San Juan Bautista

San Juan Bautista

lunes, 22 de junio de 2020

El viacrucis de Hess - Luis Alfredo Andregnette Capurro


     ENGLAND, NUREMBERG, SPANDAU
  LAS TRES ESTACIONES DEL VIACRUCIS DE HESS

Admiramos a los hombres que hacen sentir su peso de hombres. Por ello iniciamos esta nota de homenaje a Rudolf Hess, Mártir de la Paz, tomando como acápite una página por él suscripta y que escribió y fechó en la ciudad de Nuremberg en octubre de 1946. Corrían los días de la segunda estación de su Viacrucis. Aquí tenemos el texto: “Ya que supongo que mis frases finales ante el tribunal, no serán publicadas en la prensa, ni por la radio, os las escribo: Las declaraciones de mi defensor ante este tribunal, las autoricé para que en su día sirvan de juicio de mi pueblo y de la historia. Sólo esto tiene valor para mí. No me defiendo contra unos fiscales a los que niego el derecho de levantar ninguna acusación contra mí o mis compatriotas. El destino me ha permitido colaborar durante muchos años con el hijo más grande que mi pueblo ha tenido en su milenaria historia Aún, cuando pudiera, no borraría esta época de mi vida. Soy feliz sabiendo que he cumplido con mi deber ante mi pueblo…mi deber como alemán, como nacional socialista y fiel colaborador del Führer. No me arrepiento de nada. Si me hallara al principio volvería a actuar como lo he hecho. Siento la mayor indiferencia por las decisiones de los hombres; algún día compareceré ante el Eterno, para rendirle cuentas y sé que Él me perdonará” 


“Saludad a todos los que me recuerdan”

Rudolf Hess nació en Alejandría (Egipto) el 26 de abril de 1894. Su padre era un próspero comerciante alemán y su madre inglesa. Por ello el joven Rudolf tuvo el privilegio de formarse en la cultura espartano - germánica de su hogar, amén de cultivarse con los milenios de la misteriosa y apasionante historia egipcia.

El 28 de junio de 1914, en Sarajevo, eran asesinados por un terrorista anarco el Archiduque Francisco Fernando y su esposa, herederos del secular trono imperial Austro Húngaro. Treinta días después el belicismo de quienes buscaban la destrucción de aquella Imperial Paz conseguían la movilización de los ejércitos y estallaba, lo que conocemos como primera guerra mundial. Rudolf Hees sintió el llamado de sus tradiciones anímico raciales y se presentó como voluntario en Alemania. Tenía 20 años y lo sentía como un deber superior Sirvió en primer lugar en la Artillería Imperial y luego obtuvo su pase, para ser piloto de la naciente Luftwaffen. Durante tres años sirvió en la Fuerza Aérea siendo Camarada de varios ASES de esa arma gloriosa. Entre otros, conoció y fue amigo de Herman Goering guerrero aviador de primera categoría y del Barón Richtoffen. El título de nobleza y el tradicional apellido castrense nos lleva a referirnos al formidable Aviador y As, conocido como el Barón Rojo por el color del blasón familiar, quien cayó combatiendo en los cielos de Francia. Su cadáver, recuperado por los británicos, los que, caballerescamente, le rindieron honores militares, en momentos de su sepelio en territorio enemigo. Este gesto, que nobleza obliga reconocer, nos prueba que la guerra caballeresca todavía existía.

Hess, en esos días no sólo no pasó inadvertido, sino que se destacó por su combatir en el espacio.  Por eso fue honrado con la Cruz de Hierro de Primera Clase al ser herido gravemente, dos veces consecutivas, una de ellas en un pulmón. Finalizada la guerra, y observando su patria ancestral derrotada y humillada por la traición comunista y por los que en tiempos de peligro deambulaban por los guetos, se sintió más que nunca comprometido. Desde entonces su concepción del hombre fue la del soldado y la del creyente “pensando que la religión del juramento es eterna y que nada prevalece sobre la palabra dada”.

