San Juan Bautista

San Juan Bautista

viernes, 26 de septiembre de 2014

Misericordia o condenación - Por Augusto TorchSon


  Leía estos días un articulista de nombre Marco Antonio Velásquez Uribe que defiende la propuesta del cardenal Kasper de dar la Comunión a los divorciados y vueltos a casar ya que según él, la Eucaristía no puede negársele a nadie (aquí). Su argumento está basado en el Evangelio de San Juan 13, 26-27 que al relatar la Última Cena nos cuenta: “…Y habiendo mojado el pan, se lo dio a Judas,…Después que tomó éste bocado, se apoderó de él Satanás. Y Jesús le dijo: “lo que piensas hacer, hazlo cuanto antes”, sosteniendo que Jesús sabía que Judas había perdido la gracia y sin embargo no le negó la Comunión Sacramental.

  Para reforzar su idea termina diciendo: “pareciera que Jesucristo, antes de padecer, estaba dejando a sus apóstoles un nuevo mandamiento pastoral: No negarás mi Cuerpo y mi Sangre; porque es impensado imaginar a Jesucristo que niegue la Comunión Sacramental a una mujer o un hombre, dejándolos hambrientos y sedientos del amor sacramental de Dios, especialmente cuando más necesitan del alimento fecundo de su Cuerpo y de su Sangre para animarlos a reemprender los duros desafíos de la vida y las obligaciones familiares”.

  Primero, cabe sostener que sus conclusiones, no solo implicarían tirarle perlas a los cerdos, ya que sería darle este inmenso beneficio a quienes por propia y consciente voluntad se autoexcluyeron del mismo; y después tenemos que observar que desde su misma argumentación, maliciosamente omite la cita “Después que tomó éste bocado, se apoderó de él Satanás” . Pero a pesar de la omisión del articulista, la institución de la Eucaristía se dio con posteridad a ese acto. Y de sostener la postura de Velásquez Uribe, tendríamos que tener en cuenta la Primera carta de San Pablo a los Corintios (11, 27) que nos advierte: “De modo que quien comiere el pan, o bebiere el cáliz del Señor indignamente, será reo del Cuerpo y de la Sangre del Señor. Pero pruébese cada uno a sí mismo, y así coma del pan y beba del cáliz; porque el que come y bebe no haciendo distinción del Cuerpo (del Señor), come y bebe su propia condenación.

  De las palabras del apóstol surge claramente el grave pecado de no estar en las debidas condiciones para recibir el Sacramento de la Eucaristía. El pecado en este caso se da, nada menos que contra el mismo Cuerpo y Sangre de Nuestro Señor. Evidentemente que la postura del articulista es el “libre examen” y advirtiendo su afinidad con el luteranismo podemos entender la inmensa falta de respeto que tiene hacia el Divino Sacramento.

  Con toda lucidez enseñaba San Justino Martir en el año 160 en su Apología 1ra.: “Este alimento se llama entre nosotros Eucaristía del cual a ninguno le es lícito participar, sino al que cree que nuestra doctrina es verdadera y ha sido purificado por el Bautismo para perdón de pecados y regeneración…”. Evidentemente quienes promueven estas conductas no cree que nuestra doctrina sea la verdadera.

  Recordemos que claramente Nuestro Señor establece en Mateo 5,31-32 y con mayor explicitación en Marcos 10, 1-12 la cuestión de la indisolubilidad del matrimonio y el consiguiente adulterio al no respetar la misma. Y debemos recordar la sentencia “Mas no es que haya otro Evangelio, sino que hay algunos que os perturban, y quieren trastornar el Evangelio de Cristo. Pero aun cuando nosotros mismos, o un ángel del cielo, os prediquen un Evangelio diferente del que nosotros os hemos anunciado, sea maldito”. Y al respecto dice Mons. Straubinger en la exégesis de los antedichos versículos: “El Evangelio no ha de ser acomodado al siglo bajo pretexto de adaptación. La verdad no es condescendiente sino intransigente. El mismo Señor nos advierte contra los falsos cristos (Mt.24, 24), los lobos con piel de oveja (Mt.15), etc, y también San Pablo contra los falsos apóstoles de Cristo (II Cor.11,13) y los falsos doctores con apariencia de piedad (II Tim.3,1-5)”

  ¿Cómo podríamos considerar que la pastoral de la misericordia, o teología de rodillas (como dijo el obispo de Roma respecto a esta propuesta de Kasper) puede anular las mismas palabras de Cristo? ¿Miente San Pablo, miente Cristo, o el cardenal Kasper y quienes lo apoyan incluidos el propio Bergoglio?

