San Juan Bautista

San Juan Bautista

jueves, 12 de febrero de 2015

¿Quiénes financiaron la revolución castrista? – (Las Cadenas de Obligado)


  (Artículo publicado en el Boletín “Alerta” Nº 4/5,  año 1961.  Aunque ya con medio siglo de escrito, su interés radica en denunciar las fuerzas ocultas que  manejan la política internacional; organizando todo tipo de alzamientos, subversiones y revoluciones, en nombre del ‘pueblo’, que permanece ajeno a lo que sucede.  Hay que tener presente, además, el apoyo de la Cuba roja a la subversión en Argentina)


  La revolución castrista no es, -como pretenden los liberales –un movimiento legítimo en sus orígenes y desvirtuado en su consumación; ni tampoco resulta –como dogmatizan los marxistas- la reacción espontánea de un pueblo proletarizado contra el imperialismo expoliador. El que haya cubanos que así lo creyeron no prueba nada.

  Ninguna revolución está determinada por la buena fe de los individuos que se agregan a ella; la Revolución no es un medio, es un fin que trata de establecerse permanentemente. Ese es su móvil real perseguido por sus verdaderos directores (que nunca aparecen) y que se va evidenciando gradualmente en la medida que las circunstancias provocadas así lo permiten.



CUBA: NUEVA VICTORIA DE LA GUERRA REVOLUCIONARIA.

  En efecto, LA REVOLUCIÓN CUBANA ES UNA BATALLA MÁS, GANADA EN LA GUERRA REVOLUCIONARIA QUE, DESDE 1917 SE LIBRA VISIBLEMENTE EN EL MUNDO.

  Stalin, uno de sus principales planificadores la define así: “Es la guerra en la cual mueren americanos, ingleses, franceses, chinos, coreanos, indochinos, turcos, indonesios y hombres de todas las razas de la tierra… Ahí la tenéis en Corea, Indochina, Filipinas, Indonesia… Y en cualquier calle o plaza americana o europea…  Y AÚN, ¡IDIOTAS! SON CAPACES DE PREGUNTARSE SI HABRÁ GUERRA”.

Este reconocimiento  (en el que Stalin confiesa el génesis común de todas las guerras limitadas que estallaron luego de 1945) debería ser suficiente para que Occidente reaccionara y, sin embargo, ni siquiera se tiene presente que para los marxistas guerra y revolución son dos aspectos de una misma cosa: la subversión total; y que llaman guerra Revolucionaria al procedimiento por el cual se consuma la expansión comunista.

  Por este motivo, únicamente, fueron provocadas dos pavorosas guerras: la 1º para instaurar, y la 2º para consolidar la Base Oficial de la Revolución: Rusia.

  La URSS es, por decirlo así, la Patria legal de la Revolución; pero existen otros centros, ocultos y de acción muy anterior a 1917, que son las bases reales pero anónimas que preparan y digitan la Subversión en escala mundial. Los partidos bolcheviques sólo realizan aquello que Trotsky llamó: “El puñetazo al paralítico”.

  Porque la Guerra Revolucionaria no consiste sólo en el choque cruento, el conflicto bélico en sí. Este constituye únicamente su remache, su culminación. Sus posibilidades de triunfo están generalmente aseguradas antes de la lucha armada, cuando el terreno designado para la misma, es ocupado previamente por las fuerzas que  la desencadenan: LA FINANZA INTERNACIONAL, LA MASONERÍA Y LOS MOVIMIENTOS SUBVERSIVOS DESEMBOZADOS (LEGALIZADOS COMO PARTIDOS POLÍTICOS PROGRESIVOS), Y QUE TIENEN COMO FONDO COMÚN AL JUDAÍSMO.

  En subordinación a estas fuerzas, actúan: la Prensa Internacional y demás órganos de información: cine, radio, TV, los centros “culturales” y “humanitarios”, las Universidades laicas  (e inconscientemente algunas que no lo son); las entidades supraestatales, como la UN; las organizaciones financiero-económicas, como el Fondo Monetario Internacional, etc. El rol revolucionario  de esta poderosa organización (el FMI), creada por el espía Harry Dexter White, está expuesto en la obra del conocido publicista americano  James Burnham  “TheWeb of Subversion” (La trama de la Subversión).

  El caso cubano constituye el ejemplo patente de su participación. Cuba cató en las garras comunistas no porque Batista fuera una versión  Caribe de Franco, sino simplemente porque ciertos poderes la consideraron ya madura para la Revolución. (Incluso parece ser que en cierta época gozó de la simpatía liberal: “El prestigio  de Batista acreció desde la Presidencia de la Nación y ha sido  sin duda uno de los gobernantes más populares de América, llevando a su país por los senderos de la democracia  y el robustecimiento de las instituciones” . El autor, Guillermo Díaz Doin, se refiere a la presidencia constitucional de Batista; “Diccionario Político”, Mundo Atlántico, Bs.As., 1948).

  Sus jefes, los verdaderos autores del macabro drama del comunismo mundial, son inaprensibles, pero algunos de los actores, sean hombres o entidades, son susceptibles de una identificación bastante precisa si se investiga su rol en Cuba.



LOS PARTIDOS POLÍTICOS REVOLUCIONARIOS.