 He aquí el por qué nuestro biografiado se alistó (1919) en los Freikorps (Cuerpos Libres) a las órdenes del general Ritter Von Epp para derrotar la “república” Soviética de Baviera. Era el mismo cáncer marxista que atacara la Rusia Zarista, con la traición de los liberales y masones como Kerensky, además del empuje eficacísimo, de la Banca Kuhn Loeb, Todo el conglomerado Iscariote estaba provocando la metástasis, y no solo en Baviera, desde donde el bolchevismo pensaba sovietizar a la derrotada Germania. Esta era, en esos tristes años, una muy débil república democrática con capital en Weimar, la misma que firmó los humillantes tratados de Versalles. Con ese espectro fantasmal de la verdadera Alemania, caería el resto de Europa.

La “revolución permanente y mundial” nacida en la mente del judío Bronstein (alias Trotzky) parecía ser imparable. En medio de ese adelanto del Apocalipsis, estaba Hess combatiendo y estudiando en Munich, Ciencias Políticas. En enero de 1920, asistió a un acto político militar donde habló el ex combatiente Adolfo Hitler.  Hess, que conocía a Hitler, desde 1917 cuando la batalla de Flandes, escuchó al orador atentamente y fue tan grande la conmoción que sintió en su espíritu, que inmediatamente solicitó la afiliación al grupo. Este, en el correr de los siguientes años, fue millones. En sus reuniones ondeaban las banderas con los colores imperiales (negro, rojo y blanco) y la svástika, milenario símbolo ario cuya cruz acromponada significaba el sol en movimiento. Pero hubo más. Se empezó a utilizar una camisa color Marrón Claro que había llevado la Wermacht en las campañas coloniales alemanas. Para oponerse al ademán comunista con el puño cerrado se adoptó el saludo greco romano de las Olimpíadas (790 AC). Brazo diestro levantado con ángulo de 45 grados y la mano extendida al sol. Para afirmar que todo el movimiento se hundía en las raíces profundas de la tradición debemos reiterar que, el mismo ademán era el que utilizara nuestra civilización durante siglos. Mussolini en esos mismos tiempos (1919) lo rescató de la Italia romana para sus “Fasci di combattimento” (Haces de Combate).

1923 fue el año terrible, de la post guerra alemana. Una inflación desenfrenada con una moneda desvalorizada al infinito marcó un aumento de la miseria y de los golpes terroristas bolcheviques. Baviera, siempre Baviera, estaba otra vez en la mira. El 9 de noviembre de ese año Hitler, acompañado por el general Ludendorff, Hess, Goering y una multitud de excombatientes, intentaron un Putsch, en Munich contra la siniestra dominante. Fracasaron al ser brutalmente reprimidos. Los muertos y heridos, se contaron por cientos. El resultado fue que los principales dirigentes fueron condenados a penas de cárcel que cumplieron en la fortaleza de Landsberg. Allí fueron a parar, entre otros, Hitler y Hees.  En una de esas celdas lúgubres, Hitler tuvo la idea plantear su doctrina en un libro al que tituló de antemano “Mi Lucha”. La cercanía de Rudolf Hees fue providencial. Allí, el joven Rudolf, entonces con 30 años de edad, sirvió como taquidáctilógrafo tecleando las palabras que le dictaba su Jefe y camarada de prisión. Parecería, y lo decimos en condicional, porque no hay pruebas, pero se ha afirmado que, en las páginas del famosísimo libro de Hitler, donde se habla del espacio vital (Lebensraum)y del papel del Imperio Británico en la historia, fueron influidas por las conversaciones con Hees. Es muy posible, porque Rudolf, había sido alumno del profesor Karl Haushofer, muy famoso en la disciplina geopolítica. Por otra parte, era su lector apasionado. Ya fuera de la prisión y desde 1925 a 1932 Hees, trabajó como Secretario privado y confidente del Fuhrer (Caudillo) como se le conocía. Hess, era un leal seguidor de Hitler y tan idealista que se le llamaba “la conciencia del Partido” NSDAP (Parrido Nacional Socialista del Trabajo Alemán) En esta época, escribió un libro sobre Hitler al que llamó: “Como debe ser el hombre que conduzca a Alemania a su antigua grandeza”. Hess, era una persona sin pretensiones y solo aparecía en las grandes reuniones del NSDAP vistiendo de civil.

