San Juan Bautista

San Juan Bautista

domingo, 18 de agosto de 2013

Don José de San Martin

  José de San Martín nació en Yapeyú, Corrientes, el 25 de febrero de 1778, de padre español y militar, que en ese entonces era gobernador del mencionado pueblo; y de madre de la misma procedencia, que ya habitaba nuestro suelo desde ya varios años antes, Teniente Juan de San Martin, y Gregoria Matorras respectivamente. 

  Transcurrió sus primeros 5 años de vida entre los indios de la misión. Se traslado a Bs As junto a su familia porque su padre fue emcomendado a una nueva misión, allí estuvieron durante un corto tiempo ya que en 1783 viajaron rumbo a España, donde él vivió por más de dos décadas; ingresó a la carrera militar como cadete en el Regimiento de Murcia en el año 1789 y tuvo su bautismo de fuego en el combate de Oran en 1791. En 1793 lo ascendieron a Subteniente, se desempeño con creces en el Ejercito Español, durante las guerras internacionales que tuvo ese país a fines del siglo XVIII, y también en la defensa del mismo contra las invasiones napoleónicas. Pidió la baja en 1811 como teniente coronel de caballería. Había servido a España durante 22 años.

   Regreso a la Argentina el 9 de marzo de 1812 para luchar por la emancipación, deseo que había ganado desde hace años su pensamiento, y su corazón.

  Se presento ante el Triunvirato que lo confirmo en su grado y lo autorizo para formar una nueva unidad militar, a la cual llamo Granaderos a Caballo, seleccionando hombres capacitados para formar parte de sus filas. Tuvieron su primer combate el 3 de febrero de 1813 en San Lorenzo (Santa Fe), venciendo a las fuerzas realistas que habían remontado el Paraná en busca de provisiones.

  El General San Martin hasta ese entonces ya había contraído matrimonio con María Remedios de Escalada, y como militar lograba su ascenso a Coronel.

  En 1813, luego de que los realistas vencieron a Belgrano en Vilcapugio, San Martin tomo el mando del Ejercito del Norte, y creo en Tucumán una escuela de entrenamiento militar, donde instruyo a militares y civiles a un nivel profesional nunca antes conocido en nuestro País.

  Hasta 1815 las fuerzas patrióticas de Bs As habían fallado en tres intentos de llevar la campaña libertadora a Bolivia, y de allí a Perú. Esta situación convenció a San Martin de que la victoria sobre los realistas no se lograría abriéndose paso directamente por Bolivia hacia Perú, y que la única forma de obtener la independencia seria cruzando los Andes, para liberar a Chile, luego usarlo como base de operaciones, para organizar una flota y transportar un ejército Argentino-Chileno hacia Lima, que destruyera el centro de poder español allí instalado, mientras los Ponchos Colorados del General Güemes podrían defender la frontera del norte del país contra cualquier invasión realista y esté listo para contraatacar hacia el norte si esto se requiriese.

  En 1814, siendo nombrado gobernador de Cuyo, comenzó a organizar el ejercito de los Andes, en el actual territorio de Mendoza; mientras hasta ese entonces había ocurrido la reconquista española de Chile, de donde millones de soldados de O Higgins y Carreras (enfrentados, y cada uno con sus propios hombres) pasaron hacia Cuyo. San Martin eligió al primero para que lo ayudase en la campaña.

  El Libertador intervino activamente en la vida política de Cuyo y del nuestro País. Un ejemplo de ello fue que en 1816 presiono muchísimo para que en el congreso que iba a llevarse a cabo en Tucumán se declarase la independencia Argentina, y así fue. Para comenzar con la campaña emancipadora, San Martin recibió la generosa ayuda y colaboración de todos los habitantes de la región de Cuyo y otras localidades, fuese poco o mucho, material o de servicio, y de esa forma, parte del pueblo Argentino demostró su patriotismo y adhesión a la causa Libertadora.

