San Juan Bautista

San Juan Bautista

martes, 30 de junio de 2020

Operación Barbarroja: Grito de sangre que unió a la Romanidad – Luis Alfredo Andregnette Capurro

   
       
La Operación Barbarroja, contra el aborto Bolchevique, iniciada el 22 de junio de 1941 llevó ese nombre como homenaje a Federico I de Hohestaufen, quien, en el siglo XII pereció al frente de una Cruzada contra las herejías demoníacas que amenazaban a la Catolicidad.

En el siglo XX Alemania tomó las banderas de la nueva alianza contra un enemigo con mucho mayor poder demoníaco que sus antepasados contra los cuales salió a combatir Federico I al cual la clara Cristiandad Medieval llamó Barbarroja.  Esos horrores y errores, que se combatían espada en mano sin dar ni pedir cuartel, se conservan hoy, siendo capaces de desarrollar hasta guerras bacteriológicas, preparadas en sofisticados laboratorios por un inmenso Estado bolchevique con poderes nacidos en el mismo averno.

El trabajo que encaramos sintetizados en los párrafos anteriores, creemos no necesita una introducción. Eso sí, exige una exposición general que conceda al lector una visión del intento de demoler nuestra Civilización Greco Romana Católica y Germánica. Estamos ante una nueva consecuencia del planeta repartido entre los amos del mundo plutocrático (Churchill y Roosevelt) con Stalin déspota del Soviet. Lo sucedido en Yalta, en febrero de 1945, es un crimen de lesa humanidad que clama al cielo y que se concretó por la “derrota mundial” del espíritu romano Germánico que creció en las primeras décadas del siglo, pasado. Este horror solo ha sido superado por el deicidio cometido con Cristo Jesús en manos de jueces perversos y luego refrendado en democracia por el pueblo judío.

De todas maneras, no basta denunciar el mal; hay que desenmascararlo y mostrar sus raíces. Para ello debemos dirigir la vista al lejano 1939 observando, la Europa de ese tiempo. Su historia nos dice que era sí, más sólida y granítica.  Existía, en esos días, un equilibrio, bien estructurado, con la contención a la otrora Santa Rusia, entregada, en 1917 al bolcheviquismo por la masonería capitalista y burguesa con el liberalismo de los Kerenski.

Otra circunstancia fue el surgimiento de Estados convertidos en fortalezas de Voluntad y Fe, por el accionar restaurador de sus Revoluciones Nacionales verdaderas vanguardias del anti bolcheviquismo.

Todas estas situaciones, de Santa Reacción, produjeron una derrota del marxismo leninismo que tuvo que dejar de lado por las circunstancias descriptas sus planes de la judaica Revolución Permanente es decir en todos los ámbitos del mundo. Y decimos en forma circunstancial, porque “el buen tío Joe” (así llamaba, reiteramos, Roosevelt a su amigo el tirano bolchevique Stalin) no estaba dispuesto cumplir porque lo de construir el socialismo en un solo País: la URSS era tan falso como TODO lo marxista leninista estalinista. Las rabínicas barbas de Marx y de sus antepasados señalaron   una muy clara Cosmovisión Universalista y como tal, debía implantarse en un mundo sin Dios, sin Estado, para que fuera “realidad” el paraíso terrenal llamado comunismo donde los hombres, serían seres bondadosos liberados de la propiedad privada y de la alienación que acepta un Ser Perfecto Superior Hacedor del Universo.  Esta “utopía” que no era tal, sino una “verdad científica”, debería levantarse por medio de la violencia de clases y de la guerra “libertadora” de la clase obrera devenida en falso tirano porque se transformaría en el buen “mesías” de la humanidad. Pronto Stalin, Sumo sacerdote de esa falsedad repugnante por lo absurda, empezó su obra. En primer lugar, inició su accionar contra sus enemigos más serios: el Fascismo y el Nacional Socialismo.

El primer movimiento que presentó para la lucha contra los enemigos citados fue la formación de Frentes Populares. Ellos (tuvieron el primer ejemplo histórico en el Frente Popular francés (1936) encabezado por el judío León Fulkenstein) englobaban lo esencial de la democracia. A través de ella (relativista corruptora) y, con la presencia comunista (Partidos, y Sindicatos infiltrados) podían influir en los gobiernos sin ser responsables. En esto, se tenía en cuenta principalmente, lo que el judío Marx señalaba en 1848, cuando publicó el “Manifiesto Comunista”. En uno de sus párrafos decía que el primer objetivo de la clase obrera era conquistar la “democracia”. Con ella, diría Engels poco después, “echaremos cachetes rosados signo de salud y brazos con músculos de acero”. Luego, siguió la expansión por el mundo, haciéndose fuertes en la parte cultural con el “arte abstracto” de los profesores maestros y universitarios con el cerebro lavado pero convencidos de lo “invencible del socialismo científico”. Por añadidura vendría el Cine, la Radio, el Teatro y hoy la TV con sus mensajes directos o, subliminales. Todos ellos, con los antivalores que llevan al hedonismo, desarman   las sociedades envileciéndolas con las drogas, sobre restos de nuestros tejidos sociales el marxismo sigue edificando la sociedad comunista. No olvide el lector que el ENEMIGO tiene una estrategia sin tiempo. Nada importa que la URSS haya implosionado en 1990. En estos momentos para el bolchevismo todo sirve. Ya sea el matrimonio homosexual, las llamadas políticas de género, la disolución familiar, el aborto libre, la eutanasia… etc.