  Los partidos políticos revolucionarios desarrollaron en Cuba su clásica pragmática dialéctica. El historial de Fidel Castro los resume en su persona, por lo que no nos detendremos en ello. Las pruebas de la militancia comunista de Castro, están incontrovertiblemente expuestas en la obra de N. Weil “La Estrella Roja sobre Cuba”, y bien resumidas en el editorial de “Presencia” del 26/5/1961.

  Se prueba allí su participación en el siniestro ‘bogotazo’ de 1948 y su íntima conexión con los asesinos de Gaitán. Las pruebas de la militancia comunista de Castro se remontan a su época universitaria según testimonio de sus hermanas y su ex cuñado.



LA MASONERÍA Y SU APOYO A CASTRO.

  La secta, por su proximidad geográfica y ‘política’ de Cuba a los EEUU,  fue siempre un factor poderoso. En lo que respecta a la Revolución, su acción secreta –discreta- comienza a hacerse visible en la época en que Castro comienza a actuar.  Así, después del asalto a la Moncada, dirigido por Fidel el 26 de julio de 1953, sus dos apéndices profanos más difundidos, el Club de Leones y el Rotary Club, interceden en su favor. Castro, entonces prófugo, había hallado protección en Felipe Salcines, Rector de la Universidad de Santiago, quien “logró que las organizaciones locales de los Leones y Rotarios interviniesen para salvar la vida a Fidel” (Presencia Nº 80, 26/5/1961).

  Estas relaciones parecen haberse estrechado más cuando Castro llega al poder:  “El Cruzado Español” (Nº 66, 15/12/60) reproduce dos sugestivas fotografías, una en que aparece Castro con el presidente del Club de Leones de La Habana, Dr. Rolando Fernández Yarmas, en un momento  del almuerzo que celebró dicho Club en el Salón Caribe del Hotel Hilton; y en la otra figura Castro en compañía del entonces Presidente Urrutia y de varios miembros del gabinete, en el almuerzo con que los agasajó el Club Rotario de La Habana.

  Las logias habían adoptado abiertamente una postura pro-castrista desde el mismo instante en que la Prensa Internacional, en sospechosa coincidencia, “santificaba” políticamente a los guerrilleros ocultos en Sierra Maestra.

  La IV Conferencia Interamericana de la FrancMasonerías Simbólica, celebrada en Santiago de Chile del 14 al 20 de abril de 1958, se pronunció oficialmente en el caso Cuba, cuya “libertad” se juzgaba en esos momentos. (Revistas Masónicas “Entre Columnas”, Nº 11, de 11/1958, y “Símbolo”, enero-junio de 1958, Nº 50/1).

  El Gran Oriente Nacional de Puerto Rico (sector masónico confesadamente revolucionario), reunido expresamente en Asamblea Extraordinaria para tratar el caso cubano, el 14 de septiembre de 1958, promulgó la siguiente resolución:

AL…G…D…G…A…D…U
GRAN ORIENTE NACIONAL DE PUERTO RICO, MASONES DEL RITO ESCOCÉS ANTIGUO Y ACEPTADO.
MIEMBRO  FUNDADOR DE LA ALIANZA FRATERNAL DE POTENCIAS MASÓNICAS.
16 RUE CADET, PARÍS (IX) FRANCIA.

                                                                                 MAYAGUEZ, PUERTO RICO.
                                                                                         14 de septiembre de 1958.

A TODOS LOS ALTOS CUERPOS MASÓNICOS DE NUESTRA AMISTAD,
A TODAS LAS LOGIAS DE NUESTRA JURIDICCIÓN,
A TODOS LOS MASONES ESPARCIDOS SOBRE LA SUPERFICIE DE LA TIERRA
SABED
EL GRAN ORIENTE NACIONAL DE PUERTO RICO REUNIDO EN ASAMBLEA EXTRAORDINARIA, CITADA AL EFECTO, EN EL TEMPLO DE LA RES…LOG… “AMOR FRATERNAL” Nº 1 DE LOSVALLES DE MAYAGUEZ, PUERTO RICO, HOY, 14 DE SEPTIEMBRE DE 1958, Y A SOLICITUD DE SU GRAN MAESTRO V…H… ANTONIO SANTAELLA BLANCO, APROBÓ POR UNANIMIDAD EL SIGUIENTE PRONUNCIAMIENTO RELACIONADO CON EL PROBLEMA DELA LIBERTAD DE CUBA.

PRONUNCIAMIENTO PRO-LIBERACIÓN DE CUBA.

(Siguen 9 considerandos y la resolución firmada por el G.M. Santaella Blanco y el  G. Secret. Jerónimo Quijano Cabrera).

  Podría pensarse que estas adhesiones fueron maniobras tácticas de la Masonería para congraciarse con el futuro amo de Cuba. En nuestra opinión, dicha conjetura sería errónea, porque hay indicios de que la Masonería estuvo todo el tiempo detrás, y posiblemente, por sobre él. He aquí una prueba suministrada por “La Natión Francaise” en su número 223 del 13/1/1960; “EL GOBIERNO DE FIDEL CASTRO HA EMITIDO DOS SERIES DE ESTAMPILLAS DE CORREOS, DE 4 Y 12 CTVS., QUE LLEVAN LA IMAGEN DEL NUEVO TEMPLO MASÓNICO DE LA HABANA: EL EDIFICIO MÁS IMPORTANTE DE LA CIUDAD. LLEVAN COMO LEYENDA UN FRASE DE JOSÉ MARTI –HÉTOE NACIONAL- “LA FRANCMASONERÍA ES LA FORMA ACTIVA DE LA LIBERTAD DE PENSAMIENTO”.

