San Juan Bautista

San Juan Bautista

viernes, 4 de mayo de 2018

Devonshire, pueblo mártir de la Misa – José F. Urbina Aznar





     Nuestro pensamiento vuela a Devonshire cuyos habitantes fueron masacrados en las formas más espantosas por extranjeros alemanes de religión luterana, traídos para el caso por Cranmer. Niños, mujeres, ancianos, hombres del campo, perecieron en formas indescriptibles. Y al mismo tiempo que por toda la ciudad se levantaba un vaho de silencio y de muerte, el “arzobispo” Cranmer celebraba la victoria  con un banquete ofrecido a las autoridades civiles y militares, en la ciudad de Londres…


     La desvergüenza de aquel pueblo, diría Cranmer, había llegado a su máxima expresión al rebelarse contra el gobierno establecido y exigirle que el latín fuera impuesto nuevamente en la celebración del Sacrificio de la Misa.


     Cranmer aseguraba que “el poder de la gran prostituta, esto es, la pestífera Sede de Roma, descansa en la doctrina papal de la transubstanciación, de la Presencia Real de la carne y sangre de Cristo, en el sacramento del altar, y en el Sacrificio de la Misa”. Por ese motivo inició el tirano una labor para destruir el poder de Roma, empleando tres medios principales: el uso de la lengua vernácula, la sustitución del alar por una mesa y el cambio de las fórmulas del Canon de la Misa.


     Decía Cranmer: “La forma de una mesa es el uso correcto de la Cena del Señor, porque el uso de un altar, es hacer un sacrificio de lo que sólo es una cena; mientras que la mesa, es para el uso del pueblo, para que coman de ella”. “Nadie puede negar, pues, que lo más apropiado es una mesa para la cena, que un altar que da idea de sacrificio”.


     Se demolieron los altares, se quemaron los libros en latín, que según los más serios historiadores, hasta medio millón en población de tres millones, se implantó el vernáculo en los oficios, se adoptó la mesa protestante cara al pueblo, y se ordenó que el pan para la celebración de la cena, fuera del uso común. Se prohibió la comunión de rodillas porque Cranmer decía: “…era reconocer la presencia real de Cristo como predicaba el Papa, desde su pestífera Sede, en algo que ciertamente no la había”.


     Los habitantes de Devonshire levantaron una protesta. Pedían la restauración de la antigua Misa, pedían que el Santísimo Sacramento fuera puesto en el centro de los templos. Todo el pueblo levantó sus voces contra el tirano demoledor de la fe. “No aceptaremos, decían, los nuevos ritos, porque son profanos, porque son como juego navideño, sino que tendremos nuestros antiguos ritos, los Maitines, las Vísperas, las procesiones, las letanías de Nuestra Señora, y todo eso en latín, y haremos que cada predicador en su sermón y cada sacerdote en su Misa, pidan nominalmente por las almas del Purgatorio como hicieron nuestros antepasados. Queremos que se distribuya la ceniza y las palmas, el agua bendita y las bendiciones”.


     Salieron los poderosos ejércitos para controlar la insurrección. Un nutrido número de hombres saliendo de la ciudad con paso firme y armados con instrumentos de labranza hacia donde estaba la columna asesina… ahí quedaron, traspasados por las armas enemigas. Luego la población fue masacrada. Nadie escapó. Muchos mercenarios luego de ver el horror de todo aquello, corrían al Nuncio para que los absolviera de lo que habían hecho y les diera penitencia.



Revista Roma Nº32 Verano 1973/74. Págs. 28-29.




Nacionalismo Católico San Juan Bautista

5 comentarios:

  1. Terrorífico. A esos amigos herejes nos quieren volver a entregar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se puede aplicar esa frase al hecho que destruyan la liturgia, no pasa por ahí la persecución, muy desubicado.

      Eliminar
    2. Querer deformar la Liturgia con el NO es eliminar parte sustancial del sacrificio. Por lo tanto es no servir a Dios en Jesucristo!

      Eliminar
    3. Querer deformar la Liturgia con el NO es eliminar parte sustancial del sacrificio. Por lo tanto es no servir a Dios en Jesucristo!

      Eliminar
  2. Y es en lo que se ha convertido en la gran medida la misera novus ordo conciliar ecumenica, con paco1 jesuitas ya a punto de reventar el santo sacramento en sí. THE END.

    ResponderEliminar