Muy pocas veces se le veía con el uniforme del Partido.   En 1927 se casó con Ilse Prohl con quien tuvo su único hijo, al que bautizó Wolf Rudiger, nacido en 1937 y fallecido en el año 2001. Su señora, Ilse y Wolf escribieron, en 1951-52, un hermoso libro con recuerdos del esposo y padre mártir, que aún sufría en la cárcel de Spandau. El libro a que hacemos referencia, es el que hoy luce en nuestra mesa de trabajo. Se titula England, Nuremberg, Spandau y fue editado en español por Editorial AHR de Barcelona en 1954.

En diciembre de 1932, Hitler lo nombró Presidente del Comité Central del NSDAP. El 21 de abril de 1933 fue elegido parlamentario del Reichtag. Desde esta posición se desempeñó principalmente, como EL organizador de las Olimpiadas de 1936. Ellas, fueron para el mundo, un modelo, por su grandiosa belleza y magnificencia amén de los encuentros gimnásticos que funcionaron a la perfección.  Una de las prerrogativas que tenía Hees, era la de anunciar, en las grandes reuniones populares del NSDAP, el momento en el cual el Führer iba a hacer uso de la palabra. En esos instantes, aparecía mostrando el entusiasmo más intenso, a través de su viril alta voz perfectamente impostada y al unísono con la posición de firme y el saludo romano germánico. Desde 1933, fue Ministro sin Cartera, Miembro del Consejo del Gabinete, así como integrante del Consejo de la Defensa del Reich. En 1939 fue nombrado tercero entre las jerarquías supremas del Reich, luego de Hitler y Goering.

Por el túnel del tiempo, hemos llegado a 1939 con sus meses difíciles. Después de la Victoria nacionalista - Falangista en España donde se batieron hombro con hombro hispanos, italianos y alemanes contra la judeo masonería mundial, el accionar de belicismo mundial cambió. El Poder Invisible, aceleró sus acciones para desatar el conflicto. En esa época existía una concepción estratégica que integraban Alemania, Hungría, Rumania, Bulgaria, Italia y España, naciones que, integrando una especie de muralla aislaban al Estado Bolchevique. El engendro, anidaba el odio con su religión anti Dios en la que desaparecía el universalismo marxista del paraíso terrenal con su sociedad comunista sin Estado y el inmanentismo del hombre que volvía a su “natural bondad” perdida con la propiedad privada y la “alienación religiosa cristiana”.  Fueron los tiempos en los cuales, Stalin, “el buen tío Joe”, como lo llamara Roosevelt, puso en marcha el ataque permanente contra el Fascismo, utilizando hábilmente la estrategia de los Frentes ´Populares. Todo lo citado, con las combinaciones maquiavélicas permitieron al comunismo estar en los gobiernos, e influir, sin hallarse en ellos. Pieza especial en las manos de Stalin, fueron los sindicatos del mundo los que, eran movidos como peones de un gran ajedrez, en el cual, se les decía a los obreros “que no tenían patria”. Todo lo resumían mediante el odio de la lucha de clases, disgregadora de las unidades nacionales, ya golpeadas por el liberalismo con los partidos políticos enfrentados.