  Esto puede tener un solo significado: el reconocimiento oficial del gobierno revolucionario a la Potencia oculta que le entregó el poder.



LA FINANZA INTERNACIONAL REVOLUCIONARIA SOSTIENE A CASTRO.

  La Alta Finanza opera en Cuba con los mismos procedimientos que utilizó en Rusia y en todos aquellos países donde cuajó la Revolución. Apoyó monetariamente a Castro en todo momento: “durante los últimos meses de la guerra, las fuerzas de Castro tenían en abundancia las más modernas armas y una inagotable provisión de pertrechos. También disponía de enormes fondos”, comenta el Intelligence Digest de Londres (marzo 1959), ante las fotografías que mostraban la calidad del armamento de los insurrectos, y también a las embajadas revolucionarias que recorrieron América para informar la licitud del movimiento “26 de julio”.

  Una vez establecido el gobierno castrista, continuó el respaldo económico (lógicamente anónimo) y la protección política (garantizada por el principio de la no intervención), utilizando medios indirectos.

Así parecen  probarlo las siguientes informaciones, aparecidas en el National Review de Nueva York, en un artículo del 23/4/1960: “Nuestro programa de ayuda exterior se torna más y más curioso. Un ejemplo es nuestra ayuda a Polonia. Los polacos han gestionado  la concesión de créditos yanquis para proveerse de maquinarias textiles y de elaboración de alimentos, que necesitan de manera urgente. Pero ahora llega una información de Polonia, anunciando un convenio con Cuba, SEGÚN EL CUAL POLONIA SUMINISTRABA LAS MISMAS MAQUINARIAS QUE NOS HABÍA SOLICITADO. Además, según el informe, Castro recibirá bajo este trueque Polaco-Cubano, matrices para máquinas, plantas energéticas y químicas, motores eléctricos y diesel, todo lo que, según propia admisión, POLONIA SÓLO TIENE EN ÍNFIMAS CANTIDADES. ¿Significa esto que Polonia, al cerrar este convenio con Cuba, actúa como simple agente de corretajes para Rusia? EN ESTE CASO ¿NO RESULTA LA AYUDA ESTADOUNIDENSE A POLONIA REALMENTE UNA AYUDA AL KREMLIN? ¿O ES UNA AYUDA A CUBA?

Este interrogante también lo plantea el “Wall Street Journal” del 22 julio 1960: “Un periódico comunista de La Habana: “Hoy”, informó que Rusia, Polonia, Checoeslovaquia y Alemania Oriental  han convenido construir 57 fábricas en Cuba durante los próximos dos años. La publicación dijo que  proveerían de empleo a diez mil cubanos.  Las plantas serán financiadas mediante pagos comerciales y créditos. USA garantizó a Polonia un adicional de 130 millones de dolares en su ayuda económica, como parte de su programa de incitar a los polacos a confiar menos en Moscú (?). La ayuda, otorgada en forma de surplus de productos agrícolas, eleva a 444 millones el monto extendido a Polonia en 4 años, desde 1956.

  Traduciendo esto a lenguaje de ‘business’: USA, mayorista filántropo, da el producto al 1º Satélite Rojo; éste, entonces, vende al 2º Satélite Rojo, reteniendo ambos el costo del producto y tomando el beneficio de un medio-hombre-trabajo como bono adicional. Así cualquiera hace dinero, excepto el tío Sam; y muy pronto los hombres de negocios americanos percibirán una pérdida adicional porque no pueden competir con la producción del Trabajo-Esclavista de esas 57 fábricas cubanas. RESULTA OBVIO QUE LS INTENCIÓN  DEL GOBIERNO DE LOS EEUU CONSISTE  EN NO ESCATIMAR ESFUERZO ALGUNO  PARA HACER TRIUNFAR LA ECONOMÍA COMUNISTA… NUESTRO GOBIERNO  HA UTILIZADO LOS FRUTOS DE LA LIBRE EMPRESA PARA ALIMENTAR ESE DESARROLLO PARASITARIO LLAMADO COMUNISMO…” (Este artículo fue reproducido por Closer-Up y Canadian Intelligence Service).

  Hay algo más; consecuente con la política de “financiar a los comunistas para que confíen menos en Moscú”, el FONDO ESPECIAL DE LAS NACIONES UNIDAS APROBÓ RECIENTEMENTE UN EMPRÉSTITO DE $1.100.000 PARA CUBA. EEUU FACILITA EL 40%, MIENTRAS RUSIA SÓLO APORTA EL 3% . (Canadian Intelligence Service,  Nº6, junio 1960). La cínica torpeza con que Occidente financia a sus verdugos es innominable.



¿ES CANADÁ UN AGENTE MÁS EN LA CONSPIRACIÓN BOLCHEVIQUE?

