San Juan Bautista

San Juan Bautista

domingo, 28 de abril de 2013

Santiago Apóstol, Santiago el Mayor


  Fue uno de los discípulos más cercanos a Nuestro Señor Jesucristo, uno de los primeros en dejar todo por seguirlo, mientras estaba pescando con su hermano Juan, quien también siguió a Nuestro Señor
Cristo los apodó hermanos "Boanerges" que significa "Hijos del Trueno".
Santiago, en todo momento se mantuvo fiel a a Cristo, por eso fue elegido por Él junto a su citado hermano Juan el Apóstol y Simón Pedro para presenciar la Transfiguración en el Monte Tabor, donde vieron a Nuestro Señor junto a Moisés y a Elías entablar una conversación.
Formó parte de la Última Cena donde fue el primero en recibir a Jesús Sacramentado, tanto en el pan como en el vino.
  Otro momento importante y quizás el más primordial que vivió Santiago junto a Nuestro Señor, es el haberlo visto resucitado en su aparición a orillas del lago de Tiberíades, donde Nuestro Señor también realizó el milagro de la Pesca Milagrosa.
  Después de la Ascensión de Nuestro Redentor a los Cielos, Santiago comenzó su obra evangelizadora, cruzando el mar Mediterráneo, llegó a Hispania ( que actualmente comprende los territorios de España y Portugal, de quien fue nombrado Santo Patrono) y allí tuvo una tarea muy difícil: muchas veces rozando el desaliento Santiago pensó en abandonar su misión pero la prosiguió formando discípulos.
  Siete de estos discípulos, son los llamados Varones apostólicos, que fueron a Roma para ser ordenados obispos por San Pedro y continuaron la misión evangelizadora cuando Santiago regresó a Jerusalén. Estos Apóstoles también fueron testigos de la aparición de la Virgen María sobre un pilar en Caesaraugusta (Zaragoza). En dicha ocasión todavía Nuestra Señora no había realizado su hecho teológico e histórico de la Asunción a los Cielos, se le presentó a Santiago para alentarlo y pedirle que no abandone su misión, que en el lugar donde estaba situado el pilar edifique un templo, y que posteriormente regresara a Jerusalén ya que la Virgen le había pedido a su hijo Jesucristo que le concediera morir rodeada por los Apóstoles y que le permita a Ella trasladarse a los diferentes y lejanos lugares en los que estaban los Apóstoles para comunicarles lo que obtuvo de su amadísimo hijo.
  En su regreso a Jerusalén, se vió en una realidad muy adversa, de persecución hacia los cristianos, principalmente hacia los apóstoles. En ese entonces, Herodes Agripa, Rey de Judea había ordenado matar a Santiago y a su hermano Juan, apresó a Pedro, logrando el aplauso de los judíos.
Santiago encontró su martirio en el año 43, después de haber estado predicando, fue arrestado y decapitado. Sus restos fueron trasladados por sus discípulos hasta Hispania, siendo enterrado en Galicia.
  Sus santos restos permanecen en la Catedral de Compostela que lleva su nombre. En actualidad, la Catedral de Santiago de Compostela es visitada por miles de Católicos, quienes previamente realizan el camino evangelizador que Santiago llevo cabo por esas tierras.
Luego de su muerte, sus discípulos continuaron con la heredad del Apóstol, tomándolo como Arquetipo singular y familiar espiritual cercano a Nuestro Señor Jesucristo. A su esfuerzo humano –junto a la Gracia Divina- le debemos la evangelización de grandes bloques geográficos-culturales de Occidente.
  Es conocido y reverenciado por sus apariciones en el campo de batalla, siendo una muy comentada y transmitida de generación en generación su intervención en la batalla de Clavijo en el año 844, donde le dio la Victoria a los Católicos que luchaban en contra de los moros invasores que reclamaban 100 doncellas cristianas anuales al Rey Ramiro Iº.
  Estando en inferioridad numérica y antes de emprender el ataque, los soldados católicos y gritaron el nombre del gran Apóstol, Santo y Mártir, quién no se hizo esperar y con el poder de Cristo descendió desde un rayo y acabó con todos los enemigos que estaban dispuestos a pasar a degüello a todos los Cristianos.
  Otra de sus famosas apariciones se sitúa en Perú, en la batalla de Centla, en Tabasco, en el año 1518.
  Allí, los conquistadores estaban totalmente sitiados por indios y lejos de amilanarse, huir o buscar componendas con los jefes de la barbarie india, se lanzaron al combate invocando a su Santo Protector el Apóstol Santiago, quien nuevamente asistió a los guerreros Católicos y les concedió la victoria.
Por esto y mucho más, Santiago fue nombrado Patrono de España, de la Reconquista Española; Patrono de la Conquista española en América y de diversas provincias y ciudades de Hispanoamérica; así como también protector de diversas divisiones de ejércitos militares y de ejércitos en sí.
  Las antedichas razones y menciones de la crónica histórica, nos impelen hoy más que nunca pedir la intercesión ante Nuestro Señor Jesucristo del Apóstol Santiago, quién que con el poder de Cristo nos asista, proteja y guíe en la batalla por la Patria Celestial y la Patria terrenal.
  Él debe estar siempre presente en nuestra oraciones y su impronta en nuestras acciones porque quedó harto demostrado que él nunca abandonó a los pueblos Católicos cuando éstos se enfrentaron a los enemigos de Cristo, de nuestra Fe y de las diferentes naciones que pertenecen a Hispanidad, sobre todo, a su fracción americana que es Católica gracias a su evangelización primigenia.
  Hermanos en la Fe y Camaradas de Lucha, tengamos confianza firme que con la aprobación y el poder de Jesús, Santiago Apóstol jamás nos desamparará; en cada batalla que libremos Santiago el Mayor, Santiago Matamoro, Santiago Mataindio, Santiago Apóstol estará presente peleando junto a nosotros, incansable y victoriosamente contra los enemigos de siempre.
  No debemos dar un paso atrás, mucho menos en estos tiempos en donde nuestra Iglesia está siendo atacada desde adentro y desde afuera, tenemos que dar todo de nosotros por el Reinado de Cristo, así como lo hizo Santiago o lo hicieron miles de mártires a lo largo de la historia de la Iglesia, imitando el más profundo amor martirial de Nuestro Señor.
¡¡¡ Viva Santiago Apóstol, defensor del catolicismo frente a todos sus enemigos: turcos, herejes y paganos cuyos cuerpos ruedan entre las piernas de su caballo!!!

Esteban Coronel

Nacionalismo Católico San Juan Bautista



No hay comentarios:

Publicar un comentario