San Juan Bautista

San Juan Bautista

martes, 17 de diciembre de 2019

Decíamos ayer - Antonio Caponnetto


DECÍAMOS AYER

“La democracia es la purulenta secreción de las almas rencorosas”
José Ortega y Gasset


Por Antonio Caponnetto

En marzo de 2005, desde el nº 44 de Cabildo, dedicábamos la tapa y el Editorial a protestar contra  Ginés González García.

No hay adjetivo suficiente para insultarlo. Es un caso extraño de animal poliónimo, al que múltiples designaciones aberrantes le caben. Y es a la par un sujeto raramente inefable. Porque la inefabilidad no se debe en este caso a su excelsitud sino a su repugnancia, ante la cual se resiste la lengua a acometer su oficio. Designarlo es degradar al habla.

Lo llamábamos pues con una sigla: G.G.G. Como se pueden identificar los bacilos, las bacterias, los forúnculos o los ántrax.

Una foto que tomose orondo la espiroqueta siendo Ministro K, lo describe sin atenuantes. Rodeado de condones humanos, hecho uno más entre ellos, y cada uno de la ronda con el adminículo en la mano repartiéndolo en la vía pública. Fue una de sus medidas emblemáticas como encargado de la salud durante el gobierno del tuerto y de la jaca. 

Las antañonas figuras regias, o simplemente decentes, gustaban dejarle a la posteridad su porte señorial tras su heráldica. G.G.G nos deja un autorretrato a su medida. Destino y porte de funda, goma, vaina o cambucho. Dicho lo cual sin ofender al látex.

No sostendré que estábamos en soledad cuando acometimos contra esta purulenta secreción, hace casi quince años. Porque luchadores de causas justas tuvo siempre la patria. ¡Vaya si pioneros hubo en esta cruzada por los altares y los hogares! Pero los que después y hasta hoy hicieron carrera en el “Providismo Democrático”, entonces ni se daban por enterados de tamaña lacra, y encima nos tildaban de exagerados. Éramos los nacionalistas,eternos fiscales, dados al tremendismo y a las tesis conspirativa.

Me hace gracia ahora que se pida su renuncia. ¿A quién? ¿Al que lo nombró y tiene por eso más culpa que él? ¿Con qué motivo? ¿Acaso no está ungido por el poder del demos, al que apostó casi sin excepciones el “Celestismo” vernáculo, convalidando la perversión democrática en su conjunto? ¿Invocando alguna ley positiva todavía vigente? ¿Cuál es el problema de incumplirla o de sustituirla por otra, si la volubilidad legiferante está en la naturaleza misma del iuspositivismo? ¿Que pasó por encima de la Constitución y del Congreso? Risum Teneatis Amici, recordaría Horacio. ¿En serio creen o creyeron que la sesión senatorial del 8 de agosto de 2018 era el Undécimo Mandamiento, o como dijo un orate, la victoria final contra el Anticristo?

Pedir democracia pero sin aborto ni aborteros, es como pedir un albañal sin ratas. Ahí tienen el fruto de la democracia de la cual participaron gozosos. Pasen y vean, señores. El circo asesino hace rato que se puso en marcha. Va un estribillo de regalo para las masas destituyentes:  Mauricio/Ginés/una sola hez.

Nosotros somos más realistas. Nos importa un belín si renuncia o ejerce su mandato. Porque no es él –simple marioneta del Nuevo Orden Mundial- sino el sistema que lo prohija el que es homicida desde el principio, por su naturaleza demoníaca. Lo que hay que hacer es pasar a la resistencia de hecho. Salvar todas las vidas que se puedan, como hacían los viejos Caballeros Mercedarios Redentores de Cautivos. Caso por caso, uno a uno, con vigilancia, tenacidad y paciencia. Pidiéndole a Dios la gracia de no desfallecer en el intento. Como hacen muchos médicos, enfermeras, curas, abogados o simples laicos comprometidos con la vida creatural en tanto don del Señor. Y por amor a Jesucristo.

Es conocida la frase de San Pablo, en la Primera Carta a los Corintios, en la que extremando la humildad se tiene a sí mismo como un aborto (esa palabra usa), por haber perseguido a los cristianos. Hasta que la gracia de Dios le permitió enmendarse.

G.G.G, desgraciado persecutor de inocentes, no pasará a la Historia –porque ella recibe a las personas dignas del tiempo y del espacio humanos- pero el día que un nuevo Homero escriba la Batracomiomaquía vernácula, su sigla asesina designará indistintamente a un ratón o a una rana disputando una batalla vil.

Entonces G.G.G, te acordarás de San Pablo. Con la diferencia de que sólo podrás decir que has sido un aborto.



Nacionalismo Católico San Juan Bautista


3 comentarios:

  1. Fernando Garcia Bes18/12/19 11:11

    Excelente e irrebatible como todo lo del dr Caponnetto

    ResponderBorrar
  2. El nacionalismo es una opción autoritaria? En la respuesta a esa pregunta está la clave.

    ResponderBorrar
  3. Con autoridad...

    ResponderBorrar