  Hasta aquí hemos visto la duplicidad de los círculos gubernamentales y financieros de USA. Pero parece que Castro cuenta además con la ayuda de otra potencia americana: el Canadá, que actuaría como cómplice de los EEUU, que, por razones obvias, no puede accionar muy abiertamente El 16 de octubre de 1960, la Agencia Reuter de La Habana, comentó un discurso de Castro pronunciado la víspera ante la TV:

“Castro explicó por qué el gobierno  ha exceptuado al ROYAL BANK OF CANADÁ Y AL BANK OF NOVA SCOTIA  la nacionalización de los demás bancos extranjeros y domésticos.  El Premier dijo que LOS DOS BANCOS CANADIENSES ESTÁN AUXILIANDO AL GOBIERNO CUBANO CON TRANSACCIONES FINANCIERAS EN EL EXTRANJERO, con el concurso de sus principales agencias” Esta “paradoja” alcanza un tremendo significado si tenemos en cuenta la personalidad del PRESIDENTE DEL  ROYAL      RIO COMUNISTA Y PROTOTIPO DEL BANQUERO FINANCIADOR DE REVOLUCIONES. Este individuo, -que por años ha estado visitando los países comunistas y la China Roja- declaró al retornar de un viaje a los Estados satélites de Rusia: “OCCIDENTE TIENE QUE RENUNCIAR A HABLAR ACERCA DE QUE RUSIA DEBE LIBERAR A SUS SATÉLITES… LAS NACIONES ALIADAS A RUSIA ME HAN CAUSADO LA IMPRESIÓN QUE ELLAS SIENTEN, POR LO MENOS, QUE SON PUEBLOS LIBRES E INDEPENDIENTES” (Candour, 31/8/1956). En 1958 recorrió, en calidad de huésped oficial a China Roja, y a su regreso a Canadá NO SÓLO URGIÓ A NEGOCIAR CON LOS ROJOS (en previsión hizo abrir una corresponsalía del Banco en Hong-Kong (Vancouver Sun, 7/10/1958), SINO QUE TAMBIÉN RECOMENDÓ AL GOBIERNO QUE DISCIPLINARA A LAS CORPORACIONES QUE REHUSABAN EL COMERCIO CON LOS COMUNISTAS.

  La participación  de elementos canadienses en los sucesos cubanos no se limita al Royal Bank. Dale Francia, conocido periodista católico canadiense, reveló en su columna de “Our Sunday Visitor” (29/3/1959) este hecho sugestivo: las facciones ‘ortodoxas’ y ‘auténticas’ del movimiento revolucionario cubano,  SE REUNIERON EN MONTREAL EN 1953 y Castro, operando desde Cuba, utilizó su influencia para incorporar los comunistas a los cuadros revolucionarios.

  Quizá fuera algo más que casualidad que en 1960 fuera designado embajador soviético en Cuba Sergei Kudryavtsev, quien había  desempeñado idéntica función en OTTAWA, donde “fue oficialmente acusado por una comisión especial canadiense, de ser el pivote que creó la red de espionaje que operó exitosamente en Canadá durante la 2º guerra mundial (Toronto Star, que tituló dicho artículo: “Designación de un espía nuestro como nuevo embajador  soviético en Cuba).

  Un singular personaje es Andrew Mc Naugthon, hijo del general canadiense A.G.L. Mc Naugthon. Un despacho del “Canadian Express” del 5/1/1959, señala que este hombre actuó como  “AGENTE ENTRE AGENTES” pata proveer armas surplus del ejército canadiense a Castro. Por esta y otras actividades “especiales”, el gobierno cubano lo designó ciudadano honorario de Cuba. Según el  despacho citado, Mc. Naugthon también fue honrado por Israel.  Por ayudar a ese país en 1948 a obtener armas, “FUE OBSEQUIADO CON UNA THORA FIRMADA POR EL PREMIER BEN GURION”. Todo lo dicho induce a pensar que en las altas esferas políticas y financieras del Canadá existen  miembros claves del Movimiento Revolucionario Mundial.



LOS JUDÍOS EN CUBA.

  La mención, párrafos arriba, al Premier  Israelí nos recuerda algo muy importante: la participación judía en el castrismo. Quizá sea redundante referirnos a ella, ya que la presencia de la Masonería y de la Finanza Internacional presuponen la del judío. Empero hay confesiones interesantes y que merecen citarse.

  El “Canadian Jewish News” (Noticiero judío canadiense) de Toronto, informa  el 8/7/1960 que: “El más alto representante diplomático del Premier Fidel Castro en Canadá es Manuel Novygrod, judío cubano revolucionario, de 22 años de edad, que describió entusiastamente “La floreciente comunidad judía, incluyendo periódicos y sinagogas en la Cuba de hoy”, declarando, por último, que “cientos de hebreos estuvieron en las primeras filas de la Revolución de Castro”.

  Apenas triunfó Castro, las publicaciones judías de EEUU y Canadá notificaban con orgullo que, por primera vez en la historia de Cuba, un judío, Enrique Oltuski, había sido designado en el gabinete, y que también un judío comandaba el Movimiento Juvenil Castrista.

