San Juan Bautista

San Juan Bautista

sábado, 24 de julio de 2021

Desagravio a Aristóteles: ALBERTO, ESE DEGENERADO - Antonio Caponnetto

 

Desagravio a Aristóteles

 ALBERTO, ESE DEGENERADO

          En los últimos días de julio de este 2021 que sigue su curso, el gobierno aprobó una serie de medidas legales de acuerdo con las cuales –esquematizando y para evitar las náuseas- a partir de ahora, los documentos de identidad dejarán de ser “binarios”.

          En la jerga de la contracultura dominante, lo binario ha pasado a ser una palabra no inclusiva en materia sexual. Es decir que su aplicación dejaría afuera a los que no se consideran ni varones ni mujeres, sino alguna de las diversas aberraciones “construidas” a partir de la autopercepción de género.  De aquí en más queda expedito el camino para que cada ente porte y registre muy orondo su identidad legal, sin que tenga que encasillarse en las categorías varón o mujer.

          Una primera forma de calificar este luctuoso hecho sería utilizando todos los términos posibles que significaran demencia. Efectivamente es vesania grave y psicopatía aguda permitir y aceptar que un sector social de enajenados decida ser lo contrario de lo que su naturaleza señala y su identidad real patentiza. Si de superar binarios para liberar y expandir al sujeto se tratara, deberían multiplicarse las opciones legales hasta el infinito. Y permitir que, en lo sucesivo, por ejemplo, alguien exigiera que en su historia clínica se lo presente como cuadrípedo y no como bípedo, como poseedor de aletas en vez de brazos. O que en su declaración jurada no hubiese traba alguna para exhibirse con los oficios de evasor de impuestos, asesino serial o saqueador de bancos.

          Pero lo sucedido es más que una demencia. Es una degeneración planificada, un vicio nefando publicitado, una protervia convertida en Política de Estado, precisamente porque quienes son los dueños del poder –oficialismo y oposición lo mismo da- empiezan por conformar ellos mismos una tribu de viles de la peor especie y abyectos de soterrada estofa. Son, para decirlo duhaldianamente, una redonda deyección. Aunque del tipo que los antiguos médicos clasifican, según su etiología, como Clostridium Difficile, esto es  infecciosas, pútridas  y aún mortales.

          Alberto, con amplias experiencias paternales y políticas en materia de depravación y perversión, no tuvo mejor ocurrencia que citar a Aristóteles para justificar la superación del <binarismo sexual>. Diciendo, con ocasión de las nuevas disposiciones legales, que “desde Aristóteles en adelante la filosofía se plantea para qué es la vida y qué es lo que el hombre busca. Esencialmente vivimos para ser felices, pero la felicidad no se encuentra de un modo, cada uno la encuentra siendo lo que es”.

          No se necesita ser William David Ross o Werner Wilhelm Jaeger para saber que este estúpido está parloteando insensatamente, y por enésima vez, de lo que no sabe, de lo que jamás ha estudiado, de lo que ignora por completo, y de lo que en su burrez cósmica, ciclópea y hercúlea supone que dijo el Estagirita. Es propiamente, Alberto, una bestia parlante; felpudo de otros seres ferales, y todos ellos a la vez alcatifas estercoladas del Nuevo Orden Mundial.

Presentar al “Maestro de los que saben” como un hedonista, un relativista ético o un apañador de los ultrajes contra natura, es mucho más que una ignorancia imperdonable. Es una canallada que en mejores tiempos hubiera terminado con el guante arrojado en señal de reto a la cara del ofensor. No porque lo más agraviante haya sido tergiversar a Aristóteles; sino por conculcar impunemente el Orden Natural y la Ley Divina.

          Mientras el Estado autoriza y otorga potencia legal a que cada quien, en nombre del derecho irrestricto sobre su cuerpo, pueda abortar a un inocente, declararse másculo, fémina, indefinido, trans o perverso polimorfo; ese mismo Estado le niega al hombre singular y concreto el derecho a decidir si se inocula o no unas vacunas, sobre la cuales hay conjeturas razonables, (de mínima) y demostraciones palmarias (de máxima) de que no son inocuas sino quizás exactamente lo contrario. Y no estamos hablando de medicina, de lo que nada sabemos; sino de sentido común, que creemos conservar aún. 

