San Juan Bautista

San Juan Bautista

lunes, 22 de abril de 2013

Crisis en la Iglesia como signo apocalíptico (2°parte)(Democracia y Anticristo) - Por Augusto TorchSon

  
  El desconocimiento de los católicos de la situación actual de la Iglesia, se da en parte porque los medios masivos nunca transmiten las continuas infidelidades a la Iglesia y su Magisterio por parte de sus pastores, o por el contrario pasan las noticias pero como parte de una necesaria apertura por parte de estos actuales luteros a la modernidad.

  Lo cierto es que la apostasía es generalizada, y conferencias episcopales casi completas como la alemana, le plantearon al Papa Benedicto XVI que debía consensuar con ellos el tema de volver a dar la Sagrada Eucaristía a los divorciados y vueltos a casar, esto es a democratizar la cuestión y lo que es peor la Fe. En ese sentido tendríamos que cambiar las Sagradas Escrituras (cf Mateo 5:31-32; 19:3-9; Marcos 10:9; Lucas 16:18; 1 Corintios 7:10-11) y el Código de Derecho Canónico (canon 1141) y hasta el Catecismo.



  También no podemos desconocer el caso de las “Leadership Conference of Women Religious” (LCWR), organización a la que pertenecen la mayoría de las superioras religiosas norteamericanas, y de sus filas salieron muchas monjas que permitieron a Obama financiar abortos con fondos públicos, según lo señala el P.Juan Claudio Sanahuja, por lo que fueron intervenidas por la Congregación para la Doctrina de la Fe el 28/04/2012 (Noticias Globales, Año XV. Número 1036, 14/12. Gacetilla n° 1151. Buenos Aires, 18 abril 2012). Hay que tener en cuenta que estas religiosas a través de sus superioras decidieron incluir en sus votos la cuestión ecológica panteísta de la Carta a la Tierra que promueve la ONU con auspicio del herético y cismático ex sacerdote Leonardo Boff. Cabe mencionar que entre sus posturas cuestionadas por la autoridad vaticana esta el apoyo a la masturbación, el matrimonio homosexual, la ordenación sacerdotal de mujeres y el aborto como se mencionó previamente.  Dado el alto porcentaje de religiosas con sus respectivas superioras no podemos sino afirmar que el signo apocalíptico en este país que tanto daño hizo al mundo en el último siglo, es innegable. Es que en vez de orar estas monjitas en su mayoría ancianas, se  portan como solteronas aburridas. Su Santidad el Papa Benedicto XVI las castigó, en cambio según Religión Digital, portal web donde se promueve la teología de la liberación y donde escribía el Card. Bergoglio, el Papa Francisco les tendió la mano para continuar con el dialogo abierto(Ver AQUI)

  El caso de Holanda es un tema aparte ya que desde el  Concilio Vaticano II que tienen su propio y herético Catecismo y están en abierta desobediencia. Su mentor, el P. Schillebeckx propone entre muchas aberraciones que un laico celebre la Eucaristía en ausencia de sacerdotes.

  Otro caso paradigmático es el de Austria donde 300 sacerdotes hicieron un llamado de desobediencia pública al Santo Padre para exigir modernizaciones heréticas similares a las de las monjitas norteamericanas.  Esta iniciativa está teniendo amplia repercusión en países como Irlanda, Alemania, Francia, Eslovaquia, América Latina, EE.UU. y Australia. Hoy los rebeldes son más de 3000, y sería interesante ver qué decisión toma Francisco con estos Judas modernos.

  Eso sin mencionar varias congregaciones que apoyan públicamente dichas posturas aunque con el cinismo de no considerarse en desobediencia.