  El Congreso Mundial Judío, reunido en Ginebra, se ha expedido recientemente sobre la situación judía en Cuba. Aseguró que no había antisemitismo: “un cuidadoso escrutinio no ha podido descubrir ningún antisemitismo (es decir: ni religioso, ni racial ni político). Al contrario, ESTAMOS SATISFECHOS PORQUE EL RÉGIMEN EN EL PODER ESTÁ DECIDIDO A SUPRIMIR TODA FORMA DE DISCRIMINACIÓN RACIAL” La palabra racial está destinada a evitar conjeturas sobre los aspectos reales que motivan la satisfacción judía. La parte final del comunicado incluye una queja: los cambios sociales y económicos “han hecho imposible mantener las instituciones y servicios financiados por los judíos cubanos” (La Nación, 21/8/1961). Este último párrafo es típicamente desinformante; su fin es impedir que se conciban sospechas de una ‘simpatía’ total judía por el régimen de Castro. Porque es ridículo que al mismo tiempo en que hay judíos en cargos políticos importantes, la colectividad se vea excluida de gravitar en el orden económico.  Ningún país que no adopte medidas de excepción para los judíos, podrá mantenerlos apartados de las vitales  actividades  sociales. Y por otra parte, conviene recordar que el judaísmo aplaude a quien es hechura suya: a la Revolución y a sus hombres, lo sepan ellos o no.



EL DEPARTAMENTO DE ESTADO: GESTOR OCULTO DE CASTRO.

  El 11 de noviembre de 1960, los senadores Thomas J. Dodd y James O. Eastland denunciaron  ante el Subcomité de Seguridad Interna del Senado de los Estados Unidos que “CUBA FUE ENTREGADA A CASTRO Y LOS COMUNISTAS POR UNA COMBINACIÓN DE AMERICANOS, DE LA MISMA MANERA QUE CHINA FUE ENTREGADA A LOS ROJOS”. Esta acusación se documentaba en los testimonios de Arthur Gardner, Embajador de USA en Cuba de 1953 a  1957, y de su sucesor Easl E. T. Smith. Los senadores denunciantes aseguraron  que “EL TESTIMONIO DE AMBOS CABALLEROS DEMOSTRABA QUE LA POLÍTICA INTERNACIONAL AMERICANA NO SE DETERMINABA EN LA OFICINA DEL SECRETARIO HERT, EN EL 5º PISO DEL DEPARTAMENTO DE ESTADO. SE RESOLVÍA EN EL 4º PISO, POR PLANIFICADORES POLÍTICOS DESCONOCIDOS. Las deposiciones de los dos diplomáticos convergían en la identificación de los responsables visibles de la entrega de Cuba. Eran Roy Rubottom, entonces Asistente de Estado para Asuntos de América Latina, y William A. Wieland, Director de la División Caribe del Dto. De Estado. Rubottom informó al Subcomité de Asuntos Interamericanos de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, 24 horas antes que Castro asumiera el poder. “QUE NO HABÍA EVIDENCIA ALGUNA DE INFILTRACIÓN COMUNISTA ORGANIZADA DENTRO DEL MOVIMIENTO DE CASTRO O DE QUE EL SEÑOR CASTRO MISMO SE ENCONTRARA BAJO LA IFLUENCIA COMUNISTA” (The New York Times, 1/1/1959, citado en el libro de Weil). Cuando Gardner fue sucedido por Smith (no se le permitió a Gardner que hablara con su reemplazante), Wieland, “protector de los elementos izquierdista en América Latina”, envió a Smith a Herbert Matthews, del N. Y. Times, para que fuera asesorado  en los asuntos cubanos antes de ocupar su cargo en La Habana (Testimonio de Smith). Esto ocurrió en 1957, cuando Matthews estaba creando, mediante una serie de artículos, la legendaria figura del Robin Hood antillano. Smith también añadió otra prueba de la participación de Wieland: “Mucha gente que después fueron miembros del primer gabinete castrista estaban asilados en los Estados Unidos. Tenían estrechos contactos con miembros del Depto. de Estado…” Y refiere que uno de ellos, Miró Cardona, entonces Primer Ministro, al encontrarse con él, el 4/1/1959, en el Palacio Presidencial, le  dijo: “Yo soy un buen amigo de William Wieland, un muy buen amigo de William Wieland”. Smith declaró, además, que las armas compradas por Batista eran detenidas: “No cumplimos la promesa de entregar 15 aviones, que ya habían sido comprados y pagados por el gobierno de Batista”. Gardner también declaró, al respecto, que “un embarque de armas y de equipos militares para Batista, obligatorio por el pacto de Ayuda Mutua, fue detenido en las dársenas de Nueva York”. Y agregó; “Rubottom era el único hombre que podía haberlo detenido”. Al mismo tiempo “eran enviadas subrepticiamente, y casi todas las noches,” armas para Castro desde los Estados Unidos.