          Es una incoherencia irritativa cuanto ocurre: el mismo Estado que está dispuesto a darle un permisivismo irrestricto a cualquier insano moral, físico espiritual o psíquico, alabando orgullosamente sus patologías glandulares; luego, es el mismo que exige un pasaporte sanitario obligatorio para la multitud de sanos que se resisten a ser avasallados coactivamente por un hipotético antídoto que ha causado no pocos estropicios, efectos colaterales dañinos sino muertes.

          Leviatán sabe lo que hace. Declara incondicionalmente libres a sus servidores; esto es, a los innúmeros monstruos que alimentan el fuego desgarrador que sale de su boca. A la par que arrolla y esclaviza a quienes nos atrevamos a hacerle frente. A éstos los espera la marginación social y la condición de parias, si sanos. La agonía en soledad, si enfermos. Convertidos en números que entuban, aislan de sus seres queridos, impiden que reciban asistencia religiosa, y entregan al final convertidos en bolsa de cenizas. Sabemos de qué estamos hablando.

          Se divide a los ciudadanos en dos clases: mansos aceptadores de la homogeneizante terapia mundialista, con licencia para circular, por un lado. Réprobos y confinados por otro, todos los que osaren poner en duda la historia pandémica oficial. Normales que no podremos vivir en paz sino arrojamos incienso al ídolo terapéutico estatal; y anormales que gozan de pasaportes para desfilar sus putaísmos y lenocinios.

          La Iglesia no ha dicho una palabra al respecto. Para la Jerarquía Eclesiástica local, el hecho de que la Argentina se haya puesto a la vanguardia de los países con documentación no binaria, no amerita ninguna reprobación o condena a los crápulas. Para Bergoglio, mientras a nadie se le ocurra celebrar la misa tridentina, no existe ninguna amenaza que lo movilice. Se gastan fortunas en dudosos materiales didácticos para completar la campaña de impudicia y de desdoro que se oculta tras la aberrante ESI. O se hacen circular previsibles y trillados memes al respecto, o los más audaces contabilizan otros insumos más urgentes que se hubieran podido adquirir con ese dinero. Pero al fondo de la trama no llega nadie.

          Tal cual. Nadie de los que están obligados a hablar porque se supone que son nuestros pastores, o nuestros representantes y disponen de los medios para expresarse y convocar a la resistencia, ha hablado sí, sí; no, no. Son centinelas ciegos, perros mudos, perezosos echados a dormir. Todo aquello que execra y maldice Isaías (Is.56, 10).

          Es hora de llamar al testimonio público de los binarios; ya no en el ámbito leguleyo de las planillas que resuelven el problema tildando una equis en el casillero correspondiente. Sino a los que todavía se dan cuenta de que el más importante binarismo que aquí y ahora está en juego es el de la Ciudad de los Hombres contra la Ciudad de Dios; el de Cristo o el Anticristo.

Para lo que pudiera servirles, adsum: aquí estoy. Me llamo Antonio, por el de Padua; soy varón, hijo, hermano, esposo, padre, abuelo, monogámico. Y para más señas, católico oscurantista y “argentino hasta la muerte”, como escribiera Don Carlos Guido y Spano.

Antonio Caponnetto



38 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo

    ResponderBorrar
  2. ¡Cuánta falta nos hacia la gallarda y donosa pluma del Maestro, y cuánto nos alegra volvera a tener!

    ResponderBorrar
  3. Magnífico, estoy totalmente de acuerdo!!!

    ResponderBorrar
  4. Debemos agregar que la cobardía del pueblo argentino es única en el mundo tal vez merecemos a estos degenerados, aunque seamos gente de bien, con un partido de fútbol, está todo bien, no les interesa otra cosa y no hay distinción de clases

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Anónimo6/8/21 23:50

      siempre generalizando no tenés idea de la gente que los del gobierno suicidaron... mejor callate mirá.... a esos los insultás si les llamás cobardes...

      Borrar
  5. Excelente lección de vida y de Filosofía.Antonio: gracias por tu verbo y tú alto nivel cultural.

    ResponderBorrar
  6. Para cuando por Tucumán, avísame cuando decidas venir

    ResponderBorrar
  7. Excelente síntesis de las aberraciones que estamos viviendo.
    Necesitamos una legión de hombres como Usted Dr. Caponnetto.

    ResponderBorrar
  8. “(…) el más importante binarismo que aquí y ahora está en juego es el de la Ciudad de los Hombres contra la Ciudad de Dios; el de Cristo o el Anticristo…”
    ¡Ave María Purísima, sin Pecado Concebida!.
    Muchas Gracias profesor Antonio Caponnetto, por éste apocalíptico resumen de la situación que vive la Humanidad entera y por haberme enseñado a decir, en los peores momentos, que: ¡Cristo Vence! ¡Cristo Reina! ¡Cristo Impera!. ¡Viva Cristo Rey!