Como decía Maurice Bardeche, como conductor: “La vida moral de cada nación es violada cada día por los recolectores de conciencias, de muestra propia casa y por los agentes del internacionalismo masónico y marxista. Penetran entre nosotros, y reclutan a nuestras gentes, trabajan para ellos, y por consiguiente contra nosotros”.

Muchas veces, y con dolor lo decimos, todo llega de la propia Roma preconizando el sincretismo religioso guante de terciopelo, del gobierno mundial, que nació con un nombre: O.N.U.  Con ella, el Consejo de Seguridad, aún en funciones y gozando de perfecta salud. Todo estaba y sigue estando dentro del mundialismo masónico y deicida. El conjunto de esto, Era y Es la tiranía globalista, creada, en aquellos días y que sigue vigente desde 1945 cuando la DERROTA MUNDIAL. Ella, posibilitó la aberración de Yalta y la Carta de San Francisco, con los acuerdos de Chapultepec coronando el Nuevo Orden y la Nueva Normalidad que prepara el trono del Anticristo.

Hoy, incluso con la pandemia de China comunista, vivimos y “disfrutamos” la democracia. El Sistema al que hay que invocar siempre en los discursos, como una rogativa a la deidad masónica, conocida, hasta por los profanos, como Gran Arquitecto del Universo. Dicho Sistema -es uno de esos falsos remedios universalmente empleados- nos dice el notable pensador francés Charles Maurras. Poco más adelante estampa: “Quien dice república (por poco que quiera decir) excluye democracia.

Organizaciones de este tipo, con dirección colectiva no pueden depender nunca de la limitada capacidad del Número, ni siquiera sobre un plano, puramente económico; este asunto de la Cualidad es requerido por la burguesía que, en vez de dar a las categorías de los productores indispensables a la comunidad, el puesto que les corresponde, la Democracia, los sumerge en un caos de muchedumbres amorfas, que ella hace solidarias, es su ventaja aparente, pero es también, su seguro empobrecimiento y su ruina cierta, en medio de la lucha que saquea y devora” Completando su discurso escribe: “Hay que  enseñar a distinguir, el movimiento obrero, que tiende a asegurar las condiciones de vida, de las agitaciones de los partidos, ligadas a las convulsiones del régimen electivo”.                                                                                                                                       Pero dejamos de lado por poco de tiempo, nuestro planteo del MAL llamado “Democracia”, que está llevando al mundo al caos del cual, esta pandemia, bolchevique es maldición y secuencia de la lucha entre los sucesores de los “dioses” satánicos, vencedores en 1945.

Para nadie que haya repasado por unas horas nada más, los papeles de Yalta, no es un secreto que, China fue el regalo más valioso, que hicieron al “buen tío Joe”, los histriónicos canallas, Churchill y Delano Roosevelt. Todo fue montado, en tal forma que, el Movimiento Nacionalista que acaudillaba Chiang Kai Sheck, fue abandonado por las demoniocracias. Entre 1946 y 1949 se le negaron todo tipo de apoyos para seguir la lucha contra Mao Set Dong, el siniestro súcubo estalinista. Por eso el tirano amarillo, pudo llevar a cabo los horrores más perversos, desde la “ingeniería social”, que costó millones y millones de víctimas hasta las oprobiosas pruebas de la “Comunas Populares”.

Hoy, China es una mezcla de sociedad esclava con una cadena de hierro donde se entrecruzan Marxismo con Capitalismo. El “gobierno” de Ji Ping es una feroz oligarquía dominante sostenida con ejércitos integrados por millones de hombres con alto entrenamiento y armas atómicas.

