

  Claramente, y como su título lo indica, "Corazones Vacíos" narra las consecuencias de la posguerra, no como un estólido y vacuo relato del "triunfo de la libertad", sino más bien retomando una mirada analítica del hombre desacralizado. Entonces, el epílogo no se hace esperar: "Sin amor, sin fe, el mundo se está asesinando a sí mismo..."

  Degrelle, como buen poeta, sabía elevar su mirada a Dios. Sabía adorar el esplendor de la Forma, pues su vida y su gloria militar no eran otra cosa que una consagración a la Voluntad Divina.

  Así, este valiente y audaz luchador no nos dejará sucumbir en la pobreza de los tiempos. La "Vida Recta" es una lección para el combate diario. Es alimento para el hombre que reconoce en las armas un medio para alcanzar la gloria. "El gran ideal da siempre fuerza para domar el cuerpo, para soportar el cansancio, el hambre, el frío..." Nuevamente, aflora el coraje de nuestro luchador cuando en dicho capítulo leemos: "Una vez cumplidos nuestros deberes, ¿qué más da morir a los treinta años o a los cien años? ¡Lo que importa es sentir el corazón encendido, cuando la bestia humana grita extenuada!"

  Los capítulos se suceden en este libro que parece no tener fin. Cada palabra, cada hoja descubre un sinnúmero de reflexiones y alternativas. En la "Renunciación" nos enseña el misterio de la felicidad. "La verdadera felicidad, la felicidad digna del hombre, la que nos eleva, es la felicidad asistida por el espíritu, la que nace de la renunciación del alma, de su abdicación, en la plena conciencia, de los placeres que la vida nos ofrece y nos regatea".

  Podríamos abundar en citas. Pero entendemos, que siempre es mejor leer y releer el texto mismo. Allí, se encontrará un manual para el guerrero, una guía para el filósofo y una palabra para el poeta. •


Octavio Guzzi

Revista Cabildo 3° Época – Año XV – N° 108. Julio-Agosto 2014


Nacionalismo Católico San Juan Bautista

4 comentarios:

  1. chip
    Pregunta hecha por Alejandra el día 8/19/2014:

    que opina el Papa sobre la implantación del chip.

    Respuesta por Frank Morera el día 8/20/2014:
    Hola Alejandra.Me imagino que lo pensamos las personas sensatas, que relacionar eso con el Santo Libro del Apocalipsis es pura ciencia ficcion.Bendiciones+


    http://www.ewtn.com/vexperts/showmessage.asp?Pgnu=1&Pg=Forum24&recnu=5&number=638277

    ResponderEliminar
  2. Dios Nuestro Señor guarde en su seno al gigante León Degrelle. Héroe de la Fe en la lucha contra el enemigo cruel. Fiel seguidor de Nuestro Señor Jesucristo, soñador prolífero, que no quedó en la ilusión o el deseo estéril, sino que consiguió amalgamar las voluntades. Viajero y peregrino en nuestra nación mexicana, compartió de cerca las amarguras de la guerra cristera, animó y aprendió de la lucha heroica de nuestra patria, posteriormente inflamaría los corazones de la juventud de su patria con la idea de un solo Señor, Cristo Rey del universo. Político, periodista, intelectual, luchador social, militar, conocedor de la verdad, héroe con toda esa pléyade de luchadores por la humanidad, hoy olvidados y calumniados. Hoy se eleva como lo que siempre fue, un hombre al servicio de Dios y de la humanidad.
    Su ejemplo nos acusará el día del juicio. Conozcámosle, imitémosle, su época no fue fácil, la nuestra tampoco lo es, pero el letargo moral de hoy día nos paraliza, el relativismo de nuestra Fe nos aniquila.
    ¡Quien tuviese como padre a un hombre de estas dimensiones!, que brille su ejemplo para todas las generaciones. Con hombres como él aún la victoria es posible, aún contra el mismo anticristo.
    La divina providencia nos bendiga con otros como él, descanse en paz.
    ¡Viva León Degrelle!, -viva su recuerdo-.

    ¡Viva y reine por siempre Cristo Rey!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo22/8/14 9:22

      ¡Y MARÍA REINA INMACULADA DEL UNIVERSO!

      Eliminar
  3. Porque " ¿.. "uno de los últimos guerreros de la segunda guerra mundial. "?

    JPB

    ResponderEliminar