    ResponderBorrar
  9. Por que no proponer la "identidad de capital" y que cada cual se auto perciba con el capital que desee, por ejemplo, me puedo auto percibir que soy millonario y que mi cuenta en el banco es de $ 100.000.000; ah no, pero en este caso me llamarían loco, sobre todo al afectar los intereses de los banqueros talmudicos que tal medida podría ocasionar

    ResponderBorrar
  10. Tambien se podría crear la "identidad acreedora / deudora" y si alguno se auto percibe que cancelo una deuda con la Afip esto sea aceptado, o que alguien se auto perciba con que ya cancelo un credito bancario, o me auto percibo que no debo ningún impuesto al estado.
    A ver si con estas auto percepciones los canallas de nuestros políticos van a ser tan tolerantes

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Anónimo6/8/21 23:46

      uy que lindo este año me hubiera ahorrado entre impuesto inmobiliario retenciones y ganancias mas de cuatrocientos mil jajajaj

      Borrar
  11. Rodrigo Palo25/7/21 18:19

    Gracias Profesor por aportarnos su sabiduria y su luz en momentos de tanta oscuridad,Dios quiera que algún día estas magníficas editoriales vuelvan para fortalecer nuestra alma y mente en una nueva época de la histórica y querida Revista Cabildo, un fraternal abrazo en Cristo y Maria!!!viva la patria, viva Cristo Rey!!!

    ResponderBorrar
  12. Excelente, caro Antonio. Mille grazie.
    P. Christian Ferraro

    ResponderBorrar
  13. ¡Antonio Capponetto! ¡Todo un símbolo de pulcritud y espíritu católico a carta cabal!

    ResponderBorrar
  14. "Por sus frutos, lo conoceréis"...

    ResponderBorrar
  15. Fantástico, totalmente acertada la apreciación, el poder ejecutivo es un Leviathan moderno, que está llevando al pueblo argentino, a su propia destrucción, y no le echemos la culpa a los lobos, ( porque entre los lobos no existen los maricones )

    ResponderBorrar
  16. PIEDAD Y MISERICORDIA SEÑOR X TAN ABERRANTES LEYES DE ESTE SEUDO APRENDIZ DE PRESIDENTE.....!!!! UNA TOTAL FALTA DE RESPETO HACIA EL PUEBLO...

    ResponderBorrar
  17. ¡A las calles! En septiembre tomamos los edificios gubernamentales y consolidamos el Reino Hispánico y Católico de Argentina. Ya no tenemos más tiempo.Deus vult!

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Este tipo de declaraciones son las que le quitan seriedad a este blog

      Borrar
    2. Anónimo1/8/21 01:29

      En el infierno hace calor, demasiado.

      Borrar
    3. Anónimo1/8/21 17:24

      Más allá de las sandeces que dice , no creo que tenga Ud. un gramo de agallas. Perro que ladra SOLO MUEVE LA COLA. Déjese de citar al Papa Urbano II en el Concilio de Clermont.

      Borrar
    4. Anónimo1/8/21 20:15

      Deus vult (Dios lo quiere), eso decían durante la cruzadas, pero de ellas solo la primera tuvo éxito y las otras siete fracasaron. Es difícil saber lo que Dios quiere.

      Borrar
    5. Anónimo6/8/21 23:44

      1/8/21 20:15 no anónimo no es difícil saber lo que Dios quiere. Se lo digo, DIOS QUIERE LA CONSAGRACIÓN DE RUSIA.

      Borrar
    6. Anónimo9/8/21 00:11

      6/8/21 23:44 , ¿Se lo dijo el?

      Borrar
  18. Excelente, mil gracias por los conceptos expresados

    ResponderBorrar
  19. Rodrigo T.E.6/8/21 22:38

    No encuentro ninguna profecía sobre esta tierra. Quizás alguien sepa. Pareciera que Dios no nos llama a otra resistencia más que la de abandonarnos en la fe. Practicar la humildad y esperar todo en Cristo.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Anónimo9/8/21 00:25

      Dios desprecia la tranquilidad de las almas que destinó para la batalla. Santa Juana de Arco.

      Borrar
    2. Rodrigo Tempo13/8/21 04:15

      "Aunque repartiera todos mis bienes, y entregara mi cuerpo a las llamas, si no tengo caridad, nada me aprovecha", 1 Corintios 13. 3.

      Borrar