Tal vez sea más fácil comprender todo lo dicho si volvemos a los días en los que la guerra contra el bolchevismo adquirió el carácter de defensa de la civilización. Sin embargo, se desconoció ese elemento esencial. Por ello analizando esta situación dramática nos daremos cuenta del insano frenesí antifascista del cripto comunista Roosevelt y del “trust de cerebros” zurdos que rodeaban al personaje tan proclive al incienso por su doble personalidad de hombre y dios. En estos sentidos su cómplice, Winston Churchill, no le iba en zaga por eso el británico pudo ser su ventrílocuo, aquel día 22 de junio de 1941, cuando hablando al mundo se levantó la careta y dijo: “Solo tenemos un único propósito: destruir a Hitler. Esta es nuestra política y así lo declaramos. Como consecuencia habremos de prestar TODA LA AYUDA POSIBLE A RUSIA…” A este respecto el brillante historiador inglés General J.E.C. Fuller dice en el tomo tercero de “Batallas Decisivas del Mundo Occidental”: “Declaraciones como estas o similares demuestran que Mr. Churchill no tenía idea de la tarea que se le exigía como Primer Ministro.

En primer ligar sus esfuerzos debieron haberse dirigido a ganar una paz provechosa para la nación” … Gran verdad. “Si hay algo evidente en la política europea-dice el historiador revisionista Joaquin Bochaca- era el deseo de la Alemania Nacional Socialista de luchar sola contra el bolchevismo”. Por nuestra parte en nota anterior y utilizando las propias Memorias de Churchill extrajimos de ellas, la entrevista, que el  embajador de Berlín, Barón Joaquín Von Ribentrop, en la que este recibe la siguiente respuesta del jerarca inglés en la que le espeta, con animosidad evidente:  “No daremos las manos libres a Alemania en el Este de Europa …Si lo intentan,  pondremos otra vez como en 1914, al mundo contra ustedes…”

Pero volvamos al general Sir Fuller que nos dice de Roosevelt lo que sigue: “Su colega de esta carencia de cualidades de estadista, fue el presidente norteamericano, quien, obsesionado por la obtención de votos, se apresuró a captarse la voluntad de los comunistas y de sus compañeros de viaje, de los que dependía el equilibrio del, poder en el Estado de Nueva York. Como dice un escritor norteamericano, cuando Hitler invadió Rusia poniendo en marcha la “Operación Barbarroja”, el resultado fue que las oficinas del New Deal (grupo selecto del partido de Roosevelt) se convirtieron en lugar de proliferación para las oleadas de termitas comunistas. Aunque parezca increíble, esta infiltración tuvo tal éxito que, los comunistas americanos, agentes del Kremlin, consiguieron, incluso posiciones claves en muchos Departamentos de Gobierno. Y el trabajo de estos agentes engañó al presidente hasta el punto de influir en su política respecto a Rusia”. Lo de ENGAÑO, palabra que utiliza el señor General Fuller no nos parece correcta. ¿Por qué? Pues, porque que era evidente que la sicología de Mr. Delano no daba lugar para ubicar en esa cabeza a un cerebro de fácil de engaño.

En nota al pie de página el General Fuller dice algo muy importante respecto a los agentes soviéticos. En primer lugar, con un autoritario “véase” recomienda leer un libro titulado “Veinte años de Revolución desde Roosevelt a Eisenhower” e indica las páginas importantes desde la 99 a la 104. Una de sus citas principales es la evidente siguiente presentada ante el Sub Comité del Senado el 14 d agosto de 1951: “Yo diría que los mejores de entre los nuestros (agentes comunistas) fueron Henry Dexter White y Lauchlin Currie. El primero llegó a Secretario ayudante de la Tesorería y el segundo a Ayudante administrativo del Presidente ara los asuntos de Oriente”.
Otro punto a destacar que nos regala el General Sir Fuller expresa: “Ante el peligro que corría la URSS con la ofensiva alemana de 1941, Roosevelt no pensó siquiera en fijar un precio para la ayuda americana en forma de garantías específica contra la anexión soviética de territorios extranjeros, sino que al igual que Churchill, se adhirió ciegamente a la causa soviética ordenando el envío de mercancías a Rusia”. Ante la repugnante alianza Roosevelt-Churchill- Stalin sólo cabe recordar el viejo dicho popular: Luzbel lo creo y ellos se juntaron.


Luis Alfredo Andregnette Capurro
Desde el Real de la Muy Fiel y Reconquistadora Ciudad de
San Felipe y Santiago de Montevideo.


Nacionalismo Católico San Juan Bautista
 

4 comentarios:

  1. "...no basta denunciar el mal; hay que desenmascararlo y mostrar sus raíces"
    Excelente articulo.

    ResponderBorrar
  2. Anónimo4/7/20 01:05

    Yo prefiero una imagen de algún episodio de la Operación Barbarroja antes que esa imagen de la rendición de Berlin.

    ResponderBorrar
  3. Anónimo5/7/20 22:38

    Gracias por la imagen.

    ResponderBorrar
  4. No podemos más que aplaudir la gran hazaña alemana!!!

    ResponderBorrar