La guerra del 39, significó el regalo al marxicomunismo, porque, se consideraba que un debilitamiento de las revoluciones nacionales podía favorecer a los amigos del capitalismo apátrida. Esas finanzas, frías como la muerte, que ya mucho habían hecho, para afirmar el progresismo de las rabínicas barbas. Ahí estaban, las carreteras, las fábricas y hasta gigantescas represas, como la del Dniéper, hasta hace algunos años la más grande de Rusia, y que fuera prácticamente regalada por el cripto- comunista millonario F. D. Roosevelt. Nada hay parecido al caviar marxista. El Reich, tenía claro que, una vez finalizada la guerra, en el Occidente, el objetivo de las plutocráticas democracias era destruir al Eje para facilitar a la URSS, su desarrollo con el programa del gobierno mundial soñado en las logias masónicas y por un pueblo endogámico y deicida. La URSS, como vimos en anterior capítulo, había comenzado a moverse dando zarpazos en el sur, el oeste y el norte. El total fracaso demo marxista en España (1936-39) acercó al bolchevismo con los otros “progresistas” derrotados: Londres, Paris, y Washington. La guerra del comunismo internacional contra Alemania y el bloque de la Civilización Occidental era inevitable.

Precisado esto, se entenderá la posición que Rudolf Hess adoptó en 1940-41 cuando la guerra se decantaba en favor de Alemania. Frente al mundo, estaban  las derrotas de la Francia con el Frente Popular del judío León Fulkenstein  y la  de una Inglaterra que, como bien expresara en 1940,   el noble caballero Almirante Barry Domville  apuntando con índice acusador: “fuerzas obscuras han arrastrado a Gran Bretaña a una guerra estúpida, contraria a sus intereses y causante de su ineluctable decadencia” Fue, en esos meses, que se hicieron fuertes en la limpia conciencia de Hees, las ideas de una Paz  que creyó factible. “Es un hecho poco conocido, nos dice su señora, que fuese mi esposo, quien poco antes de firmarse el armisticio con Francia en el histórico vagón de Compiegne, expusiera durante una larga y seria entrevista con Hitler, su posición de que las condiciones del armisticio no debían contener ningún punto que pudiera herir el honor del enemigo vencido, a fin de no dificultar las resoluciones de las divergencias existentes y más adelante, el mejor entendimiento entre Alermania y Francia. Sólo, cuando Hitler dio su asentimiento, prosigue la esposa, decidió Rudolf asistir al acto en Compiegne”.

Poco más adelante en las páginas de su libro, estampa la esposa Ilse: “Las palabras de Holderilin. “No sacrifiquéis jamás la conciencia a inteligencia” se podrían citar como “leiv motiv” de los pensamientos que animaban a mi esposo cuando estalló la guerra de 1939. Juzgaba la situación en su calidad de ex combatiente.  Desde 1933 se había dirigido repetidas veces a sus camaradas alemanes, franceses e ingleses de la Primera Guerra entre los cuales había encontrado eco favorable; veía en la nueva guerra una tragedia para el mundo entero…Ya desde el primer día de guerra sus pensamientos más íntimos se orientaron a alcanzar lo más urgentemente posible la Paz. Después del derrumbamiento de Francia, cuando Inglaterra era el único enemigo con el que se enfrentaba Alemania, intentó primeramente establecer contacto con los círculos dirigentes británicos por mediación de Albert Haushofer, hijo de su mejor amigo el geopolítico Dr. Karl Haushofer y, con el consentimiento explícito de Hitler. El camino de las gestiones, a través de Suiza y España estaba cuajado de obstáculos y la posibilidad de llegar pronto a resultados tangibles se esfumaban cada vez más. En consecuencia, comenzó por a adquirir cuerpo en el cerebro de mi esposo, la idea de una acción fuera de lo corriente, llamar la atención del mundo, acaso lograría suavizar la irreconciliable actitud de Inglaterra hacia Alemania…”. “En una carta de mayo de 1941 que Rudolf Hess dejó para su amigo Haushofer escribe que, a su parecer, ya solo quedaba la posibilidad de cortar el nudo gordiano de estas trágicas combinaciones.”