  Uno de las mayores imposturas en estos últimos tiempos, la podemos encontrar en el recientemente difunto Card. Carlo María Martini. Dicho Cardenal y Arzobispo de la importantísima arquidiócesis de Milán de la que salieron varios papas, dio unos días antes de su muerte una entrevista en la que se considera su “Testamento espiritual”, donde apoyó orgullosamente un compendio de las herejías modernas. En dicha entrevista el Jesuita sostiene que la Iglesia debe convertirse, especialmente el Papa (Se refería a Benedicto XVI) y los obispos, que de no reconocer sus errores sobre todo en materia de sexualidad, van a seguir siendo la caricatura de los medios. Este famoso biblista también sostiene la necesidad de recibir en la Eucaristía a los divorciados y vueltos a casar, con lo que nos preguntamos según se expuso anteriormente, ¿qué tan biblista es? Como broche de oro para terminar con el reportaje sostuvo que la Iglesia está atrasada dos siglos.

  Pero como este no fue solo un desliz en el final de su vida sino que hizo un apostolado del esparcimiento de errores (o más bien horrores) doctrinales, en su libro “Coloquios nocturnos en Jerusalén” escrito con el P.Georg Sporchill (también jesuita), los autores hablan de la necesidad de una “Iglesia abierta al mundo”  con lo que graciosamente superan la tradicional concepción de que los enemigos del Reino de Dios entre los hombres son: el demonio, el mundo y la carne. Pero como para terminar de rebatir esta afirmación de la doctrina  de los Padres de la Iglesia, el P. Sporchil sostiene como antinatural la falta de relaciones sexuales promoviendo una vez más el fin del celibato sacerdotal. Menciona Martini como referentes suyos al panteísta y sincrético Teilhard de Chardin y el modernista Karl Rahner. El “gran biblista” también sostiene como un avance a lograr la aceptación de la ordenación de mujeres y de la homosexualidad, con lo que nos volvemos a cuestionar su apego a la Sola Scriptura, y por si esta afirmación suena tendenciosa de mi parte voy a cerrar mi consideración del difunto cardenal con su afirmación de que hay que volver al “Gran Reformador: Lutero”. En esto se hace patente la perversidad de sus enseñanzas, ya que como sostenía San Pio X el luteranismo  “es el compendio de todas  las herejías que hubo antes de él, que ha habido después y que pueden aún nacer para ruina de las almas” (Art, 129, Catecismo Mayor San Pío X). Monje maldito que solamente tenía procacidades en su boca para referirse a la Esposa de Cristo y que hoy se pretende reivindicar por gran parte del clero progresista.

  Parece adecuado señalar que en medios católicos de todo el mundo, especialmente en mi país, se despidió como un gran servidor de la fe a este sacerdote, cuando su trabajo consistió precisamente en lo contrario, como bien señala Nuestro Señor en Mateo 13,30: “Quien no está conmigo está contra Mí, y quien no amontona conmigo, desparrama”

  El proceso de reforma para volver a la más pura de las tradiciones que reinició Benedicto y que probablemente le costó el Papado, como venimos señalando en nuestras publicaciones anteriores, hoy parece haber quedado en punto muerto; y lamentablemente tenemos que decir que estamos asistiendo de hecho, al regreso a las más terribles practicas modernizantes en la Iglesia y que con tanto énfasis combatieron grandes Papas como Pio IX, León XIII, Pio X, Pio XII y tantos otros incluidos el propio Benedicto XVI.

  El modernismo es mayormente gestual, no entra en el terreno dogmático, sino que pretende vaciar de contenido al catolicismo sin negar verdades de fe. Y hoy aunque nadie lo quiera ver, estamos viendo al Vaticano convertirse en algo parecido a una sociedad filantrópica, dedicada al ecumenismo sin límites y a adular a todos los personajes más nefastos de la humanidad, haciendo ostentación de humildad, y todo esto en nombre del cambio, de la pobreza (solo material), de la apertura y de tantos otros eufemismos que se utilizan frecuentemente para hacer concesiones con el mal y la mentira.

  Para Dios nada es imposible, y esto puede cambiar, pero aunque a muchos les aterre, también puede entrar perfectamente en las previsiones divinas para los últimos tiempos, y dado el grado de corrupción moral del mundo entero en todos los ámbitos, creemos que no estamos lejos de la Parusía, y en la situación actual, sería la única forma de terminar con la perversión generalizada en la que vivimos.

Trabajando para que Cristo Reine

Augusto TorchSon

Nacionalismo Católico San Juan Bautista


No hay comentarios:

Publicar un comentario