  La sola consideración de la propuesta de Kasper ya resulta escandalosa. En este punto, no están en juego cuestiones discutibles ni tecnicismos doctrinales, sino la misma salvación de las almas al rechazar expresamente los mandatos divinos. Por lo que, si se entra en alevosa contradicción con las mismas Sagradas Escrituras, es hora de aplicar el anatema mencionado por San Pablo en Gálatas. 


  Si es dogma de fe que fuera de la Iglesia Católica no hay Salvación, y sabiendo que por promesa Divina las puertas del Infierno no prevalecerán sobre ella; tal vez haya llegado el momento de discernir sobre la verdadera naturaleza de la institución que, lejos de salvar, propone la paz sin Dios, la evangelización y educación sin Evangelio, el relativismo moral, el indiferentismo religioso y en este caso puntual, propone hasta el pecado mortal (y en contra del mismo Cuerpo y Sangre de Nuestro Redentor) como forma pastoral de misericordia.


Trabajando para que Cristo reine y vuelva pronto


Augusto TorchSon

Nacionalismo Católico San Juan Bautista

15 comentarios:

  1. Mas claro, el agua que decimos en España. Gracias Augusto una vez mas por tu valentía. Este escrito rezuma verdad y dicha con sencillez y claridad.

    ResponderEliminar
  2. Increíbles las cabriolas de estos modernísimos hermeneutas. Desconocía el argumento del tal Velázquez Uribe, pero sirve a comprobar que la apostasía, que no gusta estarse sola, acarrea bien pronto la demencia.

    ResponderEliminar
  3. Concuerdo totalmente con usted; ahora bien, según el último párrafo de este artículo, dejaríamos de creer en la visibilidad de la Iglesia?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cesar, Carmen y Flavio por sus comentarios.
      A tu consulta puedo responder diciendo que se trata de un cuestionamiento que me hago yo mismo. Cada vez más seriamente. De todos modos está pasando lo que desde hace muchos años preveía que iba a suceder pronto, no obstante Bergoglio rompió y adelantó todos mis posibles esquemas mentales al respecto. Pero ahora siento la tranquilidad de decir que lo que tenga que hacer, que lo haga pronto.
      Es hora de levantar las cabezas, nuestra redención está cerca. Recemos y trabajemos para estar a la altura de las circunstancias.
      Saludos en Cristo Rey que vuelve pronto para reclamar lo que le pertenece.

      Eliminar
  4. ¿El Papa no es el Papa y la Iglesia no es la Iglesia, Augusto? Me parece mucho decir. Si hay ganas de victimizarse, alimentar complejos de persecución y ansias por construir unas propias catacumbas, es otro tema. El Sínodo no "creará ni eliminará pecados". Probablemente llame a que, con Eucaristía o sin ella, las personas divorciadas vueltas a casar permanezcan "en Comunión" (que no es lo mismo), y por otro lado se reforzará la catequesis prematrimonial y se modificarán los procedimientos para obtener la nulidad matrimonial. Difícilmente se avance más allá. Ahora, si se buscan ocasiones para criticar y denostar al Papa, es otro problema, siempre se encontrarán...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Llame "con Eucaristía o sin ella" a los adúlteros a permanecer en "comunión"?
      Usted coincide con el protestante articulista al que critico en mi artículo. No cree que sea Dios el presente en la Sagrada Eucaristía, sino no relativizaría el pecado contra el mismo Cuerpo y Sangre de Nuestro Señor.
      Usted nos dice paranoicos y nos acusa de victimizarnos, yo digo que usted no tiene fe. Más allá de ultrajar la Eucaristía no se puede llegar, pero evidentemente para usted es solo un memorial de la última cena.