La resolución tomada, la concretó, el 10 de mayo de 1941 seguramente con el aval del propio Führer. Hess, al comando de un pequeño avión Messerchmidt F10 realizó la hazaña de llegar a Escocia lanzarse en paracaídas a unos pocos kilómetros del Castillo del Duque de Hamilton. Hess confiaba en el citado Lord, del cual se había hecho muy amigo en 1936, durante las Olimpíadas de Berlín. Tampoco dudaba de Loyd George el insigne político de la primera guerra. Su confianza, plena estaba con el Duque de Windsor, quien había sido presionado para abdicar, cuando ocupaba el Trono con el nombre de Eduardo VIII (1936) no, por el casamiento con Lady Simpson, sino por su política favorable a un entendimiento total con la Alemania del Tercer Reich. Hess se entrevistó con el Duque de Hamilton al día siguiente de su llegada paracaidista, quebrando su tobillo.

Su mensaje era muy claro. Armisticio y Alianza con Alemania para acabar con el judeo bolchevismo “ruso”. Todo su pensamiento llegó al miserable histrión Mr. Churchill en el que encontró una absoluta oposición y no digamos de Roosevelt especie de Caifás redivivo. Con sorpresa de Hess, el “premier” británico ordenó su prisión en la Torre de Londres como prisionero de guerra. Evidentemente el gobierno de Berlín había subestimado el poder de cierto grupo racial y sus esotéricas sociedades de fachada. Comenzó así su Viacrucis. En 1946 fue trasladado a Nuremberg con su inicuo Tribunal. Durante los meses que duró la farsa, estuvo sentado con sus camaradas que ya tenían de antemano redactadas las condenas de muerte. Hess ni siquiera pudo intentar una defensa, porque tuvo que rechazar a su designado abogado “defensor”. Todavía más, ni siquiera se le permitió el llamado a sus testigos. El primero de octubre de 1946 fue sentenciado a cadena perpetua por crímenes contra la Paz y conspiración (sic). Luego, en 1947 fue llevado a Spandau. No es descabellado sospechar que no se le aplicó la pena máxima, para que prosiguiera atormentado. De esa manera los sádicos bolcheviques y sus amigos, pudieron denegar los pedidos de excarcelación que se sucedían año tras año por organizaciones humanitarias.

En Spandau permaneció, como único preso, por insistencia de los soviéticos hasta su extraña muerte. Ella aconteció cuando contaba 93 años de edad, sufriendo plena ceguera, el 17 de Agosto de 1987. Y señalamos lo de misteriosa muerte, por los siguientes motivos. En primer lugar, la autopsia oficial señaló que, había muerto por estrangulamiento, aunque afirmando que se trataba de un ¡¡SUICIDIO!! La familia, por elemental lógica, dudó de lo que se afirmaba y encargó una segunda autopsia. El parte médico en esta oportunidad, determinó que la muerte fue por ¡¡ ASFIXIA, Y NO POR SUSPENSIÓN!!  Creemos que lo antedicho equivale a llamar lo sucedido en Spandau, cono brutal ASESINATO. Sus restos mortales esperan la resurrección, en Baviera (Wunsiedel). Su tumba, se ha convertido en lugar de peregrinaje pues es visitada anualmente, por   miles de personas que oran dejando una flor. 

 Luis Alfredo Andregnette Capurro

Desde la Muy Fiel y Reconquistadora Ciudad de San Felipe y Santiago de Montevideo  
 
  
Nacionalismo Católico San Juan Bautista


                
      
.    
 

7 comentarios:

  1. Otro excelente articulo brindando luz y claridad sobre acontecimientos y personajes.
    No hay dudas que,sin veracidad sobre el pasado, en manos de quienes lo han falseado seguirá estando nuestro futuro.
    Muchas gracias

    ResponderBorrar
  2. AUDIO POR FAVOR...

    ResponderBorrar
  3. Graben los artículos asi los podemos escuchar porque tanto leer ya me tiene la vista a la miseria.

    ResponderBorrar
  4. Magnifico articulo como siempre.. un oasis de verdad entre tanta miseria historica !!!!

    ResponderBorrar
  5. ¿que habrá de cierto que Hitler es hijo natural de un Rothshield?

    ResponderBorrar
  6. Podría recomendarme bibliografía para seguir leyendo de este tema?

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Quizá te interese, "derrota mundial" de salvador borrego

      Borrar