  Estas declaraciones fueron ratificadas por otra denuncia, formulada por el ex embajador yanqui William Pawley, quien afirmó: “QUE LA POLÍTICA DEL DTO. DE ESTADO CONTRIBUYÓ AL TRIUNFO DE FIDEL CASTRO EN CUBA, COMO LO HIZO UNA DÉCADA ANTES, CUANDO LOS COMUNISTAS SE APODERARON DE CHINA CONTINENTAL”, y  “QUE  ALGUNAS DE LAS EQUIVOCACIONES DE LOS ENCARGADOS DE TRAZAR LA POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS DEBE SER ATRIBUÍDA A ALGO MÁS QUE SINCEROS ERRORES DE JUICIO…”. Su testimonio asegura que una vez Castro en el  Gobierno,  el Departamento de Justicia de lo Estados Unidos ENVIÓ 250 AGENTES ESPECIALES PARA PROTEGER A CASTRO. También se refirió a Wieland, responsable, según él, de la ruptura de relaciones diplomáticas entre EEUU y la República Dominicana. (La Razón, 20/2/1961).

  Un hecho monstruoso, inaudito, vino a probar irrefutablemente esta horrenda alianza. ¡EL 15 DE SEPTIEMBRE DE 1960, LA PUBLICACIÓN  “HUMAN EVENTS”, DE WASINGTON, ANUNCIABA, SEIS MESES ANTES DE PRODUCIRSE, LA INVASIÓN  A CUBA, CONCEBIDA COMO GIGANTESCA TRAMOYA, DESTINADA A JUSTIFICAR LAS MEDIDAS REPRESIVAS QUE AFIANZARÍAN AL RÉGIMEN COMUNISTA DE CASTRO!

  Esta era la sensacional información:  “Por latinoamericanos anticomunistas de la Capital, Human Events está enterado de cierto osado proyecto que los rojos están incubando… Ellos “MAQUINAN UNA FALSA (PHONEY) INVASIÓN A CUBA, QUE SERÁ PROCLAMADA COMO VERDADERA INTENTONA PARA DERROCAR A CASTRO… HE AQUÍ COMO LA PLANEAN LOS ROJOS: UN PEQUEÑO GRUPO DE CUBANOS (EN REALIDAD AGENTES SECRETOS DE CASTRO) HAN ESTADO RECLUTANDO EN FLORIDA, CON MUCHA OSTENTACIÓN, VOLUNTARIOS QUE SINCERAMENTE DESEAN INVADIR CUBA Y EXPULSAR A CASTRO. ESTOS VOLUNTARIOS ESTÁN SIENDO EMBAUCADOS.  LOS ENVÍAN A UN ESCONDRIJO EN LAS CERCANÍAS DEL CARIBE DONDE SON PERTRECHADOS CON ARMAS DE MANUFACTURA YANQUI. ZARPARÁN HACIA CUBA, ASALTARÁN ALGUNA PLAYA EN LA ISLA, PENETRARÁN HACIA EL INTERIOR Y ENTONCES SERÁN TRAICIONADOS EN UN CUL-DE-SAC (DONDE TENDRÁN QUE RENDIRSE A CASTRO) POR LOS LÍDERES DE CASTRO QUE LOS RECLUTARON”.

  Tres meses más tarde, el 5 de diciembre de 1960, “US &WORL REPORT”, daba la descripción detallada de la invasión.

  ES OBVIO HACER NOTAR QUE LA INVASIÓN Y SU MACABRO DESENLACE SE PRODUJERON  EXACTAMENTE COMO LO PREDIJERON AMBAS PUBLICACIONES.

  Las declaraciones posteriores al hecho confirman cínicamente el complot pro-castrista… El New York Post del 25/4/1961 (citado por La Nación del 26/4/1961) decía que la Agencia Central de Información –autora confesa del plan- “TUVO INCOMUNICADOS A LOS SEIS MIEMBROS PRINCIPALES DEL CONSEJO REVOLUCIONARIO CUBANO EN UN AEROPUERTO ABANDONADO EN ALGÚN LUGAR DE FLORIDA MIENTRAS LA ‘INVASIÓN’ SE REALIZABA (EL ENTRECOMILLADO ES DEL NEW YORK POST). NO SE  LES PERMITIÓ UNIRSE A LAS FUERZAS REBELDES O HABLAR EN SU NOMBRE; SE HICIERON DECLARACIONES EN SU NOMBRE, DE LAS CUALES ELLOS NO TUVIERON CONOCIMIENTO ALGUNO… POR LO TANTO NO HUBO SABOTAJE NI LEVANTAMIENTOS DENTRO DEL PAÍS

  La explicación dada por la Agencia es que “NO CONFIABA PLENAMENTE EN LAS FUERZAS CLANDESTINAS Y PREFIRIÓ NO DEPENDER DE ELLAS” (La Nación, 26/4/1961).

  Inmediatamente Kennedy asumió “plena responsabilidad” de los sucedido,  CON LO QUE CUALQUIER INVESTIGACIÓN QUEDA DETENIDA. Y sospechosamente, los dirigentes del Partido Republicano QUE PODÍAN HABER EXIGIDO UNA INVESTIGACIÓN TOTAL, NIXON Y ROCKEFELLER, APOYARON AL PRESIDENTE EN SU DECISIÓN.

  Por todo lo dicho se desprende una conclusión natural: LA REVOLUCIÓN CUBANA ES PRODUCTO  DE LA ACCIÓN CONJUGADA DE LA MISTERIOSA TRINIDAD JUDÍA: CAPITALISMO, MASONERÍA Y MARXISMO.