      Eliminar
    2. Me malinterpreta, Augusto. Hay muchas formas de permanecer en Comunión, independientemente de que por una situación personal particular no se esté en condiciones de recibir el sacramento de la Eucaristía. Me parece que se pone demasiado el acento en si los divorciados pueden comulgar o no, como si lo importante fuera que quienes están excluidos lo sigan estando. Esto también es agitado por los grandes medios de comunicación quienes, en el otro extremo, pretenden que la Iglesia diga que "todo vale", cuando claramente no es así. En realidad, lo importante no es esto, sino avanzar y mejorar la pastoral matrimonial y familiar de la Iglesia. Y que nosotros, sus miembros, en lugar de dedicarnos a juzgar y a condenar al prójimo por las situaciones de su vida, seamos testigos de ese Jesús que es la Verdad, y desde la Verdad, abre los brazos a quienes quieren volver a Él.

      Eliminar
  5. Judas no vivia en pecado mortal "comprobado", sino que "traia" consigo la perdicion, o sea Dios sabia que era del mal y al final lo traicionaria.
    Cuando moja el pan, NO es la comunion, sino que Dios -le permite (pan y agua, representa la capacidad para hacer, en otras partes de la biblia, solido y liquido, Dios es el 3ero Aire, como gas)
    es como cuando alguien quiere pecar, y lo desea... Dios lo protege pero si insiste, Dios entonces le permite, autoriza su caida...
    Ahi se muestra el Control de todo, por parte de Dios. incluso hasta su traidor, hasta que Dios no lo permitio, autorizo, satanas no habia entrado para esto... (Aunque ya Dios sabia sus intenciones profundas Antes) es una batalla espiritual en lo profundo, cuando Judas lo decide y lo decide, entonces Dios ya se aleja y cae.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo30/9/14 4:06

      ¿como va a decir la estupidez de que Dios es como gas? hay cada imbécil suelto...

      Eliminar
  6. Anabel Busquets27/9/14 14:28

    Está claro que vivimos tiempos confusos. Muy buena exposición, Augusto, y ¡vaya con el cardenal Kasper!, penoso su argumento. Mucha oración y mucha fe pues se avecinan curvas mas que peligrosas.

    ResponderEliminar
  7. Anabel Busquets27/9/14 14:32

    Buen comentario, Augusto. Penoso el argumento del cardenal Kasper. Está claro que vivimos tiempos confusos y que se avecinan curvas peligrosas en el seno de nuestra Santa Madre Iglesia. Mucha oración y el Sagrado Corazón de Jesús nos protegerá.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo28/9/14 7:06

    que al relatar la Última Cena nos cuenta: “…Y habiendo mojado el pan, se lo dio a Judas,…

    .
    Lo que le dió fue un pan mojado en la salsa en la celebración del pessaj judío no el que Jesús posteriormente consagró como su Cuerpo en un rito aparte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realicé el artículo contestando la postura del articulista que cuestionó pero efectivamente la institución de dio como acto posterior. De la misma nos relata Catalina Emmerick y se fue sin agradecer ni rezar rodeado de tres demonios.
      Gracias por la aclaración.
      Saludos

      Eliminar
    2. Valido todo lo que dice, hasta el tema del cuestionamiento de la naturaleza de la Iglesia. Edo, ya es demasiado, la Iglesia visible fundada por el señor perdurará hasta que el retorne, y el tema de visible como el de que si sabremos quien es el papa o bajo la jurisdicción de que obispo estamos, es secundario. No se abrogará la necesidad de los sacramentos siempre y cuando puedan recibirse, y para ello, persecución de por medio, será tarea de los laicos el cobijar a sacerdotes,y religiosos. Castellani lo pinto muy bien en su majestad dulcinea, y ya casi están asi dadas las cosas. Por lo demás, muy bueno.

      Eliminar
  9. Me recuerda a Juana Tabor de Martinez Zuviría donde le hace comulgar al ¡anticristo!

    ResponderEliminar