  A comienzos de 1817, el Libertador y su ejército comenzaron a cruzar la Cordillera de Los Andes, marchando en dos columnas principales que se internaron por el paso de Uspallata y el de Los Patos, y las fuerzas auxiliares, por el norte y por el sur.

  El General San Martin derroto a las fuerzas realistas que estaban al mando de Marco del Pont, el 12 de febrero en la batalla de Chacabuco, asegurándose con esta victoria la independencia de Chile. Designo a O`Higgins como Director supremo de ese país, y mientras las campañas contra las fuerzas españolas continuaban, realizo un fugaz viaje a Bs As para organizar una invasión conjunta de Argentina y Chile al Perú, en el cual hubieron demoras. Aprovechó esta situación el ejercito Realista para penetrar por el sur de Chile (Talcahuano) dirigiéndose hacia Santiago (Capital) y vencieron a las tropas de San Martin en Cancha Rayada, pero esta victoria se vio totalmente opacada el 5 de abril de 1818, cuando San Martin y sus hombres vencieron a las fuerzas realistas en Maipú, asegurando definitivamente la emancipación del vecino país.

  A pesar de no contar con el apoyo del Gobierno nacional por conflictos internos y guerras civiles, negándose a participar de estos, ya que tenia ordenes de Rondeau (en ese momento, Director Supremo) de regresar al país para terminar con las revueltas internas, partió hacia Perú el 20 de agosto de 1820, y desembarco junto a su ejército en Pisco, el 12 de septiembre del mismo año, se trasladaron en la flota adquirida por los gobiernos de Argentina y Chile, que estaban al mando de Lord Cochrane.

  Comenzó a organizar un ejército Argentino-Chileno-Peruano, para completar la liberación de América del Sur, expulsando al último baluarte de las fuerzas realistas en el Perú.

  A mediados del año 1821 logra ingresar a Lima y declara la independencia de Perú, luego de obligar a los realistas a refugiarse en las sierras. San Martin se convirtió en el Protector del Perú, con plena autoridad civil y militar.

  El Libertador envió tropas para ayudar a Simón Bolivar a liberar Ecuador. La entrevista entre ambos se dio recién en julio de 1822, en el puerto de Guayaquil, ya que a esa altura se la consideraba necesaria. Después de eso San Martin regreso a Lima y renuncio a su cargo ante el congreso en septiembre, luego de haber delegado el mando de sus tropas a Bolivar para finalizar la campaña emancipadora.

  Regresa a Chile hasta enero de 1823 y de ahí se dirigió a su hogar en Mendoza. Le fue negada por Rivadavia la autorización para ingresar a Bs As a pesar de la agonía de su esposa. Logro entrar en esa ciudad luego del fallecimiento de esta e inmediatamente se embarcó hacia Bélgica con su hija Mercedes. Regresó a Bs As en febrero de 1829 pero no desembarco al haberse enterado del fusilamiento de Manuel Dorrego, y la gravedad del conflicto civil en el cual estaba sumido el país en su totalidad; recibió visitas de renombre, como la de Juan Lavalle.

  Partió desde Bs As convencido de que el enfrentamiento social solo terminaría cuando uno de los bandos elimine al otro en un gran derramamiento de sangre, en el cual se negaba rotundamente a participar, ya que esto significaba una matanza entre paisanos.

  Se instalo en Francia, en Boulogne-sur-Mer donde vivió hasta el día de su muerte, el 17 de agosto de 1850.En su testamento legó su sable a Rosas, ya que consideraba que éste selló su lucha por la independencia al defender la soberanía Argentina frente a las potencias extranjeras que querían demostrar su poderío colonialista y someter a nuestro país a sus humillantes pretensiones.

  ¡Que Dios tenga en su Santa Gloria al General don José de San Martin, Padre de Nuestra Gloriosa Patria Argentina, y del resto de América del Sur!
  Preservemos en ejemplo de su magnífica obra. ¡Viva el Libertador!

Esteban Coronel


Nacionalismo Católico San Juan Bautista

No hay comentarios:

Publicar un comentario