  Y su obediente ejecutivo, John Fitzgerald Kennedy (que hasta la fecha ha designado en su gabinete a 68 judíos marxistas) trata de prolongarla en África y América: porque, lo reiteramos una vez más, ESTA HIDRA JUDEO-MASÓNICA (CUYAS CABEZAS ‘GEOGRÁFICAS’ SON EEUU, INGLATERRA Y FRANCIA) NO SE OPONEN AL COMUNISMO, SIEMPRE QUE ESTE BAJO SU CONTROL. La única razón de enfrentamiento –puramente verbal- con Rusia, radica en que el Judaísmo perdió el control de la rama revolucionaria rusa cuando el judío Trotzky, sucesor ‘legítimo’ del semi judío Lenín, fue desbancado por Stalin. (Esto explica la especial estima que le dispensan al trotzkista Tito, discípulo del judío Moisés Pijade y brutal tirano de Yugoeslavia, único país de estructura marxisra donde no se persigue a la Masonería). Este política de oponerse solamente a la jefatura rusa del comunismo mundial, fue proclamada por el actual Secretario de Estado Dean Rusk, en la Conferencia Regional del Consejo de Asuntos Mundiales de Filadelfia, celebrada el 14/1/1950: “LA POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS ESTÁ BASADA EN LA ESPERANZA DE QUE LOS MOVIMIENTOS COMUNISTAS SERÁN MANTENIDOS FUERA DEL CONTROL SOVIÉTICO”. Refiriéndose al entonces caso candente de China, aseguró que la revolución china  no es  “rusa en su esencia; PERO ESTÁ EXPUESTA A LA PERVERSIÓN” ; denunció al “IMPERIALISMO RUSO, DISFRAZADO DE COMUNISMO MUNDIAL”;  y exponiendo el carácter agrario nacional de la revolución china agregó: “LO QUE NOSOTROS BUSCAMOS E S DAR UNA DIRECCIÓN A ESTA REVOLUCIÓN”.

  Esta distinción dialéctica entre comunismo ruso  (imperialista totalitario) y movimientos revolucionarios nacionales agrarios, es de indiscutible cuño trotskista.

  Y no es pura casualidad que el bolchevique Adlai Stevenson, luego de su gira por América Latina  en este año, recomendara “QUE LOS PAÍSES DE ESTA PARTE DE AMÉRICA, PARA PODER DEFENDERSE DEL COMUNISMO, DEBÍAN HACER REVOLUCIONES QUE ELIMINARAN LAS PROPIEDADES FISCALES Y CONSUMARAN LA REFORMA AGRARIA” (La Prensa, 13/7/1961).

  En cierto momento, Cuba pareció apartarse del oculto patronato judeo-masónico para inclinarse hacia  la tutela rusa. Así parecía sugerirlo el primer documento oficial sobre Cuba del gobierno de Kennedy, publicado el 2/4/1961, que apoyaba “LOS FINES SOCIALES DE LA REVOLUCIÓN CUBANA”,  pero afirmando después que “CASTRO HA TRAICIONADO LA REVOLUCIÓN”  por los contactos cada vez más estrechos con la URSS.

  Un indicio más fue la borrascosa controversia que suscitó el Primer Congreso Interamericano de la Juventud en Julio del año pasado; donde los representantes cubanos acusaron a los delegados de Argentina, Chile, Méjico Perú y Uruguay de ser “TROTZKISTAS AL SERVICIO DEL IMPERIALISMO DE LOS EEUU” (La Prensa, 5/7/1960).

  No obstante, ciertos hechos parecen sindicar a este ‘enfado’ como una maniobra ‘pantalla’ que oculta la verdadera naturaleza de las relaciones cubano-norteamericanas. Tenemos un termómetro para comprobarlo: el ‘neutral’ Tito. Hace algo más de un año, el ministro Raúl Roa, en ocasión de un viaje a Belgrado, manifestó que  “LA REVOLUCIÓN CUBANA ES MUY PARECIDA A LA YUGOESLAVA”. Y a la actual Conferencia de neutrales que convocó Tito, CUBA ENVIÓ PLENA REPRESENTACIÓN.

  Titoísmo y fidelísmo son las versiones actuales (europea y americana respectivamente) de lo que hasta hace poco años se llamó Trotzkismo, denominación política del judaísmo revolucionario.

  Su estrategia, muy simple, está vertebrada por un apotegma fundamental de la guerra revolucionaria: VENCE QUIEN CONVENCE. Y han terminado por convencer a Occidente que sólo existe una alternativa: democracia o comunismo.

  Esto, además de falso, es una presentación maniquea de lo político que tiene por único fin el proporcionar al Comunismo su único elemento de triunfo: EL CHANTAJE MÁS INAUDITO QUE HA CONOCIDO LA HISTORIA. Una estafa que ha adoptado las más diversas formas: Conferencia de los “Grandes” (Yalta), supervisión mundial de las Naciones Unidas (Angola y Congo), coexistencia pacífica (asesinato de Hungría),  Y QUE HA PERMITIDO AL COMUNISMO, DESDE 1945, TIRANIZAR A MIL MILLONES DE SERES HUMANOS.



¿ERROR  O COMPLICIDAD?

  Considerando la trayectoria política íntegra de los EEUU. como potencia mundial, vemos que lleva como constante la ‘equivocación’ permanente a favor del comunismo, sin ‘errar’ nunca en ventaja de Occidente. En nuestro continente, EEUU se ‘equivocó’ con Cuba y se ‘equivocó’ con Brasil, donde la Revolución ha penetrado ‘legalmente’. ¿Qué opinaba USA de los recientes sucesos del Brasil?

  Su vocero  político más importante, el New York Times, dirigido por el judío trotzkista Salisbury (Sulzberger), opinaba que “QUADROS, AL RENUNCIAR, HA HECHO UN MAL SERVICIO A SU PAÍS” (La Nación, 29/8/1961). No importa que Castro lo aclamara como “un buen amigo de la Revolución cubana”, según lo diera a conocer la prensa de nuestro país. Ni tampoco importaba que, según el Gobernador Sampaio, de Pernambuco, Quadros manifestara, haciendo gala de ‘ortodoxia’ marxista: “SU YO NO PUEDO HACER LO QUE QUIERA, ENTREGARÉ EL PAÍS AL HOMBRE  QUE LO INCENDIARÁ” (La Nación, 6/9/1961).

  Esta alusión parece convenir al millonario comunista Joao Goulart, apologista de China roja.

  ¿Y qué opìnaba EEUU de Goulart?  “ EL SEÑOR GOULART QUIZÁ GIRE DEMASIADO HACIA LA IZQUIERDA COMO PARA QUE NOS AGRADE, (con lo que tácitamente reconocen que ciertas izquierdas pueden agradarles), PERO UN GOLPE MILITAR PARA EVITAR QUE UN VICEPRESIDENTE LEGALMENTE ELEGIDO,  ASUMA LA PRESIDENCIA, ESTÁ LEJOS DE SER UNA SOLUCIÓN IDEAL” (N. Y. Times, 28/8/1961, citado en La Nación del 29/8/1961)

  Y cuando los sucesos parecían anunciar una drástica solución por parte de los militares, el N. Y. Times lanzó esta velada amenaza:  “La intervención de los militares puede inclinar al país hacia un nacionalismo de derecha QUE PODRÍA COSTAR CARO AL BRASIL” (La Nación, 6/9/1961).

  LA REVOLUCIÓN YA BORDEA LAS FRONTERAS DE NUESTRA PATRIA, su principal objetivo, por ser la clave geopolítica de América Hispánica. Y desde dentro sus agentes aceleran la tarea de zapa que nos dejará inermes.

  La conducción política que Frondizi imprime al país avala estas consideraciones: entrada de los grupos financieros que han financiado las revoluciones comunistas EN SU TOTALIDAD (Banca Schiff, Kuhn Loeb y Cia.) cuyos testaferros son hoy asesores personales del Presidente Frondizi, la presencia, (hasta la fecha) de Roy Rubotton, protector de Castro, como embajador de EEUU en nuestro país; la aceptación oficial de planes económicos (en realidad políticos) impuestos por el Fondo Monetario Internacional; la clausura de publicaciones realmente anti comunistas, como ‘AZUL Y BLANCO’ y ‘2º REPÚBLICA’ ,  como así también la de ‘NUEVO PAÍS’ (realizada conjuntamente con la de ‘AZUL Y BLANCO’) en momentos en que denunciaba la filiación netamente marxista del Presidente de la República y del equipo gobernante, etc.

  Incluso han sido identificados y denunciados LOS HOMBRES DE EMPRESA QUE FINANCIAN AL COMUNISMO Y AL TROTZKISMO; Alejandro Levin (Textil Oeste), José Gelbard, etc. (ver ‘Presencia’, Nº 83, 14/7/1961).

  Pero, es necesario tener en cuenta que la Revolución necesita, para lanzarse al asalto, de una brecha, de un resquicio en las fuerzas enemigas. Un hombre que conocía muy bien a la Revolución, Maximiliano Robespierre, establecía ante la Convención esta ley inexorable de la subversión: “Si se produce una revolución en estos países (de Europa)  no puede ser más que gradualmente; COMIENZA POR LOS NOBLES, POR EL CLERO, POR LOS RICOS, APOYÁNDOSE EN EL PUEBLO EN TANTO SUS INTERESES VAN DE ACUERDO CON EL SUYO PROPIO. TAMBIÉN ENTRE VOSOTROS HAN SIDO LOS PARLAMENTOS, LOS NOBLES, EL CLERO, LOS RICOS, LOS QUE HAN DADO EL IMPULSO A LA REVOLUCIÓN, QUE LUEGO HA HECHO SU APARICIÓN EN EL PUEBLO”

  Este énfasis final de Robespierre tiene su equivalente político en nuestros días: DICTADURA DEL PROLETARIADO.




Nota de NCSJB: Queremos a través de éste artículo recomendar la lectura del blog de Don Horacio Bonfiglioli, que realizando un ejemplar trabajo en la difusión del nacionalismo católico, se encuentra en perfecta sintonía con el que pretendemos hacer en Nacionalismo Católico San Juan Bautista.



Nacionalismo Católico San Juan Bautista

No hay comentarios:

Publicar un comentario